MUNDIAL DE MOTOGP

Marc Márquez prepara el gran golpe en Alemania

  • El campeón de Cervera, que lleva 10 años ganando en Alemania, del 2010 al 2019, logró el mejor crono en el primer ensayo y, luego, se reservó para mañana

  • "Es el circuito donde mejor puedo pilotar y será muy bueno arrancar desde cualquiera de las dos primeras filas", señala el piloto líder del equipo Honda

A1-115140789.jpg

A1-115140789.jpg / RONNY HARTMANN (AFP)

2
Se lee en minutos
Emilio Pérez de Rozas
Emilio Pérez de Rozas

Periodista

ver +

Se sabían, se intuía, se temía. Marc Márquez (Honda) tramaba algo para el Gran Premio de Alemania, que se celebra este fin de semana en el circuito de Sanchsenring donde el campeonísimo de Cervera (Lleida) ha ganado los 10 últimos años que ha corrido allí, del 2010 al 2019, de 125cc a MotoGP. Es su trazado preferido, es un circuito con un montón de curvas a izquierdas, las suyas, y tiene demasiadas ganas de dar un golpe de efecto como demostró (a medias, se reservó en el segundo entrenamiento del día) en la primera sesión de la mañana, que lideró con comodidad. Luego, MM93 dejó que los demás consiguiesen el tiempo y él siguió preparando, con neumáticos usados, la carrera del domingo, que es donde quiere lucirse.

Es más, su marca de cascos, Shoei, le preparó un casco ‘retro’ para el Gran Premio de Holanda de la semana que viene, en la ‘catedral’ de Assen, y Márquez pidió estrenarlo este fin de semana en Sachsenring. Lo ven, algo trama. Cuando le preguntaron si estaba jugando al póker, escondiendo sus cartas, yendo de farol, al no arriesgar en la segunda sesión del día en busca de la ‘pole’, Márquez dijo, con la mayor de sus sonrisas, bueno, con su sonrisa de siempre, que “no estoy para ir de farol, pero no me sentía con energía para buscar el mejor crono en la segunda sesión y preferí seguir con el plan que habíamos trazado para preparar la moto de cara al domingo. Eso fue todo”.

Sin enseñar sus cartas

Noticias relacionadas

Si hay periodistas que piensan que Márquez se guarda algo, imagínense lo que pensarán sus compañeros de parrilla que ya ayer, jueves, al llegar a Sachsenring, dijeron, por boca de los mejores --los dos líderes del Mundial (Fabio Quartararo y Johann Zarco) y el campeón, Joan Mir—que lo veía para ganar o, como poco, para alcanzar su primer podio tras su tremenda lesión. “Estoy bien, sí, aún tengo que meter más el brazo, codo y hombro derecho dentro, pues lo veo demasiado alto en algunas trazadas pero, sí, siento que aquí, tanto mi moto como yo, estamos para intentar hacer una buena carrera. Eso sí, será importantísimo arrancar en parrilla en uno de los seis primeros puestos, en las dos primeras líneas”.

Al final de la primera jornada con el inglés John McPhee (Mot3, Honda, 1.26.739 minutos), el australiano Remy Gardner (Moto2, Kalex, 1.24.197) y el portugués Miguel Oliveira (MotoGP, KTM, 1.20.690) como líderes de las tres parrillas, Márquez se fue a dormir con la mejor de sus sonrisas mientras el veterano italiano Valentino Rossi (Yamaha) ocupaba la penúltima posición del día.