MUNDIAL DE MOTOGP

Márquez. "Espero volver a ser el de antes"

  • El campeonisimo de Cervera (Lleida) sigue pidiendo paciencia a sus fans, aunque asegura que su carrera, en Le Mans, demuestra que el Marc competitivo sigue ahí

  • "Primero me dolió el húmero y se arregló; luego, me dolió el codo y lo solucionamos, ahora tenemos problemas en el hombro, pero estamos trabajando", señala MM93

Marc Márquez (Honda), en la parrilla de Jerez.

Marc Márquez (Honda), en la parrilla de Jerez. / ALEJANDRO CERESUELA

Se lee en minutos
Emilio Pérez de Rozas
Emilio Pérez de Rozas

Periodista

ver +

A Marc Márquez (Honda), ocho veces campeón del mundo de motociclismo, le dolió horrores caerse, en la segunda parte del Gran Premio de Francia, celebrado en Le Mans, hace quince días, cuando, sobre una pista mojada y como un espejo de peligrosa, era el piloto en pista más veloz. Le dolió, en primer término, porque fue un error de concentración, impropio de él y, dos, porque podía haber sido el punto de inflexión de su vuelta a la alta competición, casi un año después de su lesión.

Evidentemente, esa caída, ese despiste, ese descuido, sirvió para que algunos escribiesen que debería ir al psicólogo porque no tiene sentido seguir cayéndose tanto, sin tener en cuenta que eso es, precisamente, como dijo su jefe Alberto Puig, “lo que ha hecho grande y el mejor de la historia a Marc, no rendirse nunca, caerse, levantar la moto, volver a la pista y ser el más rápido”. Y otros, como el excampeón italiano Luca Cadalora, ¡vaya!, excoach de Valentino Rossi, dijo que Marc no volvería a ser el de antes de su grave lesión.

Francia, gran ejemplo

“Lo dije el otro día y lo repito hoy”, ha comentado Márquez en Mugello, donde este fin de semana se disputa el GP de Italia. “Sé de dónde vengo, sé donde estoy y sé donde pretendo llegar, pero los médicos son los que me dicen que he de ser paciencia y tener paciencia en un mundo que va a 350 kms/h. Espero volver a ser el Marc de antes y, lo ocurrido en Le Mans, es decir, esas ganas de levantarme tras caerme y volver a ser el más rápido en pista, demuestran que ese Marc está volviendo, sigue ahí. El ADN no se ha movido, la pasión sigue y la motivación está intacta”.

Márquez, eso sí, ha reconocido que la recuperación está siendo, tal y como anunciaron los médicos, los rehabilitadores y él mismo, lenta “porque no es fácil ponerlo todo en su sitio”. MM93 cuenta que el húmero derecho ya está soldado y bien soldad. “Un problema menos”. Luego, empezó a dolerle el codo, pero ya se ha arreglado. “Y, ahora, el problema lo tenemos en el hombro, en la espalda, que duele, se cansa, acusa el esfuerzo y me impide apretar fuerte. Hay que ver qué ocurre ahí, pero vamos a seguir trabajando cómo y dónde sea para solucionar también esa lega. Pero, repito, estoy esperanzado de ir quemando etapas y acabar siendo el Marc que siempre fui. La confianza en mí mismo no la he perdido, ni yo ni el equipo. La progresión, desde luego, es ascendente y muchos de los que me rodean no creía que, a estas alturas, estuviese tan bien”.

"La pasión, el ADN competitivo, siguen ahí, no se ha movido, así que el Marc de antes volverá pronto"

Marc Márquez / Piloto oficial del equipo Repsol Honda

Es evidente que Márquez no está, de momento, en la mente de sus rivales pese a la gran admiración que le profesan. Es evidente que, en Mugello, MM93 tiene poco que decir pues aquí ha ganado mucho la Ducati (“la mejor moto, con diferencia, actual de MotoGP”, afirma Àlex Crivillé) y su RC213V no alcanzará los 360 kms/h. o más con que, dicen, Johann Zarco puede romper su récord (362,4 kms/h. establecido en Catar). “¡Ojalá! rompa ese récord, desde luego tenemos la moto para conseguirlo”, señala el francés de Ducati.

Bagnaia necesita ganar

Noticias relacionadas

‘Pecco’ Bagnaia, que también pilota una ‘Desmosedici’ y persigue el título, aunque aún no ha ganado en MotoGP, asegura que perseguirá la victoria “aunque no me obsesiona, desde luego, pues lo que quiero es seguir siendo competitivo y, si al final del GP, puedo ganar, pelearé por ello. Y, sí, me encanta Mugello y tenemos la moto perfecta, y muy veloz, para ganar”. Eso mismo, desde luego, piensa Fabio Quartararo (Yamaha), líder del Mundial, que no cree pueda pelear por el récord. “No, no, es seguro que con la Yamaha no puedes batir ese récord, pero tenemos otras ventaja y, sí, tengo ganas de probarme aquí”.

Ni que decir tiene que Valentino Rossi está loco con volver a Mugello “pues aquí el ambiente te ayuda a ser veloz, aunque no tendremos público, sabemos que están detrás nuestro, en sus casas, empujándonos”. “Yo, desde luego”, añade el último doble ganador, Jack Miller (Jerez y Le Mans), que acaba de renovar por Ducati, “tengo que acabar haciendo una gran carrera en el templo de la velocidad que es Mugello, pues jamás he conseguido hacerlo por más que me lo he propuesto”.