Ir a contenido

EL GP DE AUSTRALIA DE MOTOGP

Marc Márquez hace que las ilusiones de Viñales salten por los aires

Marc se pasó toda la carrera detrás de Maverick y, en la penúltima vuelta, lo superó para forzar la caída del lider de Yamaha en el último giro y ganar su GP nº 11

"Voy a tener que empezar a hacerte vudú para que no llegues a mis 122 victorias y 15 títulos, pues eres una bestia", le dijo Giacomo Agostini en el mismo podio

Emilio Pérez de Rozas

Maverick Viñales (Yamaha) se cae, en la curva 10, justo cuando pretendía superar a Marc M’rquez (Honda).

Maverick Viñales (Yamaha) se cae, en la curva 10, justo cuando pretendía superar a Marc M’rquez (Honda). / ALEJANDRO CERESUELA

“Voy a empezar a hacerte vudú. Eres muy bueno, eres una bestia y temo que me quites los récords de victorias y títulos; así que mañana mismo empiezo con las sesiones de vudú”. El italiano Giacomo Agostini, el auténtico mito, icono, rey, del motociclismo mundial, poseedor de 122 victorias y 15 títulos mundiales, le pidió al arrollador e insaciable Marc Márquez (Honda), de 26 años, que bajase su ímpetu y que no fuese a por sus récords. “Pero ¿qué dices, Giacomo? ¡tú tienes el doble de títulos que yo!”, le replicó el ‘canibal’, como llaman (con razón), al octocampeón en Italia, antes de que ‘Ago’ le entregase la bandeja, el trofeo, como ganador del Gran Premio de Australia, después de pasar a Maverick Viñales (Yamaha), dominador de 17 de las últimas 19 vueltas de la carrera, en la penúltima vuelta, resistir su acoso final y provocar su vuelo y caída a tres curvas del final.

La admiración de 'Ago' por Márquez 

Agostini reconoció, posteriormente a El Periódico, que, en efecto, temía por sus marcas increíbles. “Recuerdo cuando le pedí a Valentino que frenase a Marc, lo recuerdo perfectamente. Se lo dije porque, cuando en el 2014, le vi ganar 13 carreras, le comenté a Rossi ‘éste acabará con nosotros’. Y ‘Vale’ no se lo creía, pero yo, la verdad, después de ver su autoridad, determinación y coraje en esta carrera y como pelea después, incluso, de haberse proclamado ya campeón, creo que hay que empezar a pensar que estamos delante de un monstruo, sí”.

Marc Márquez (Honda) celebra, con su equipo bajo el podio, su gran triunfo de Australia. / ALEJANDRO CERESUELA

Agostini, el más grande de todos los tiempos (“cuando corría en Moto2 venía siempre a verme al boxe y comentábamos la jugada, en un tipo sensacional”, dijo Márquez a El Periódico) no ha hecho otra cosa que expresar lo que piensa todo el mundo en el ‘paddock’: Márquez es un ‘canibal’, una máquina de ganar. No importa el circuito, el clima, el rival, las circunstancias del gran premio. Márquez gana porque no quiere ser segundo. Odia perder. Tras conquistar su octavo título ha empezado a marcar el terreno del 2020 y, de momento, tras sumar su quinta victoria consecutivasu 11º triunfo del año, su podio 16 en 17 grandes premios, hay que recordar que ha derrotado, en las tres últimas carreras, a los ‘antiMárquez’ del 2020: al ‘rookie’ Fabio Quartararo (Yamaha), en Tailandia y Japón y, hoy, a Maverick Viñales (Yamaha).

En busca de la Triple Corona

La carrera era para Viñales. Era el gran favorito, después de haber liderado todos los entrenamientos, meterle medio segundo ¡increíble! a los demás en el ensayo matinal de la ‘pole’ y liderar 25 de las 27 vueltas. Pero, al final, como casi siempre, acabó ganando Márquez. “Maverick era el más rápido, pero sabía que si le aguantaba su fulgurante arranque, tendría mi oportunidad en las últimas vueltas, cuando la moto se mueve, cuando el neumático trasero se agota, cuando empieza el baile, pues es el momento y las condiciones donde yo me encuentro mejor”, señaló el vencedor, que, con su victoria, ha colocado al equipo Repsol Honda a solo un punto de la Triple Corona, pues tiene a su alcande el cetro de escuderias, que añadir al de pilotos y constructores, al haber conseguido 375 puntos de los 408 que atesora su escuderia.

"'Ago' está loco: tiene el doble de títulos que yo. Desde que corría en Moto2 siente un cariño especial por mí, siempre me venía a ver y yo se lo agradezco, es un mito"

Marc Márquez

Piloto del equipo Repsol Honda y 8 veces campeón del mundo

La carrera se centro, en efecto, en el duelo esperado Viñales-Márquez, que salieron muy mal. Viñales cayó, desde la ‘pole’ a la séptima plaza, y a Márquez se le levantó la rueda delantera y perdió terreno. A partir de ahí, mientras Valentino Rossi (Yamaha)Andrea Iannone (Aprilia) y Cal Crutchlow (Honda) se turnaban en el liderato, los favoritos remontaban hasta quedarse solo en cabeza y empezar un duelo táctico y velocísimo.

“Yo sabía”, explica Márquez, “que si soportaba las diez primeras vueltas de Maverick, tendría mis opciones. Y la verdad es que me ha costado muchísimo. Ha sido en ese instante, vuelta 10 o así, cuando he pasado a Cal (Crutchlow) de forma muy bestia y nos hemos tocado, pero es que si se me escapaba Maverick uno o dos segundos, perdía la carrera”. Y, sí, Márquez, con enorme riesgo (“Emilio (Alzamora) me pidió que no arriesgase, pues este circuito es muy peligroso, pero Alberto (Puig, jefe de Honda) me dijo que metiese y ahí estaba yo, dudando”) se mantuvo tras el colín de Viñales.

El único error de Viñales

Hasta que llegó la penúltima vuelta y Márquez superó a Viñales al final de recta por velocidad punta. “Era el único sitio donde era más rápido que él”, reconoce el de Cervera. Y, a partir de ahí, dejemos que Márquez cuente la última vuelta: “La empecé en cabeza porque pensé, todo eso que tengo ganado. Si me pasaba a lo largo del circuito, tenía guardaba la última bola de partido, que era la curva de entrada en meta, que estaba seguro le hubiese pasado”.

"Solo puedo decir una cosa: prefiero acabar así, en el suelo, tras intentar ganar, que ser segundo"

Maverick Viñales

Piloto oficial del equipo Yamaha Movistar

Pero…Viñales, que falló en su adelantamiento a Márquez en la curva cuatro, trató de superarle en la curva 10, que era el punto donde le había pasado ya dos veces en carrera. “Yo sabía que en esa frenada, en la de la 10, se lo jugaría todo y cerré todas las puertas. No me dí cuenta que él se había caído y seguí tirando como un loco”. Y, sí, Viñales, en esa apurada tan bestia, falló, erró, ya salió desequilibrado de la curva 9 y, antes de la 10, en la apurada de frenada perdió el control de su Yamaha y entregó la victoria a Márquez, que se la había ganado a pulso.

"Solo puedo decir una cosa: me siento muy orgulloso y muy, muy, satisfecho del fin de semana que he hecho y, también, sí, de la carrera", comentó Viñales, tras regresar, en la moto del fotógrafo Alejandro Ceresuela a su boxe. "Y añadiré algo más: prefiero acabar así, en la tierra, caído en la batalla, antes que ser segundo. Después de la carrera que hemos protagonizado Marc y yo, debía de intentarlo".

Márquez sigue sumando

Márquez viaja a Malasia, donde, el domingo, se cierra el triple asiático en Sepang, con la friolera de 135 puntos, es decir, más de cinco victorias (125) de ventaja sobre el subcampeón Andrea Dovizioso (Ducati). Con 16 podios en 17 carreras. Más aún: con 11 victorias y 5 segundos puestos. Con 81 triunfos en total, a nueve del mítico Ángel Nieto (90), camino del récord absoluto de puntos (383 de Jorge Lorenzo, en el 2010) pues, ahora, suma 375 y convertido ya en el mejor piloto de la historia de Honda, pues hoy ha sumado su triunfo nº 55 por los 54 del mítico Mick Doohan “al que, de pequeño, cuando se peleaba en la pista con Àlex Crivillé, lo consideraba una bestia invencible. Estoy muy orgulloso de esta marca y ya anuncio que no me pararé aquí”.

Hace bien Giacomo Agostini de empezar a hacer vudú para frenar al ‘canibal’. Mucha razón.

Mundial de MotoGP: 1. Marc MÁRQUEZ (España), 375; 2. Andrea DOVIZIOSO (Italia), 240; 3. Àlex RINS (España), 183; 4. Maverick VIÑALES (España), 176 y 5. Danilo PETRUCCI (Italia), 169.