31 oct 2020

Ir a contenido

CON EL MIEDO EN EL CUERPO

Mir: "A mí, el positivo de Rossi me acojona"

El piloto de Suzuki, candidato al título mundial de MotoGP, reconoce que si el más experto ha dado positivo, "podemos caer cualquiera"

Pol Espargaró dice que, cuando está en casa, no sale a cenar ni con los amigos y Dovizioso señala que "nadie tiene el control de la situación"

Emilio Pérez de Rozas

El mallorquín Joan Mir (Suzuki) está muy asustado por el positivo de Valentino Rossi.

El mallorquín Joan Mir (Suzuki) está muy asustado por el positivo de Valentino Rossi. / ALEJANDRO CERESUELA

Es el duelo, no hay duda. Es verdad que un grande, todo un triple subcampeón del mundo de MotoGP en las tres últimas temporada, el italiano Andrea Dovizioso (Ducati, 97 puntos), va tercero, a 18 puntos del líder, pero el francés Fabio Quartararo (Yamaha, 115), el que tiene más victorias (3), y el mallorquín Joan Mir (Suzuki, 105), el que suma más podios (4), son los dos grandes favoritos para destronar al temible y arrollador Marc Márquez (Honda), en este Mundial exprés.

Pero, de momento, lo que más inquieta al piloto español mejor clasificado y principal favorito para ganar el Mundial es la situación del Covid-19 y, sobre todo, el positivo de Valentino Rossi. “Yo, la verdad, es que cuando ves que el tío que, en teoría, más protegido ha de estar, el piloto más experto, el más controlado, da positivo, te acojonas. A mí, lo de ‘Vale’ me ha acojonado. Y demuestra, desde luego, que debemos extremar aún más las medidas y hay que replantearse que si lo hacemos bien aún hay que hacerlo mejor. Hay que minimizar las posibilidades pero, insisto, si lo coge Rossi es que lo podemos coger cualquier, en cualquier momento”.

'Polyccio', sin salir de casa

Pol Espargaró, piloto oficial y líder de KTM, aunque aún no ha ganado como sus compañeros Brad Binder y Miguel Oliveira, no está, tal vez, tan asustado como Mir, pero sí cree que no se puede jugar con el Covid-19. “Sé que para todo el mundo es horrible, ¡claro que sí!, pero para un piloto es lo peor que le puede pasar, no correr, no defender tus opciones en el Mundial, tus aspiraciones al título, el trabajo de tu fábrica, la inversión de tus patrocinadores…así que yo, al menos, y estoy seguro que todos mis compañeros, extremamos las medidas de protección”.

"¿Vale?, no sé qué ha ocurrido, lo único que sé es que no tenemos la situación, nadie, nadie, bajo control"

Andrea Dovizioso

Triple subcampeón del mundo de MotoGP con Ducati

‘Polyccio’ asegura que él cuando va de viaje y está en un GP, ni se mueve. Y, cuando vuelve a casa, menos aún. “Yo, cuando vuelvo a casa, no me muevo de casa, no salgo con los amigos, no voy a fiesta, no voy a cenas, no celebró cumpleaños, me paso el día lavándome las manos, con mascarilla, incluso viviendo con los míos, que también extreman las precauciones, por mí y por ellos”.

El veterano Andrea Dovizioso, buen amigo de Valentino Rossi, no quiso comentar nada del contagio del ‘Doctor’, cuyo entorno ha desmentido que se contagiase en la fiesta de cumpleaños de su novia, el pasado martes. “No hubo celebración”, dicen sus amigos. “Yo no hablo de lo que no sé y no sé qué le ha ocurrido a ‘Vale’. Eso sí, voy con mucho cuidado pero esta pandemia ha demostrado que nada, nada, está bajo control, así que, a menudo, pienso que no todo está en nuestras manos”.

Cuando el Covid-19 decide quien gana o el título

El Covid-19 ha cambiado el rumbo del planeta y transformado el deporte. La NBA ha vivido en una burbuja, pero si LeBron James se hubiese contagiado, a Los Lakers les hubiese sido imposible ganar el anillo; si dos auxiliares del equipo del esloveno Tadej Pogacar se hubieran contagiado, el campeón del Tour se hubiera tenido que ir a casa a las puertas de París; si Lewis Hamilton hubiese adquirido el virus, no hubiera alcanzado las 91 victorias de Michael Schumacher y si Rafa Nadal hubiera caído enfermo ¡adiós 13º Roland Garros!

En la inmensa burbuja de MotoGP (más de 1.500 personas encerradas, o casi) se han producido casos a cuentagotas, cierto, pero el gran Jorge Martin (Moto2) perdió la posibilidad del título al contagiarse; el jueves, Valentino Rossi, el icono del Mundial, fuera de combate y, peor aún (muy injusto, sí), el joven Tony Arbolino, 4º del Mundial de Moto3, a solo 20 puntos del gran Albert Arenas, no podrá correr mañana porque tuvo la mala suerte de viajar en un avión donde había un contagiado ¡¡¡solo un contagiado!!!! y deberá guardar cuarentena, diez días.

Está ocurriendo en muchos deportes y todos los organizaciones, club, equipos, escuderías, promotores, federaciones intentan sobrevivir, aumentar las cautelas y los controles, pero el virus, en su segunda ola, empieza a convertirse en un obstáculo importantísimo a driblar para que los deportistas puedan cumplir su sueño.

Los tres títulos de motociclismo parecen que van a decidirse en la última carrera, la nueva de Portimao (Portugal). Cierto, hay tres sólidos líderes (Fabio Quartararo, Luca Marini y Albert Arenas), pero los tres y sus perseguidores, no solo van a tener que seguir retorciendo el puño del gas y acariciando sus codos con el asfalto, sino cuidarse mucho, mucho, para no contagiarse del Covid-19. Es ese maldito virus el que puede quitarles la corona.