EL 'HERMANÍSIMO' YA ESTÁ AQUÍ

Álex Márquez: "Soy un novato, no me exigiré el podio cada domingo"

El joven piloto de Repsol Honda, de 24 años, asegura que su objetivo sigue siendo aprender e intentar acabar las carreras en el Top-10 o Top-8

"Me siento cada vez más cómodo sobre la moto, pero aún me falta lo que tiene Marc, ser competitivo cuando el neumático cae", señala Márquez

Álex Márquez (Honda) y Álex Rins (Suzuki) se felicitan en el podio de Motorland.

Álex Márquez (Honda) y Álex Rins (Suzuki) se felicitan en el podio de Motorland. / ALEJANDRO CERESUELA

Se lee en minutos

La carrera de MotoGP del Gran Premio de Aragón empezó, minutos antes de que se apagase el semáforo con una contundente y alentadora frase del italiano Davide Tardozzi, jefe del equipo Ducati, ante el micrófono de Izaskun Ruiz, de DAZN: “No está el rey, pero seguimos divirtiéndonos”. Y concluyó con un twitter (divertidísimo, muy gracioso y tremendamente sentido) del ‘rey’, Marc Márquez: “¡Hola a todos, todas, soy el hermano de Álex Márquez!”

Es evidente que el gran protagonista del último gran premio ha sido el renacido Álex Rins (Suzuki), con su primer triunfo de la temporada, pero no es menos cierto que el ‘hermanísimo’ alcanzó, en Motorland, cotas que le convierten en merecidísimo poseedor de esa Honda RC213V del equipo campeón Repsol Honda. “Nosotros jamás tuvimos dudas de él, fueron otros los que, olvidando que todo requiere un tiempo de adaptación, creyeron que nos habíamos equivocado”, comentó Alberto Puig, ‘team manager’ del equipo poseedor de la Triple Corona ante el mismo micrófono.

Todo un doble campeón

Márquez, de 24 años, poseedor de dos títulos del mundo (Moto3, en el 2014 y Moto2, en el 2019), cosa que no tienen la mayoría de pilotos, bueno, casi ninguno, en la parrilla de la categoría reina, ha ganado 12 grandes premios (4 en Moto3 y 8 en Moto2) y suma ya dos podios consecutivos entre los grandes, en mojado en Le Mans (Francia) y en seco, en Motorland. Y ambos logros han sido consecutivos, tratando de reafirmarse en la frase que pronunció, precisamente, al bajarse del ‘cajón’ del circuito francés: “Este podio ha sido en agua y cuenta menos, así que habrá que replicarlo, en Aragón, en seco”. Dicho y hecho.

Cuenta Márquez que tras el test de San Marino empezaron a cambiar las cosas y su relación tanto con la Honda como con los neumáticos, vitales en MotoGP, empezaron a ser distinta. “Todo es cuestión de confianza y, sobre todo, de no tener prisa. Alex no es Marc, ni siquiera a la hora de pilotar esta difícil Honda”, dijo Puig. “Bueno”, cuenta Álex, “yo soy algo más alto que Marc, puede que lleve la moto algo más fina, no soy, tal vez, tan agresivo, cuido algo más los neumáticos que él, pero aún me falta aprender algo en lo que él es el maestro: seguir pilotando a tope cuando el neumático baja en las últimas vueltas, pero ya me siento cómodo sobre la moto”.

Maverick Viñales (12), Álex Márquez (73) y Joan Mir (36), el domingo, en el GP de Aragón. / ALEJANDRO CERESUELA

El ‘hermanísimo’ cree que todavía la falta seguir adquiriendo experiencia sobre todo en carrera. “Soy un ‘rookie’, soy un debutante, aún soy un novato y no pienso exigirme un podio cada domingo”, dijo ayer en Catalunya Radio. Y es cierto. Por ejemplo, Márquez creía “imposible” llegar al podio partiendo desde la cuarta fila, desde el 11º puesto. “Lo creía imposible, sí, a no ser que se produjera alguna carambola y, mira, sin carambolas, Rins, que salía a mi lado (10º), ganó y yo terminé pegadito a él”.

Ese “pegadito a él” pudo acabar siendo "delante de él". “Bueno, la verdad es que el segundo puesto de Le Mans me dio tranquilidad y, cuando ya tienes un podio en el bolsillo y te ves allí delante, firme, competitivo, veloz, siempre quieres ganar. Lo intenté a falta de tres vueltas, pero cometí un error, Alex (Rins), que iba también muy rápido, ya se me escapó un poquito y, en las dos últimas vueltas, era absurdo, tras el susto y el error, volverlo a intentar”.

"Saliendo el 11º creía imposible el podio y, mira, Rins, que salía el 10º, y yo logramos acabar primero y segundo. Eso sí, aún me falta mucha experiencia"

Álex Márquez

Piloto oficial del equipo Repsol Honda

Márquez cree que tendrá una nueva oportunidad en los últimos cuatro grandes premios: este domingo el del Teruel, también en Motorland, dos en Valencia y el de Portimao, en Portugal. “Siempre lo he dicho, en este Mundial alocado, seguro que aparece alguna oportunidad y será el momento de aprovecharlas. Me he sentido muy bien en Le Mans y Aragón y, la verdad, el equipo ha puesto, en los dos casos, en circunstancias muy diferentes, una moto muy, muy, competitiva y yo he sabido aprovechar mi momento”.

Peleando con los mejores

Te puede interesar

Márquez insiste en que su objetivo este año de ‘rookie’, sigue siendo acabar las carreras en el Top-10 o Top-8. Y sobre su fichaje por Repsol Honda y algunas críticas, no pierde demasiado el tiempo. “Nunca dudé que me merecía esta moto y estar en este equipo, lo que ocurre es que se vive del presente y no de lo que conquistaste en el pasado, aunque fuesen dos títulos mundiales. Yo he ido, como siempre, como es mi plan, mi costumbre, mi manera de correr, pasito a pasito, lento pero seguro, aprendiendo y consolidando lo aprendido. Parece que ya estamos cerca de nuestra mejor versión pero, insisto, aún me falta experiencia. MotoGP está plagado de grandes pilotos, de grandes campeones, y el podio y la victoria está muy difícil”.

Para Márquez, como para muchos otros deportistas de élite, lo importante no es llegar sino mantenerse. “Antes de empezar la carrera, el único consejo que me dieron desde el equipo fue que fuese yo mismo, que, simplemente, repitiese lo que había hecho en los entrenamientos y la verdad es que me sentí muy cómodo sobre la moto. Y, sí, era yo, Álex, pilotando fluido, por el sitio, sin sustos, bueno, a excepción del sufrido en el momento del ataque a Álex, pero muy cómodo y firme”.