28 nov 2020

Ir a contenido

EL LÍDER DE MOTOGP ESTÁ "ACOJONADO"

Mir: "Mi principal rival por el título es el covid"

El piloto mallorquín del lujoso y poderoso equipo Suzuki afirma que teme perder el título por contagiarse del virus que inquieta a todo el mundo

"No pienso hacer una locura por ganar un GP, pero quiero ganar el título logrando algún triunfo, ¡claro que sí!", señala el mandamás de MotoGP

Emilio Pérez de Rozas

El mallorquín Joan Mir (Suzuki) muestra su tercer puesto antes de subir al podio de Motorland.

El mallorquín Joan Mir (Suzuki) muestra su tercer puesto antes de subir al podio de Motorland.

La verdad es que es imposible ser más sincero que el mallorquín Joan Mir. Cuando le preguntas quien es su rival más serio, peligroso, de cara a la pelea por el título mundial de MotoGP, el mallorquín no tiene dudas: "Antes que Fabio Quartararo, Maverick Viñales, Franco Morbidelli, Andrea Dovizioso o mi compañero Álex Rins, temo al Covid-19 porque, pese a que todos tratamos de cumplir, de cuidarnos, de no salir ni hacer locuras, nada está controlado y nos podemos contagiar y dar al traste con todo. Yo, la verdad, he de reconocer que estoy acojonado. El riesgo de perder la posibilidad de ser campeón por contagiarte me tiene muy inquieto y preocupado pero, bueno, vamos a seguir con mucho cuidado y que no nos ocurra nada a nadie del 'paddock'. Sí, mi principal rival de cara al título es el Covid, no hay duda. Y lo voy a decir, aunque no deba: estoy acojonado".

Si alguien puede soñar, bueno, vale, sí, es verdad, en este loco y alocado Mundial exprés de MotoGP, todo el mundo puede soñar, desde los ocho ganadores que ha habido, nueve es el récord del 2016 (Quartararo –dos triunfos en Jerez-, Dovizioso, Viñales, Rins, Morbidelli –dos victorias, San Marino y Teruel-, Brad Binder, Danilo Petrucci y Miguel Oliveira) hasta los 15 pilotos que se han subido, al menos una vez, al podio, ése es, sin duda, Joan Mir (Suzuki).

Seis podios en ocho carreras

No deja de ser curioso, sintomático de esa locura que circula a 350 kilómetros por hora, que Mir, el líder, ya destacado tras su sexto podio en los últimos ocho grandes premios, sea uno de los pocos favoritos (también está Jack MillerPol EspargaróTakaaki Nakagami, que se cayó el domingo cuando era claro favorito, y Álex Márquez) que no ha conseguido aún una victoria este año. Y, claro, son muchos ya los que recuerdan que Emilio Alzamora fue campeón del mundo de 125cc sin ganar un solo gran premio, en 1999, el mismo año que Álex Crivillé (Honda) abrió la cuenta de títulos de la categoría reina para España. “Desde luego, yo quiero ser campeón ganando, pero…”, sonríe Mir.

"Insisto, por supuesto que firmaría ser campeón sin ganar, pero quiero ganar. No sé si Emilio (Alzamora) era el que más podios había ganado en aquel año y en aquel Mundial, pero si puedo elegir, prefiero serlo ganando una, dos o las tres carreras que quedan, difícil, pero lo voy a pelear. Eso sí, en las tres últimas citas, no pienso hacer locuras por ganar un gran premio, pues por delante de la victoria está el título, sí, claro, por mí y por Suzuki. Y quiero decir otra cosa: quiero conocer al chulo que se rie de que yo, o cualquier otro compañero, seamos campeones sin ganar una carrera...y se cuestione esa conquista".

"Yo me pongo en la piel de Álex (Rins) y, de momento, considero que no deben haber órdenes de equipo, otra cosa será cuando él esté a 24 o 25 puntos de mí"

Joan Mir

Piloto de Suzuki y líder de MotoGP

Y es que Mir, que pilota, junto a Rins, la moto, que, dicen, es perfecta, en cuanto a equilibrio de chásis, motor, potencia, estabilidad, equilibrio, agarre, paso por curva y, sobre todo, escasísimo desgaste de los neumáticos, lleva una racha tan, tan, regular que, sin duda, puede alcanzar la corona y heredar el trono del gran Marc Márquez (Honda), sin ganar. "Estoy atónito al oir que Maverick (Viñales) dice que la Suzuki está a otro nivel, cuando todos creíamos que ésa moto era la Yamaha pero, bueno, soy muy feliz de pilotar una moto así".

Mir ha rozado el podio en varias carreras pero, como los grandiosos campeones (eso, dice, es una de las cosas que admira de MM93, que, cuando no gana, es segundo y/o tercero), siempre ha sumado puntos. El mallorquín de Suzuki ha sido, en las últimas ocho carreras, tres veces segundo (Austria, Emilia Romana y Barcelona) y tres veces tercero (San Marino, Aragón y Teruel) y piensa seguir por este camino. “La idea es repetir la táctica en los tres grandes premios que restan: nada de pensar en el título, trabajo duro viernes y sábado, intentar una buena ‘quali’ y, en carrera, ir a por el podio y si la victoria se pone a tiro, intentarlo”.

Del 12º puesto al 3º

Mir reconoce que ayer lo tuvo muy complicado. “He de ser, como siempre, muy sincero. El problema no fue solo, no, no, que va, que va, eso sería muy fácil de decir y una explicación demasiado sencilla, salir desde tan atrás, en el puesto 12º. El problema fue que, en el trayecto, en las primeras vueltas, hacia la cabeza del pelotón, que se estiró muchísimo enseguida porque Morbidelli imprimió un ritmo muy vivo desde que se apagó el semáforo, gaste mucho mis ruedas, especialmente al adelantar a Johann Zarco, que se defiende muy bien”.

Luego, según explicó Mir, tenía la velocidad, pero no era, no, mucho más elevada que los de delante, era igual y, “sí, estuve ahí, pero ya no podía alcanzarlos para intentar mejorar el bronce”. Es evidente, y así lo reconoció Mir, que “antes de salir, aunque no me asustaba arrancar desde la cuarta final, ¡vamos, que no era un drama, Álex (Rins), había ganado, el domingo anterior, saliendo el 11º!, hubiese firmado, encantado, el podio, así que estos 16 puntos me saben a gloria. Sí, sí, este podio es como una victoria…pero debo ganar, sí, debo ganar”.

El mallorquín Joan Mir (Suzuki) celebra su sexto podio en ocho carreras. / AFP

Y, sí, Mir no piensa en el título aunque corre en plan campeón, candidato, favorito. “Todo el mundo sabe que, en este Mundial, donde las caídas están a la orden del día, fíjate Takaaki (Nakagami, ‘poleman’ y gran favorito ayer, en Motorland), que se cayó en la primera vuelta, es muy importante no hacer ceros, vital. 14 puntos, los que le llevo a Fabio (Quartararo) ya es una buena renta, curiosa, pero hasta que no llegas, al menos, a los 25, es decir, lo que significa una victoria, no puedes estar tranquilo. De ahí que las dos carreras de Valencia sean vitales, pues la ventaja con la que salgamos del segundo GP de Cheste será importantísima”.

Los 'magníficos' que se alejan

A Mir no le da miedo, sí respeto, ninguno de sus perseguidores. Es evidente que el triple subcampeón italiano, Andrea Dovizioso (Ducati¿), está ya a 28 puntos y que Franco Morbidelli (Yamaha), ganador ayer, a los 25 que pide el mallorquín, pero ‘MVK’, al que no le siguen saliendo las cosas en carrera, sigue a 19 puntos y el ‘Diablo’, muy, muy, irregular y, muchas veces, sin explicaciones convincentes a sus altibajos, es segundo, a 14 puntos. “Con esas diferencias, un mal día, un despiste, una mala elección de neumáticos, una precipitación, un querer ganar cuando quieres más de lo que puedes, te puede estropear la tarea en un Mundial que, de verdad, si conseguimos terminarlo será un auténtico milagro”.

"Claro que firmaría ganar el título sin ganar un gran premio, pero me encantaría hacerlo con 1, 2 o 3 victorias"

Esa es otra, Mir reconoció, con razón, el pasado jueves, en la conferencia de prensa oficial del Gran Premio de Teruel, que tenía mucho miedo, bueno, respeto, preocupación, a la pandemia que ha vuelto a aparecer, de forma violenta y dura, en España. “Yo sigo haciendo bondad, pero empiezo a pensar, como dice ‘Dovi’, que ya nada o, al menos, no todo depende de ti y que, realmente, nadie, nadie, tiene controlada la situación. Sería una auténtica pena, no ya por mí o por el título, sino por el motociclismo, el espectáculo que estamos dando y, sobre todo, el gran esfuerzo que está haciendo Dorna, los promotores, los dueños de los circuitos, las escuderias, los pilotos, los medios de comunicación, especialmente, la televisión para hacer disfrutar a nuestra afición, que no pudiésemos concluir el campeonato por algún problema gordo provocado por el Covid-19”.

Nada de órdenes de equipo

Hay algo, insisto, muy característico de Mir, su enorme sinceridad. El mallorquín de Suzuki, cuando le preguntan si espera 'labor de equipo' en el seno del equipo azul en las próximas y últimas tres carreras, se muestra muy contrario a ello. "Yo, como siempre me pongo en la piel del otro, pienso que, si fuese Álex, no me gustaría que mi equipo imponga órdenes, cuando Álex aún tiene posibilidades de ser campeón. Ahora bien, que, posiblemente, en un momento u otro, tendremos que hablar de ello, pues lo que, tal vez, no tiene sentido es que Suzuki lleve 20 años esperando ser campeón, de nuevo, y vayamos a perder esa posibilidad por no ayudarnos. Pero, insisto, pero esa situación debemos plantearla cuando Álex esté a 24 o 25 puntos. Y eso no ocurrirá hasta que salagamos de las dos carreras de Valencia que, sin duda, serán decisivas".

Temas Joan Mir