27 oct 2020

Ir a contenido

EL ADELANTAMIENTO DEL MUNDIAL

Mir: "¡Dios!, si Rossi se cierra y lo tiro, la que se lía"

El piloto mallorquín de Suzuki reconoce que, cuando le ha hecho el espectacular interior a Rossi, no tenía en su cabeza que era el gran Valentino

"Yo no les pongo nombres a mis rivales en la pista porque, si piensas que es Rossi, seguro que no te sale", reconoce el mejor español de MotoGP

Emilio Pérez de Rozas

El mallorquín Joan Mir (Suzuki), tercero en el podio de Misano, tras derrotar a Valentino Rossi.

El mallorquín Joan Mir (Suzuki), tercero en el podio de Misano, tras derrotar a Valentino Rossi. / AP

Es un volcán de sinceridad. Joan Mir, piloto oficial del equipo Suzuki, se ha convertido hoy, al acabar tercero, al subir al podio, en el Gran Premio de Misano, que se ha celebrado en el trazado Marco Simoncelli, con 10.000 espectadores, por vez primera en el Mundial de la pandemia, en el piloto español con más posibilidades de éxito e, incluso, de conquistar el título que dejar vacante Marc Márquez. Mir, que ha realizado una carrera espectacular, superando en la última vuelta al mismísimo Valentino Rossi (Yamaha) en un interior impresionante (“si hubiese pensado que era ‘Vale’, igual ni lo intento”), no cree, de momento, que sea el instante de pensar en la posibilidad de optar al título de MotoGP.

Máximo respeto por Rossi

Eso sí, Mir, de 23 años, no tiene el más mínimo miedo de reconocer que el adelantamiento al ‘Doctor’ puede marcar un antes y un después en su relación con el campeonísimo y mito italiano “ya que, hasta ahora, cuando entraba en las reuniones de seguridad de MotoGP, los viernes por la tarde, aún me salía, de vez en cuando, hacer como una reverencia, agachar la cabeza y creo que, con adelantamientos así, aunque insisto, jamás pensé que era él, si lo piensas no lo intentas, puede que empiece a tener una relación normal, no de tanta admiración”.

El caso es que Mir cuenta que la carrera de hoy ha sido exactamente como la habían planeado, pues desde el primer momento se sintió que, si hacía lo que debía, acabaría teniendo opciones al podio. “Cuando me he sacado de encima a Àlex (Rins, su compañero en Suzuki), he visto que podía ir a por Valentino e, incluso, a por ‘Pecco’ (Bagnaia, Ducati, segundo al final), pues Morbidelli ya se nos había escapado”.

"Cuando me he metido dentro de la curva, he pensado 'por favor, 'Vale', no te cierres, que nos caemos los dos! ¡Imaginate tirar a Rossi en Italia!"

Joan Mir

Piloto oficial del equipo Suzuki de MotoGP

Y, sí, llegó el momento de jugársela marchando detrás de Rossi, una vuelta, asegura, que jamás olvidará. “Bueno, ya ves, piénsalo, en Italia, en Misano, a 10 kilómetros de su casa de Tavullia, con 10.000 ‘rossistas’ en las gradas y yo detrás de él, pegadito a su colín e imaginando cómo hacer el adelantamiento. Y, pensando, tranquilo, Joan, piénsate la maniobra mucho porque si lo tiras aquí, no veas la que lias”.

El adelantamiento del año

Y, al llegar a la curva 10 (“yo era más rápido que él en los dos últimos sectores”), Mir se pegó tremendamente a la rueda trasera del ‘Doctor’. “He hecho una de las mejores frenadas de mi vida, él, no sé por qué, se ha abierto un poco, yo he visto el hueco en el interior de la curva, y he metido la moto. Y, entonces, todo era cuestión de aguantar y, sobre todo, he empezado a pensar ‘por favor, por favor, ‘Vale’, no te cierres, no te metas, pues, si te metes, nos caemos los dos’ y, por suerte, no se ha metido. Yo he podido levantar la moto en milésimas de segundo y salir disparado de la curva. Imaginate si se cierra y tiro a Rossi ¡en Italia! ¡Dios!"

Inmediatamente, Mir ha casi chocado con Bagnaia. “No lo entiendo, de pronto, casi me como a ‘Pecco’, pero me he calmado y he pensado ‘para, para, que es la última vuelta, tercero es un gran resultado’. Bueno, no sé, tal vez con una o dos vueltas más, hubiese podido acabar segundo, pero el riesgo hubiese sido ya excesivo y ya me la había jugado con Valentino”.

Relación distante con Rins

Mir reconoció que su relación con Àlex Rins, su compañero de boxe en Suzuki, no pasa de ser “correcta”, pero, en ningún momento, piensan en ir a cenar juntos. “No va más allá de lo profesional, aunque en lo profesional somos, los dos, inmaculados, es decir, nos respetamos en la pista, tratamos siempre de que los adelantamientos entre nosotros sean límpios y, sí, nos ayudamos a mejorar la moto. Pero, en la vida noral, hola y ¿qué tal?, bueno, no, ¿qué tal?, no, solo hola”. Mir no quiso contar, ni era, tal vez, el momento los motivos de esa relación tan fría.

Y respecto a la posibilidad de ser el primer español que gane este año un gran premio (hasta ahora han ganado Fabio Quartararo, Andrea Dovizioso, Brad Binder, Miguel Oliveira y Franco Morbidelli), Mir se muestra “muy ilusionado”. Eso sí, insiste en que no piensa “ni mucho menos, ¡queda un mundo!”, en la posibilidad de ganar el título. “Estamos todos en un puño. Si hago otra buena carrera o gano, subo muchísimo; si me caigo, vuelves a estar al final del pelotón. No, no, es momento de pensar en hacer podio, en no equivocarte, en sumar puntos, solo eso. ¡Y ya es mucho, habiendo tantos candidatos y buenas motos en la pelea por el título!”