MUNDIAL DE MOTOGP

Zarco resucita y se convierte en líder de MotoGP

  • El piloto francés del Pramac, de 30 años, bicampeón del mundo de Moto2, se quedó sin moto al rescindir su contrato con KTM y fue repescado por Ducati

  • "Tomé aquella decisión consciente de lo que hacia y no sé si por aquello soy ahora un piloto feliz en Ducati", reconoce el nuevo líder del Mundial de MotoGP

  • Zarco, que elogia la gran carrera de su compañero Jorge Martín, no quiere distraerse con el liderato "porque seguro que eso me hace perder"

El francés Johan Zarco, a la derecha, felicita y abraza, ayer, a su compañero Jorge Martín.

El francés Johan Zarco, a la derecha, felicita y abraza, ayer, a su compañero Jorge Martín. / ALEJANDRO CERESUELA

Se lee en minutos

Hay muchos casos como el del francés Johann Zarco. No es nada nuevo que un deportista de élite, desaparecido durante una época, sin apenas poder competir al más alto nivel, renazca con tal fuerza que se convierta en el mejor, durante unos días o semanas, pero el mejor. No es extraño, no, que todo un bicampeón del mundo de Moto2 (2015 y 2016), esté sin moto, sin equipo, sin posibilidad de correr y, de pronto, vuelva a tener moto, y buena, y equipo en el que dar el salto de calidad que merecía.

Zarco es un deportista muy especial. Tanto que ha sido, cuentan, el único que no ha querido vacunarse contra el Covid-19, en Catar, como sí han hecho todos los pilotos de las tres parrillas del Mundial. Tanto que, al no entenderse con su KTM oficial, decide renunciar a su contrato y, tras 13 carreras (la última, 11º en el Gran Premio de San Marino, nada más y nada menos que a 32 segundos del ganador, cómo no, Marc Márquez), abandona el equipo.

Golpe de genia de Dall'Igna

Y este curioso francés, que forma, ahora, la pareja ideal con su compatriota Fabio Quartararo, uno con 30 años y otro, con 21, y que tiene pendiente a toda Francia, bueno, a la Francia amante del motociclismo, contó primero con la oportunidad que le ofreció el ‘team’ LCR Honda, ‘satélite’ de la firma alada y, posteriormente, del Esponsorama Racing.

Y logra un podio en Brno. Y, a partir de entonces, es el listo, vivo, sabio e inteligente Gigi Dall’Igna, ingeniero creador de la Ducati ‘Desmosedici’, quien se pone en contacto con Zarco y le pide que tenga paciencia y que no piense en otra cosa que esperar una oferta de Ducati para dar el salto de calidad en el 2021. Y es así como Zarco se convierte en el compañero del joven madrileño Jorge Martín, al que ayer levantó con sus brazos después de que el ‘rookie’ de MotoGP acabase tercero detrás de él, ambos derrotados por el ‘Diablo’ de Yamaha.

Cuando ayer le hablaron de mantenerse líder, de ganar carreras y de hasta ser campeón en un equipo ‘satélite’ con motos idénticas a las del ‘team’ oficial de la firma de Borgo Panigale, Zarco comentó que “sería el objetivo ideal y la temporada ideal, pues creo que tanto yo como la moto tenemos el potencial para tratar de estar siempre allí arriba, mientras pueda mantener la energía suficiente y mi buena relación con la moto”. Eso sí, el francés asegura que “no quiero pensar en nada de todo eso porque, si lo hago, seguro que perderé”.

Aires nuevos en Ducati

“La MotoGP”, explica Dall’Igna, “se debe pilotar de un modo suave. Yo quería reclutar a Zarco para demostrar que, con algunos cambios en su estilo de pilotaje, se puede ir con nuestra moto. Tanto Zarco como ‘Pecco’ Bagnaia, Enea Bastianini y Luca Marini han aportado un splo de aire fresco en nuestra marca y eso era muy necesario, tanto para mí, que ya soy mayor, como para la marca”.

Simon Crafar, expiloto y reportero de MotoGP.com, explica que él ya ha vivido un caso parecido al de Zarco, esa montaña rusa, ese revivir con enorme éxito. “Sé lo que es eso, sí, estar en la cima del mundo y, luego, las cosas no van bien. Sientes que no te quiere nadie. Entonces alguien te tiende la mano y tú confías en la nueva oportunidad y, cuando tienes, de nuevo, éxito, es realmente genial”.

El francés Johann Zarco levanta a su compañero Jorge Martín, bajo el podio de Losail.

/ ALEJANDRO CERESUELA

Zarco, nacido en Cannes hace 30 años, corrió ayer su gran premio nº 205, consiguiendo 16 victorias y 49 podios, convertido en campeón del mundo, de manera muy autoritaria, en el 2015 y 2016 en la igualadísima categoría de Moto2.

“El hecho de que hayamos batido al equipo de fábrica”, comentó ayer Zarco tras el podio conseguido por las dos Ducati ‘satélite’ de Pramac, “es porque tenemos la oportunidad de tener la misma moto que ellos, pero trabajamos con bastante menos presión. Eso, a lo mejor, nos puede ayudar a tener esa mayor fortaleza mental, porque ellos no han hecho una mala carrera, pero está todo muy apretado”.

El adiós a KTM

Es evidente que su nueva situación, tanto personal como profesional, le tiene encantado. “Ser feliz es lo que quiere cualquier ser humano. A veces la vida no te ayuda, pero ahora me va bien, la vida me sonríe y estoy en el equipo perfecto. Además, Ducati te da la mejor moto y ese ambiente latino en el equipo Pramac me hace sentir muy bien. Cuando todo cuadra es más fácil estar arriba. Quiero continuar viviendo este momento”.

Te puede interesar

Y, claro, como contrapartida, Zarco quiere olvidar sus problemas con KTM. “Lo que ocurrió hace dos años forma parte de la vida. Adopté una decisión y ahora me siento muy feliz de poder estar delante y peleándome con los pilotos punteros. Las dos primeras carreras me he divertido muchísimo porque he podido controlar la prueba. No es el momento de pensar en si esto es una redención. Yo vivo el momento y este es lo que estamos viviendo ahora. No sé si la decisión que tomé hace dos años fue la correcta, pero ahora estoy aquí, muy feliz, gracias a Ducati. No sé si aquella decisión me ha conducido aquí, pero si es así, he tenido mucha suerte”.

Ni que decir tiene que Zarco elogió la extraordinaria carrera protagonizada por su nuevo compañero Jorge Martin. “Jorge hizo un trabajo parecido al que hizo Bagnaia en el inicio de la primera carrera de Catar, pero esta vez Jorge le imprimió mucho más ritmo. Yo, detrás de Jorge he estado bien y he aprovecho su excelente carrera”.