23 oct 2020

Ir a contenido

EL GP DE LA EMILIA ROMAGNA

El líder Dovizioso reconoce que este es "un Mundial alocado"

El veterano piloto de Ducati asegura que "nadie está siendo capaz de coger el mando y en cada carrera ocurren cosas inexplicables"

Valentino Rossi asegura que se tomará la segunda Viagra "porque, a cierta edad, el segundo cuesta mucho más que el primero"

Emilio Pérez de Rozas

El itaiiano Andrea Dovizioso (Ducati),en la conferencia de prensa de hoy en San Marino.

El itaiiano Andrea Dovizioso (Ducati),en la conferencia de prensa de hoy en San Marino. / GETTY / MIRCO LAZZARI

Ya es una coincidencia total en el seno del Mundial de MotoGP. El ‘paddock’ está convencido de que estamos frente al campeonato del mundo más alocado de las últimas décadas y, vaya qué casualidad, resulta que en él está ausente el catalán Marc Márquez (Honda), dominador del Mundial de los reyes desde que apareció, en el 2013, y arrasó rompiendo todos los récords de precocidad que, hasta aquel momento, mantenían los norteamericanos Kenny Roberts ‘el Marciano’ y Freddie ‘Fast’ Spencer.

La segunda semana en el circuito de San Marino Marco Simoncelli donde, a partir de hoy, se celebrará el Gran Premio de la Emilia Romagna (los pilotos saldrán el domingo a pista después de estar siete días seguidos dando vueltas en el mismo trazado), se abrió ayer con el reconocimiento por parte del veterano italiano Andrea Dovizioso (Ducati) de que, en efecto, “este es un Mundial tan alocado que no sabes qué te vas a encontrar ni siquiera esta semana, después de lo ocurrido el domingo, nadie puede hacer pronósticos”.

Nueve pilotos, en un puño 

‘Dovi’, que vive con la intención, que no obsesión, de ser campeón y, al día siguiente, quien sabe “estar en el paro, no tener equipo donde correr el año que viene” (“¡ojalá se venga a Aprilia!”, grita Aleix Espargaró), reconoce que “todos sufrimos muchos altibajos, todos somos muy irregulares, uno gana y, al siguiente GP, acaba séptimo sin saber del todo el motivo y, pese a todo, de ahí la locura a la que me refiero, resulta que estamos todos metidos en un puño y cualquier puede conseguir el título”.

La verdad es que se llevan solo seis carreras, hay nueve pilotos (el propio ‘Dovi’, Fabio Quartararo, que ya ha desaparecido de la conferencia de prensa oficial de los grandes premios, Jack Miller, Joan Mir, Maverick Viñales, Valentino Rossi, Franco Morbidelli, Brad Binder y Takaaki Nakagami) metidos en 23 puntos, menos de una victoria (25 puntos); más de la mitad de la parrilla de MotoGP, 12 pilotos, han logrado ya, al menos, subirse una vez al podio; hay cinco ganadores distintos (Quartararo 2, Dovizioso, Binder, Dovizioso, Oliveira y Morbidelli) y cuatro motos ‘satélite’ ¡lo nunca visto! ganando a las oficiales.

“Una cosa está clara, muy clara, este es un Mundial en el que muchos pilotos se han dado cuenta de que puede alcanzar el máximo objetivo, que no solo es ganar carreras sino, incluso, pelear por el título”, señala Franco Morbidelli, que, por cierto, llegó tarde a la conferencia de prensa de ayer, en Misano, después de que Valentino Rossi, esperando como todos sus compañeros, le llamase al móvil y le dijese “¡’Franky’, que te estamos esperando!” Y, sí, llegó y pidió disculpas. Y también dijo: “Es tan loco este Mundial y está tan igualado que incluso, después de ganar, tienes la sensación de que o mejoras con respecto a lo que hiciste el domingo o no vas ni siquiera a subirte al podio porque, seguro, que todos van a mejorar”.

Joan Mir, pletórico

Mir, el mejor español, entre los cuatro primeros en las tres últimas carreras, no se esconde a la hora de querer ser candidato a este título alocado. “He oído a Fabio (Quartararo) decir que la Suzuki es la mejor moto y, la verdad, yo flipo porque no entiendo como alguno de nosotros puede decir cuál es la mejor moto ¡¡¡sin haberla probado!!! Y, mira, además, eso lo dice alguien que ha ganado ya dos veces este año con una Yamaha y después de que ‘Franky’ ganase con otra Yamaha, el domingo pasado”.

El joven mallorquín, protagonista, el domingo, de un adelantamiento increíble al mismísimo ‘Doctor’ en la última vuelta, no quiso sacarse la responsabilidad de no tener una gran moto “la tengo, sí, sí, por supuesto” pero, desde luego, a lo que sí se refirió es que “si algo ha quedado claro en este Mundial es que todo el mundo, incluso los pilotos no oficiales, tienen moto para pelear, como poco, por el podio, de ahí que todos coincidamos con Andrea (Dovizioso) de que esto es una locura, una divertida e interesante locura”.

Rossi: "Me tomaré la segunda viagra, el segundo siempre cuesta más"

El veterano italiano Valentino Rossi (Yamaha), de 41 años, 115 victorias, nueve títulos mundiaes y que lleva 10 años persiguiendo su décimo cetro, está eufórico y ha comentado esta tarde que piensa tomarse la segunda Viagra de las que lució, el pasado fin de semana, en su nuevo casco, en el Gran Premio de San Marino. "Todo el mundo sabe que, a cierta edad, el segundo cuesta algo más, pero sí, ese casco es de mis preferidos, y volveré a utilizarlo en este gran premio, pero en el catocito de las pastillas habrá una menos, claro".

El 'Doctor' se mostró, de nuevo, muy orgulloso de que dos de sus alumnos en la Acamedia VR46, Franco Morbidelli (Yamaha) y 'Pecco' Bagnaia (Ducati), acabasen primero y segundo, el pasado domingo, y "me dolió no haber podido subirme al podio con ellos, pero Mir me adelantó en la última vuelta en una gran maniobra". 'Vale' celebró también la victoria de su hermanastro Luca Marini (Kalex), pero le pidió que no aflojase. "Debe centrarse en intentar seguir ganando carreras pues la mejor manera de que dé el salto a MotoGP, con una de las Ducati del equipo Avintia, es siendo campeón del mundo de Moto2".