MUNDIAL DE MOTOGP

Los pilotos se quejan del frío de Le Mans

  • Johann Zarco, agresivo piloto francés del equipo 'satélite' de Ducati, lidera, junto a su compatriota Quartararo, los primeros ensayos del GP de Francia, bajo un frío invernal

  • "Se de donde vengo, se donde estoy y sé donde quiero llegar, pero no puedo arriesgar como arriesgaba antes", comenta Marc Márquez (Honda), que, pese a todo, se codea con los líderes

El francés Johann Zarco (Ducati), el mejor hoy en Le Mans, charla con su ingeniero.

El francés Johann Zarco (Ducati), el mejor hoy en Le Mans, charla con su ingeniero. / AFP

Se lee en minutos

No es que tengan ganas de protestar, de quejarse, es que ellos creen que deben decir lo que piensan. Tal vez la culpa la tiene Carmelo Ezpeleta, el gran artífice de este milagro anual que es el Mundial de motociclismo, líder en espectáculo y uno de los grandes supervivientes, por habilidad y sabiduría, de la pandemia. ¿Por qué Ezpeleta?, porque contrariamente a otros deportes (no hablemos de UEFA, FIFA, Champions, Superliga y demás, no, por favor), en el ‘gran circo’ de las dos ruedas, la opinión de los pilotos, que son los que se juegan la vida a 350 kms/h., cuenta mucho, es muy importante.

El jueves, el campeonísimo Marc Márquez (Honda), que ayer en agua, con pista mojada, húmeda, se coló, de nuevo, entre los mejores dijo que le parecía peligroso poder utilizar el sistema que se activa desde el manillar para bajar las suspensiones, tener más agarres, más velocidad y llegar más rápido “y, por tanto, con más peligro” a la curva. Honda y Suzuki parece que quieren prohibir que se utilice en carrera; Ducati, la inventora, pelea para que siga en activo.

La queja de Bagnaia

En el primer día de entrenamiento, ayer, el que se quejó, vaya, fue el nuevo líder del Mundial de MotoGP, el italiano ‘Pecco’ Bagnaia (Ducati, 12º hoy) que, como Fabio Quartararo (Yamaha), Aleix Espargaró (Aprilia), Álex Rins (Suzuki) y hasta el mismísimo Pedro Acosta (Moto3, KTM) se cayó en la húmeda, semimojada, curva 3. “Hace mucho, mucho, frío, no tiene sentido correr en Le Mans en el mes de mayo, deberíamos cambiar este gran premio en el calendario”.

Lo bueno de estas quejas es que todas, todas, se hablan, a las siete de la tarde de cada viernes, en la reunión de seguridad de cada GP que, cómo no, preside Carmelo Ezpeleta, que siempre, siempre, los pone a todos de acuerdo. Ahora, ya saben, está de moda decir que las MotoGP corren demasiado y, antes, todos los pilotos se quejaban de que corrían poco. En el primer día de Le Mans, diez pilotos en un mismo segundo, de Johann Zarco (Ducati, 1.31.747 minutos) a Takaaki Nakagami (Honda, 1.32.711).

Noticias relacionadas

MM93, sin prisas

Y, sí, en el top-10 estuvo un estupendo Márquez, auténtico equilibrista en condiciones dudosas, ni seco ni mojado, húmedo. “Yo antes, cuando era el auténtico Marc Márquez, iba rápido sin tenerlo todo controlado, ahora necesito tenerlo todo controlado porque no me puedo arriesgar a volver a hacerme daño. La moto no debe moverse, debo ir finito finito. He hablado con Emilio (Alzamora, su manager), con Alberto (Puig, manager del ‘team’ Repsol Honda) y Santi (Hernández, su ingeniero) y hemos decidido seguir paso a paso. Sabemos de dónde venimos, donde estamos y donde queremos llegar. No hay prisa”.