Ir a contenido

LA NOTICIA MÁS ESPERADA EN MOTOGP

Honda confirma que Àlex Márquez será el compañero de Marc

La escuderia poseedora de la Triple Corona (título de pilotos, constructores y equipos) entrega la poderosa Honda RC213V de Jorge Lorenzo al 'hermanísimo' del octocampeón

El joven bicampeón (Moto 3 y Moto2) de Cervera, de 23 años, firmará solo por una temporada para estar equiparado en contrato a los 'magníficos', que han firmado hasta el 2020

Emilio Pérez de Rozas

Marc y Àlex Márquez muestran las medallas de campeones del mundo de MotoGP y Moto2, en la fiesta de fin de Mundial de ayer en Valencia.

Marc y Àlex Márquez muestran las medallas de campeones del mundo de MotoGP y Moto2, en la fiesta de fin de Mundial de ayer en Valencia. / ALEJANDRO CERESUELA

El equipo Repsol Honda, que ayer ganó el décimo título de escuderias en el Mundial de MotoGP y la novena Triple Corona (cetros de pilotos, constructores y equipos), acaba de anunciar, tal y como estaba previsto, tal y como todo el mundo anticipó al cierre, ayer, del Gran Premio de Valencia, que el joven bicampeón del mundo (Moto3 y Moto2), Àlex Márquez, será la próxima temporada el compañero del campeonísimo de Cervera (Lleida), es decir, de su hermano Marc. Àlex probará, mañana mismo, en Cheste (Valencia), la Honda de MotoGP de este mismo año con el equipo técnico del equipo satélice de la firma alada LCR, ya que el 'team' de Jorge Lorenzo tendrá al probador, el alemán Stefan Bradl, manejando el segundo prototipo del año que viene, al igual que hará Marc Márquez.

Àlex, que, fruto de la tensión vivida a lo largo de todo el fin de semana, se fue al suelo en la carrera de ayer de Moto2, tiene 23 años, se proclamó campeón del mundo de Moto3, en el 2014 (año que los Márquez Alentá consiguieron el primer doblete de títulos mundiales para Cervera) y, cinco años después, tras picar piedra en la difícil y competida categoría intermedia de Moto2 ha conquistado su segundo cetro, cosa que no había logrado antes ningún otro piloto desde que existen ambas categorías.

Alberto Puig, máximo responsable del equipo poseedor de la Triple Corona, ha reconocido esta misma tarde-noche que si Àlex no se hubiese proclamado campeón del mundo de Moto2, probablemente, no hubiese tenido opciones de optar a la segunda Honda. "Àlex ha sido muy valiente al aceptar nuestra oferta, desde luego, entre otras razones porque solo tiene un año de contrato. Es una moto crítica, física y difícil y deberá adaptarse lo más rápido posible pues, cuando uno llega al equipo campeón, no tiene tiempo que perder. Eso sí, todos en Honda estamos a su disposición y todos queremos ayudarle a que debute con éxito en la categoría reina. Por supuesto que esperamos lo máximo de él, pero debemos darle un margen de tiempo y carreras para adaptarse". Eso sí, Puig destacó que en la decisión "no ha tenido nada que ver Marc y, desde luego, todos creemos que la presencia de su hermano no distraera a nuestro campeón de su próximo objetivo, que es repetir títulos".

Una carrera pletórica

Los números de Àlex, evidentemente, no tienen nada que ver con los de su hermano Marc. El ‘hermanísimo’ ha corrido 135 grandes premios (46 en Moto3, cuyo debut se produjo en Jerez-2012, y 89 en Moto2, cuya primera carrera fue en Catar-2015), ha ganado 12 grandes premios (4 y 8) y se ha subido al podio en 38 ocasiones (15 y 23). No hay que olvidar que, una vez conquistado el título de Moto2, Marc hizo unas declaraciones contundentes, sí, cierto, esbozando su sonrisa de siempre pero diciendo que “Àlex ha dejado de ser el ‘hermano de…’ para ser el bicampeón Àlex Márquez”.

Marc y Àlex Márquez, tras ganar los dos el Gran Premio de Alemania de este año. / ALEJANDRO CERESUELA

Es evidente que, tal y como lamentó Julià Márquez ante el micrófono de DAZN nada más conquistar Àlex su segundo título, “ha habido gente que ha dudado de la calidad de Àlex, pues bien aquí está su segundo título mundial, que añadir a los dos campeonatos de España que ganó en su momento”. En declaraciones posteriores a Catalunya Radio, papá Juliá afirmó que se sentía “muy orgulloso de tener dos hijos como los que tengo. Este segundo título de Àlex lo deseábamos mucho todos porque, aunque la gente no lo crea, ser el hermano de Marc, más que abrirte puertas te añade, sobre todo, presión, mucha presión y él lo lleva bien y lo consigue. Este año a Alex se le ha visto diferente, muy confiado en sus posibilidades, en él mismo, se le veía en los entrenamientos cuando iba siempre solo, buscando sus trazadas, su puesta a punto, sin preocuparse demasiado de los demás”.

"Àlex se lo merecía por ser campeón de Moto2 y todos sabemos que la presencia de su hermano no distraera a Marc de su objetivo de siempre, ser campeón"

Alberto Puig

Máximo responsable deportivo del equipo campeón de MotoGP Repsol Honda

Lo cierto es que la explosión de Àlex se ha producido nada casualmente la temporada en que Emilio Alzamora ha construido a su alrededor un equipo humano y técnico clonado del que sostiene y comparte su hermano Marc. El hecho de que Joan Olivé se hiciese cargo de la dirección del equipo Estrella Galicia 0,0 Marc VDS, que Rubén Castells se convirtiese en su asistente, Berta Brau en su jefa de comunicación, David García en su técnico, mantuviese a Guille Carrillo como mecánico de confianza y Albert Talamino, como telemétrico, ha sido, cuentan, vital para la conquista del título de Moto2, pues así lo ha reconocido el propio Àlex.

Àlex, que había renovado por su equipo para repetir campeonato en Moto2 en el 2020, con la misma moto y el mismo equipo técnico, fue, en principio, vetado por Yamaha para tener la posibilidad de correr, la próxima temporada, en el equipo satélite de la firma de los diapasones y, a partir de ese instante, tanto él como su manager, Emilio Alzamora, decidieron renovar con el equipo de Moto2.

Àlex y Marc Márquez ya dieron unas vueltas con la Honda de MotoGP, en el 2014, como premio al pequeño de la familia de Cervera, que había logrado el título de Moto2 y su hermano, el segundo de MotoGP. / REPSOL MEDIA

Fue a partir de la sorprendente retirada del pentacampeón mallorquín Jorge Lorenzo, incapaz de hacerse con los mandos de la poderosa, crítica y física Honda RC213V que Marc Márquez ha convertido seis veces en campeona en los últimos siete años, cuando a Àlex se le abrieron las puertas del firmamento de MotoGP. Cuentan que una vez conocida la intención de Lorenzo de retirarse (cosa que ocurrió, contó Alberto Puig, director deportivo del ‘team’ Repsol Honda, tras el GP de Malasia), el equipo campeón de la firma alada analizó tres posibilidades: ascender al veterano piloto británico Cal Crutchlow, de 34 años, del equipo satélite LCR al oficial Repsol Honda; fichar al bicampeón francés de Moto2 y ya expiloto de KTM, Johann Zarco o contratar al campeón de Moto2, que no es otro que Àlex Márquez.

Finalmente, tal vez por su juventud (23 años), por su proyección, porque ya lo consideren preparado y, sobre todo, cómo no, por ser el hermano de quién es y por lo mucho y bien que Marc habló de él en los últimos días, el ‘team’ Repsol Honda ha decidido darle la alternativa, sin prisas pero sin pausas, sin presión alguna por la necesidad de ganar (ya gana, y bien, y mucho, su hermano Marc) para que se haga con los mandos de esa poderosa moto, tan difícil de pilotar.

Àlex, que firmará por un solo año para así estar en las mismas condiciones que todos los ‘magníficos’ (Valentino RossiMaverick ViñalesAndrea DoviziosoÀlex RinsFabio Quartararo...) acaban, de momento, a finales del 2020, no podrá llevarse, al parecer, a todo su equipo técnico, tal y como le ocurrió a su hermano Marc cuando fue fichado, a mitad del 2012, cuando ya se veía que iba a ser campeón de Moto2, por Honda. Marc tuvo que esperar al 2014, una vez demostrada su enorme valía con un espectacular y revolucionario 2013, cuando se convirtió en el campeón del mundo de MotoGP más joven de la historia, para completar, en Repsol Honda, el equipo técnico que le hizo campeón en el 2012 en Moto2.

Marc y Àlex Márquez Alentà, inseparables ya desde muy niños. / ARCHIVO EL PERIÓDICO DE CATALUNYA

Cuentan que Alberto Puig no tenía duda alguna sobre la opción y proyección de Àlex Márquez, importándole muy poco lo que la gente pudiese hablar sobre su contratación pues estaba haciéndose con los servicios de todo un bicampeón del mundo. Muy pocos equipos oficiales poseen todo un bicampeón como segundo espada. Dicen, que las dudas estaban en alguno de los responsables japoneses y, sobre todo, en la posibilidad de que al Mundial, por cuestión de imagen, de presencia en un mercado como el francés, le interesase más que Honda se decantase por el francés Zarco. No hay duda que el discurso ilusionante mostrado por Marc a lo largo del pasado fin de semana, en Cheste, ha debido influir, finalmente, en la decisión del equipo ganador de la Triple Corona.

99-26=73, el guiño que corre por las redes

La llegada del bicampeón catalán Àlex Márquez Alentá, de 23 años, al flamante equipo Repsol Honda de MotoGP, poseedor de la Triple Corona de la máxima categoría, acaparando, un año más, los cetros de pilotos, constructores y escuderias, ha provocado un gran revuelo en las redes sociales y, sin duda, entre los aficionados a las carreras, entre millones de 'motards'.

Uno de los más celebrados y que más ha llamado la atención es que la resta entre los dos últimos dorsales que han ocupado la segunda moto del equipo campeón da, como resultado, el dorsal preferido del 'hermanísimo', que será, sin duda, el que lucirá en la cúpula de su Honda RC213V, como hubiese sido el que hubiera mostrado en la Kalex del equipo Estrella Galicia 0,0 Marc VDS de haber continuado en Moto2, ya que el pequeño de los Márquez Alentá, siguiendo el ejemplo de Marc y de tantos otros pilotos en la historia del Mundial de motociclismo, ya había renunciado a lucir el 1 y anunció que seguiría con el 73.

En efecto, si al 99 del ya retirada pentacampeón mallorquín Jorge Lorenzo le restamos el 26 del no menos míticos y campeonísimo, pese a no lograr nunca el título de 500cc y MotoGP, Dani Pedrosa, da como resultado el flamante 73 de Àlex Márquez Alentá. Una curiosidad, un divertimento, que no ha pasado desapercibido para los seguidores del deporte de las dos ruedas.