18 sep 2020

Ir a contenido

LA RESACA DEL GP DE BRNO

Rossi: "Sin Márquez, todos parecen haber vuelto a la vida"

El campeonísimo italiano, que tras su podio de Jerez volvió a lograr un gran resultado (5º), cree que el Mundial se ha vuelto loco

"Las KTM daban miedo. Si Zarco no tira a Pol (Espargaró), creo que hubiesen conseguido el doblete", señala la estrella italiana

Emilio Pérez de Rozas

El italiano Valentino Rossi (Yamaha), ayer en el circuito de Brno.

El italiano Valentino Rossi (Yamaha), ayer en el circuito de Brno. / MILAGRO / GIGI SOLDANO

Solo se llevan tres grandes premios y la verdad es que el Mundial de MotoGP se ha convertido (bueno, ya lo era) en uno de los grandes espectaculares del nuevo deporte aparecido tras la pandemia del coronavirus, que, desgraciadamente, aún dura. Ni siquiera las dos primeras victorias logradas, en Jerez, por el francés Fabio Quartararo (Yamaha) han servido para convertirle en candidato único y posible sustituto del campeonísimo catalán Marc Márquez (Honda), que se ha perdido ya tres carreras. El 'Diablo' dio ayer un paso atrás y demostró que también tiene muchos puntos débiles en su segundo año en MotoGP. "Mi carrera ha sido una mierda. He cometido muchos errores y, la verdad, no es aceptable un séptimo puesto".

Pero como contó el veterano italiano Valentino Rossi (Yamaha), de 41 años y 25 temporadas en el Mundial, "el campeonato se ha vuelto un poco loco, todo cambia de un circuito a otro, no solo por los neumáticos, porque pienso que la ausencia momentánea de Marc (Márquez) ha hecho que todos cobren vida, se alegren, recobren la energía y se atrevan a todo". La palabra utilizada por el 'Doctor' fue 'ringalluzziti', que viene a ser recuperar la energía, las ganas, liberarse, atreverse, volverse algo 'chulitos', más o menos.

La explicación de Rossi

"Es evidente", siguió explicando 'Vale', "que este Mundial no tiene nada que ver con el de los últimos años. Se corre en unas condiciones muy especiales y, sobre todo, todas, todas, las fábricas han conseguido ya unas motos muy, muy, competitivas. Si a todo ello, añadimos que en la parrilla hay un montón de campeones de todas las categorías, unos pilotos sensacionales, jóvenes y veteranos que se quieren reivindicar y seguir ganando, la conclusión es que el podio y, no digamos ya la victorias, está carísima".

Brad Binder, que esta semana cumple 25 años, celebra su primer triunfo en MotoGP y el de KTM. / EFE

Rossi reconoció que, en la pista, "la KTM daba miedo, corría muchísimo. Es más, si Zarco no hubiese tirado a Pol (Espargaró), que no digo que fuese una maniobra fea, no, no, no digo eso, 'Polyccio' hubiese podido conseguir, seguro, el doblete para KTM. Y, ahora, vamos a correr dos grandes premios en su cierto de pruebas, Spielberg y, por tanto, volverán a volar".

El enfado de Quartararo

Algo parecido pensaba Quartararo, que ayer estaba, sí, desesperado, "pues no puedo entender cómo, desde la primera a la última vuelta he estado en el filo de la navaja. No digo a punto de caerme, pero sí sin poder pilotar como sé y como piloté en los entrenamientos de viernes y sábado. ¡Pero si todo el mundo ha rodado un segundo por vuelta más rápido que yo! Entiendo lo de KTM pues, hace poco más de una semana, estuvieron aquí, en Brno, haciendo un test y, supongo, que Michelin les ayudó a saber qué neumático era el mejor, de ahí que sus decisiones, de cara a este domingo, hayan sido las más acertadas".