25 may 2020

Ir a contenido

TEST DE MOTOGP EN CATAR

Márquez se bajó de la moto al temer hacerse daño

"Me encontraba cansado y empezaba a ser peligroso", dijo el campeonísimo catalán, aún no recuperado del todo de la operación en su hombro derecho

El lider de Honda y MotoGP asegura estar más inquieto por los problemas de puesta a punto de su nueva Honda, que por su estado físico que, sin duda, mejorará

Emilio Pérez de Rozas

Marc Márquez, ayer, pilotando su Honda en la tarde-noche catarí de Losail.

Marc Márquez, ayer, pilotando su Honda en la tarde-noche catarí de Losail. / REPSOL MEDIA

Marc Márquez, poseedor de ocho títulos mundiales y vencedor de seis de los últimos cetros disputados en la categoría de MotoGP, ha empezado la temporada seriamente preocupado por su físico y también por el desarrollo técnico de la nueva Honda RC213V, que mantiene los mismos problemas que la del año pasado y que, sin estar el campeón al cien por cien de su preparación, se hacen aún más evidentes, como ocurrió ayer en el primero de los tres días de ensayos que han de servir para finalizar la puesta a punto de motos y pilotos de cara al inicio del Mundial, dentro de quince días, precisamente en el trazado donde más sufre Márquez: Losail, Doha, Catar.

“Ha habido un momento, a mitad de jornada, que he preferido parar, pues empezaba a ser peligroso seguir en pista, ya que me encontraba fatigado aunque, sí, he llegado mejor físicamente de lo que estaba en Sepang, en el primer test, pero aún no tengo fuerza suficiente en mi hombro derecho como para arriesgar. Por eso he parado, porque empezaba a ser peligroso seguir forzando en pista”, ha reconocido Márquez a Izaskun Ruiz, de Movistar TV, tras la primera jornada, en la que ha terminado en sexta posición tras Àlex Rins (Suzuki), Joan Mir (Suzuki), Maverick Viñales (Yamaha), Danilo Petrucci (Ducati) y Franco Morbidelli (Yamaha).

Catar, un trazado 'antiHonda'

“Podía haber seguido, desde luego, pero no tenía sentido asumir ese riesgo teniendo dos días más de entrenamiento por delante; mejor parar, recuperarse del hombro y seguir mañana, domingo”, comentó el campeonísimo de Cervera (Lleida), que reconoció estar más preocupado por el aspecto técnico, es decir, por descubrir y mejorar los puntos débiles de su Honda “que aquí, en Losail, en Catar, aparecen con enorme facilidad, al igual que los míos, pues es uno de los trazados que más se nos atragantan a mí y a la Honda”.

Marc Márquez, de espaldas, habla con su ingeniero Santi Hernández, en el box de Losail. / REPSOL MEDIA

Márquez reconoció y volvió a explicar que, pese a intentarlo, no han logrado cambiar el carácter de la Honda “que sigue siendo una moto muy física, que sigue agarrándose mucho al asfalto en la entrada de la curva y, por tanto, desgastando el neumático delantero y, por tanto, continúa siendo una moto que, si físicamente no estás a tope, al cien por cien, es imposible que la puedas pilotar a la altura de las más veloces”.

En ese sentido, el líder de la firma alada reconoció que “en este inicio de Mundial, como ya ocurriera el pasado año, cuando me operé del hombro izquierdo, deberemos de ser pacientes y, sobre todo, perder el menor número de puntos posibles respeto a los pilotos que pelearán por la victoria y, tal vez, por el título”.

"Sabemos que nos tocará sufrir y tener paciencia en los primeros grandes premios, tratando de perder los mínimos puntos posibles respecto a los otros favoritos"

Marc Márquez

Campeón de MotoGP en el equipo Repsol Honda

Losail tiene muchas más curvas de derechas que de izquierda y más curva de derechas que Sepang (Malasia), lo que provocó quer ayer Márquez se cansase antes. “Insisto, sabemos que nos tocará sufrir en el primer gran premio y que tendremos que tener paciencia. Lo que sí tengo muy clara es que, técnicamente, debemos ponernos las pilas pues hay varios detalles que debemos mejorar si queremos ser competitivos cuanto antes. Fisicamente, si no estás a tope, si bajas uno o dos puntos, te alejas muchísimo de los mejores”.

La competencia ha mejorado

Márquez volvió a desmentir, tras el primer día de ensayos en Catar, que la Honda haya sido diseñada y construida bajo sus indicaciones. “Tanto Cal (Crutchlow) como yo siempre hemos coincidido en nuestro diagnóstico y en cuales eran los puntos a mejorar y los puntos que debíamos de mantener. Estamos en los primeros ensayos y, por tanto, es normal que debamos saber cómo es la moto y en qué aspectos tenemos que mejorar. Es una buena moto, pero no podemos dormirnos pues todos los fabricantes han dado un paso o dos adelante este año”, indicó Márquez, que elogió el salto de Suzuki “que ya tiene una moto para poder ganar carreras”, está convencido de que Yamaha también ha mejorado ostensiblemente su M1 hasta el punto de haber oído decir al mismísimo Rossi que “¡por fin! Yamaha quiere aspirar a recuperar el título deMotoGP”.

Si a todo ello añadimos que, según todas los comentarios, el nuevo neumático Michelin beneficia más a Suzuki y Yamaha que a Honda y Ducati, podemos dibujar un escenario, en este inicio de Mundial, complicado para el campeón, que si algo ha aprendido en las tres últimas temporadas es a ser paciente y comprobar que el Mundial consta de 20 carreras y que, a esa distancia, no hay quien le gane, aunque puntualmente pueda perder un entrenamiento, una ‘pole’ o, incluso, un gran premio, pese a que, en el 2019, de 19 carreras, ganó 12, quedó segundo en 6 y solo se fue al suelo en Austin (Texas, EEUU).