MUNDIAL DE MOTOGP

Márquez: "El día que vea que no puedo ganar, me quedaré en casa"

  • El campeón de Cervera considera que el Mundial se ha igualado muchísimo y "cada vez cuesta más adelantar, tanto que habrá que inventarse una nueva manera de hacerlo"

  • MM93 afirma que el revolucionario sistema 'holeshot', que le permite al piloto bajar las suspensiones para ganar agarre, hace "casi imposible" adelantar en las rectas

Marc Márquez, en el box del equipo Repsol Honda, en Jerez.

Marc Márquez, en el box del equipo Repsol Honda, en Jerez. / ALEJANDRO CERESUELA

Se lee en minutos

Pese a que acaba de reaparecer tras nueve meses sin competir, tras nueve meses lesionado, en el quirófano y de recuperación, después de su excelente carrera en Jerez, donde acabó noveno a solo 10 segundos del primero, el australiano Jack Miller (Ducati), muchas fueron las preguntas que le cayeron a Marc Márquez (Honda) una vez concluida la carrera de Jerez, especialmente aquellas que habían sido tema de conversación a lo largo del fin de semana en el circuito andaluz, como que las MotoGP ya corren demasiado (nunca antes habían alcanzado los 300 kms/h. al final de la recta de Jerez) y que hay circuitos, como el andaluz, donde las escapatorias son pequeñas y, si se produce una caída, los pilotos corren peligro al chocar enseguida con las protecciones de aire.

Es evidente que Márquez, que afronta todas las preguntas que se le formulan con enorme sinceridad, comentó que eso de que las motos corren demasiado forma parte del discurso habitual de cada año. MM93 vino a decir, bueno, no, lo dijo, que “estamos en el mejor campeonato del mundo, con las mejores marcas y un montón de campeones formando parte de la parrilla de MotoGP y todo el mundo quiere que las motos corran”. Respecto a la seguridad, el piloto de Cervera (Lleida) insistió en su elogio a la Comisión de Seguridad del campeonato “que siempre está atenta a las mejoras y zonas que deben arreglarse, manteniendo siempre el diálogo con los pilotos, pero es evidente que hay circuitos más antiguos que otros donde resulta imposible ampliarlas por un problema físico”.

Un Mundial muy igualado

Ni que decir tiene que Márquez no se ve aún con capacidad física y pilotaje como para opinar, tal y como se le pidió, si el Mundial de MotoGP es más duro, más difícil, más competitivo que el último que él ganó, en el 2019. “Una cosa sí está clara: la competencia es enorme, no solo por los grandes pilotos que hay, por las nuevas generaciones de campeones que van surgiendo, sino porque todas las marcas han progresado muchísimo, todas”.

Marc Márquez (Honda), en las primeras vueltas del GP de España.

/ ALEJANDRO CERESUELA

Y, en ese sentido, sí se atrevió a comentar que “cada vez es más difícil adelantar”. Para el campeonisimo catalán “antes, la recta de cualquier circuito te ofrecía una posibilidad estupenda para adelantar, ahora eso es casi imposible. ¿Por qué?, pues porque el nuevo sistema ‘holeshot’ (sistema que comprime las suspensiones delantera y trasera de la moto para ofrecer, cuando el piloto desee bajar el centro de gravedad de la moto, mayor agarre, mejor tracción) te permite exprimir la potencia de tu moto al máximo y dificultar que el piloto que te persigue te pueda superar”.

Solo le interesa ganar

Noticias relacionadas

“Es evidente”, siguió explicando Márquez, “que hay que inventarse una nueva manera de adelantar, por ejemplo, en las zonas más reviradas, en las curvas entrelazadas, habrá que arriesgar aún más, en determinados puntos del trazado, el que sea, para superar al que llevas delante. Insisto, en las rectas, esa posibilidad casi ha desaparecido pues todas, todas, las motos han mejorado sus prestaciones una barbaridad”.

Cuando Damià Aguilar, de Catalunya Radio, quiso conocer su opinión e, incluso, su pensamiento de cara al futuro respecto a la posibilidad de crear su propio equipo en MotoGP como acaba de anunciar Valentino Rossi, MM93 no quiso pronunciarse al respecto “primero porque estoy encantado de volver a competir y espero hacerlo al más alto nivel durante más años y, segundo, porque no tengo idea si me apetecerá o no seguir vinculado al Mundial cuando me retire”. Una cosa sí dejó muy clara Marc Márquez: “Yo estoy aquí, yo compito, yo sigo en el Mundial porque quiero ganar. El día que sienta que no soy competitivo, que no puedo ganar, me quedaré en casa”.