Ir a contenido

EL GRAN PREMIO DE ARAGÓN

Àlex y Marc Márquez quieren pescar más títulos

Los campeones de Cervera (Lleida), líderes de Moto2 y MotoGP, quieren consolidar sus posiciones en la carrera del domingo en Motorland

Los hermanos Márquez disfrutaron ayer de una jornada de pesca en el embalse de Mequinenza, donde tuvieron la suerte de pescar un siluro

Emilio Pérez de Rozas

Àlex y Marc Márquez pescaron ayer, en el embalse de Mequinenza, un siluro de 50 kilos.

Àlex y Marc Márquez pescaron ayer, en el embalse de Mequinenza, un siluro de 50 kilos. / ALEJANDRO CERESUELA

David, cómo no, es un loco del fútbol. No por inglés, que sí, por supuesto. Tampoco porque es de Liverpool, la ciudad que posee al actual campeón de Europa. Simplemente porque desde siempre, desde niño, soñó con ser futbolistas y ha terminado…en el embalse, pantano, estanque de Mequinenza.

Cuidado porque el asunto tiene miga. Sí, sí, se lo explico, claro. Uno no llega hasta estas sucias, marrones, aguas para no contar lo que le explican y, sobre todo, lo que ve, que no es otra cosa que a David ayudando a los hermanos Marc y Àlex Márquez a tratar de pescar un siluro grasoso de 50 kilos y dos metros de largo.

Y es que David llegó un día, hace ya más de una década, a Mequinenza, le encantó la idea de convertirse en pescador de siluros (ya saben, se pescan y se devuelven al estanque sin sufrimiento alguno) y, al final, acabó convirtiendo su divertimento en la compañía Mequinenza Dream Fishing, es decir, la manera de hacer felices a miles y miles de pescadores de todo el mundo que llegan a este curioso lugar para cumplir su sueño de pescar, durante horas y días, uno de esos inmensos peces.

Bautismo con camiseta MM93

El caso es que David acabó enamorándose de una preciosa chica de la zona, Gina. Y, hace exactamente nueve meses, tuvieron su primer hijo, Joel. Y ¿qué fue lo primero que hicieron David y, sobre todo, Gina?, pues ponerle una camiseta de Marc Márquez con el nº 93 al chavalito, apenas cumplidas las ocho primeras semanas de vida. Adoran a Márquez.

Y, de pronto, nueve meses después de ese precioso nacimiento (como todos) y siete después de hacerle la foto vestido de MM93, Gina recibe una llamada, la semana pasada, del gabinete de prensa de Dorna, la compañía que organiza el Mundial de motociclismo, en la que le sugería la idea de llevarle a Marc y Àlex Márquez a su casa, a su embalse, a su embarcadero, para intentar que disfrutase de un día de pesca.

“Miren, déjense de bromas, por favor”, les respondió Gina, que estaba segura que se trataba de una cámara oculta. “Oiga, oiga, por favor, prepárelo todo que venimos el miércoles por la tarde”. Y así fue como Gina, que había casi bautizado a Joel con la camiseta de Márquez, empezó a prepararlo todo para que los hermanos de Cervera (Lleida) pudiesen pescar un inmenso siluro y, además, simulasen (es verdad que el símil es demasiado fácil) estar pescando dos nuevos títulos mundiales, el octavo de Marc y el segundo de Àlex.

Marc se lo pasa en grande

Y así fue como Marc, que el domingo cumplirá su GP nº 200, y Àlex se presentaron ayer, a las seis de la tarde, en el embalse. “Cuando nos dijeron si queríamos participar en un evento así, también nos pareció que nos lanzaban una broma pero, luego, nos metimos en las redes y vimos los inmensos peces que hay aquí y pensamos igual es divertido y la verdad es que ha sido muy, muy, curioso y divertido”, comentó Márquez, que lidera el Mundial de MotoGP con 93 puntos (¡ven, su número mágico, su dorsal!) sobre el italiano Andrea Dovizioso (Ducati) y, si este domingo, le saca siete puntos o más a ‘Dovi’, en Motorland (Aragón), dentro de dos semanas tendrá la primera ‘pelota de partido’ para repetir título en Tailandia: sería el octavo y seis de siete en la máxima categoría.

Àlex vuelve a soñar

Àlex, en efecto, lo tiene más complicado pero, con cinco victorias espectaculares y muy, muy, autoritarias, lidera el Mundial de Moto2 después de haber logrado su primer cetro, en Moto3, en el 2014, año en que Marc logró su segundo título de MotoGP. “Estamos en el buen camino, aventajamos a Augusto Fernández, un piloto muy, muy, peleón y muy bueno, por 26 puntos y aún quedan seis carreras, es decir, 150 puntos, y, por tanto, puede pasar todo. Lo importante, que también he aprendido de Marc, es que hay que pelear siempre por el podio y, si se tercia, ir a por la victoria. Y en eso estamos”.

Pescaron un siluro, sí, de 51 kilos y casi, casi, dos metros de tamaño, con la ayuda, claro, de David. Las imágenes se verán hoy en la web motogp.com. Ellos seguirán lanzando el anzuelo en la pista para ver si pescan, como parece, otro doblete.