Ir a contenido

LA 'PHOTOFINISH' DEL GP DE INGLATERRA

Márquez: "Para ganar la guerra, hay que perder alguna batalla"

El campeón de MotoGP reconoce que es mucho más fácil correr sin presión, sin pensar en el título, que hacerlo siendo el lider que persigue conquistarlo

"A mi no me gusta perder ni al parchis pero, cuando no puedo ganar, prefiero los 20 puntos de ser segundo y escaparme en el Mundial", confiesa Marc

Emilio Pérez de Rozas

Esta fue la ’photofinish’ de Inglaterra, donde Rins ganó a Márquez por 13 milésimas de segundo.

Esta fue la ’photofinish’ de Inglaterra, donde Rins ganó a Márquez por 13 milésimas de segundo. / MOTOGP.COM

Todo el mundo lo dice en el ‘paddock’ del Mundial de MotoGP. Todo el mundo piensa lo mismo en el micromundo de 2.000 habitantes que rodea los boxes. Todo el mundo está convencido de que al mejor Marc Márquez (Honda), 26 años, heptacampeón y líder destacado del Mundial, con 78 puntos (más de tres victorias) sobre el italiano Andrea Dovizioso (Ducati), a falta de siete carreras (175 puntos), solo le faltaba una cosa, que aprendió, cuenta, en el 2015 cuando Jorge Lorenzo (Yamaha) le arrebató el título: pensar más en el título, en la clasificación general y no en ganar carreras. Esa reflexión la lleva aplicando desde entonces, éxito a éxito, título a título. Correr pensando solo en permanecer, en entrar en la historia, en sumar títulos. De ahí que su última frase sea “para ganar la guerra, hay que perder alguna batalla”.

El Márquez actual, 11 podios en 12 carrerasseis victorias (Argentina, España, Francia, Catalunya, Alemania y República Checa), cinco segundos puestos (Doha, Mugello, Assen, Spielberg y Silverstone), añade a sus manos, su fogosidad, su determinación, sus extraordinarias dotes para poner la moto a punto, su magnífica estrategia de entrenamientos, sus múltiples ‘poles’ (88, récord del Mundial) , una mentalidad ganadora que le permite arriesgar siempre, siempre, por la victoria, pero pensando que el podio es el objetivo que te da, al final de temporada, la posibilidad de coronarte, de nuevo, rey.

Dos derrotas que duelen

Esa ha sido, sin duda, la lectura de sus dos últimas derrotas por un puñado de milésimas de segundo, que le han permitido, tanto en Austria como en Inglaterra, tanto en Spielberg como en Silverstone, tanto frente a ‘Dovi’ como ante Àlex Rins, perdiendo por 213 milésimas o siendo derrotado por solo 13 milésimas, acabar feliz y sontiente, orgulloso, en el segundo escalón del podio. Cuando el domingo le preguntaron cual le dolió más, la derrota ante ‘Dovi’ en la última curva o caer ante Rins sobre la misma línea de meta, la respuesta de Márquez fue: “+78, +78”.

Y, sí, le dolió más la de Austria “porque le proporcionó cinco puntos más a Andrea, que sigue siendo el rival que tengo más cerca, pues Rins aún está a 106 puntos”. En ese sentido, Márquez, que fue espectador de privilegio de las dos celebraciones tiene muy claro que “la mayor celebración de todas, la celebración por todo lo alto, es la que se produce en Cheste, en Valencia, el último día y en esa quiero estar yo en la foto final de los tres campeones. Y, con la ayuda de Honda, con la ayuda de mi equipo, con la ayuda de todos, cada vez lo tenemos más cerca”.

Àlex Rins aplaude a Marc Márquez, en el podio de Silverstone (Inglaterra). / EFE / TIM KEETON

Márquez ya dijo, en Silverstone, el sábado, 24 horas antes de la carrera, que “mañana saldrán un montón de pilotos, por no decir todos, a ganar el gran premio; yo salgo a puntuar, a ganar el título cuanto antes, pero sin prisas”. “Hay momentos, como ocurrió en Austria y ha pasado en Inglaterra, que te tienes que tragar tu orgullo y, aunque no me gusta perder ni al parchis, reconocer que ha habido uno mejor que tú y consolarte con ser cada vez más líder del Mundial, que es lo que verdaderamente cuenta”.

“Es lo que tiene el nuevo Marc”, comentó hace semanas Dovizioso, “cuando no gana, queda segundo y así es muy difícil, mucho, restarle puntos”. Márquez lamentó lo que le ocurrió a ‘Dovi’ en la salida de Silverstone “porque no es agradable caerte sin ser tu culpa”. Pero, como siempre, dio una explicación muy sensata. “La gente dice que yo me desesperó los viernes y los sábados por ser el más rápido. Puede, pero es la única manera de conocer el límite de tu moto y, sobre todo, de poner la moto a punto para el ensayo de la ‘pole’. Y es ahí donde siempre, siempre, peleo para salir en primera línea. ¿Por qué?, porque saliendo en primera línea te evitas líos como el que le costó la caída a ‘Dovi’, que salía desde la tercera fila y eso siempre comporta un riesgo muy alto, que yo no quiero”.

"No me gusta perder ni al parchis pero, cuando es imposible ganar, hay que ser segundo, sumar 20 puntos y pensar que el título está ya más cerca"

Marc Márquez

Pentacampeón del mundo de MotoGP con el equipo Repsol Honda

Márquez, pese a la derrota ante Rins, recibió grandes elogios de todo el mundo. Por ejemplo, de su compañero de equpo, el pentacampeón mallorquín Jorge Lorenzo: “Creo que la Suzuki era la mejor moto aquí y eso se sabe desde hace tiempo, cuando ganó Viñales (2016). Pero Márquez hace la diferencia. Sigue demostrando que es el más fuerte”. O del italiano Carlo Pernat, descubridor de Valentino Rossi y una de las voces más autorizadas del ‘paddock’. “Sí, en Austria e Inglaterra ha quedado demostrado que ‘el marciano’ es vencible, sí, pero ahí está él, con 40 puntos más, pudiendo proclamarse campeón, de nuevo, con tres fechas de antelación, tal vez en Thailandia”.

Cinco temporadas extraordinarias

Porque Márquez quiere ganar la guerra, aunque persiga acabar entero, de pie, en el podio todas las batallas. Es evidente que con 11 podios en 12 carreras, Márquez lleva camino de batir su propio récord de puntos, que estableció con el título del 2014, cuando sumó 362 y se subió 14 veces al podio, con 13 victorias, lo nunca visto. El muchacho de Cervera (Lleida) suma ahora 250 puntos y restan 175. Al ritmo actual (gana o es segundo), podría, fácilmente, acercarse a los 400 puntos, claro que si se proclama campeón, como ha hecho los últimos años, con varias fechas de antelación, igual no corre los últimos grandes premios con mentalidad de récord.

Los números finales de los cinco títulos de Márquez han sido: 2013, 334 puntos, 16 podios (6 victorias); 2014, 362 puntos, 14 podios (13 victorias); 2016, 298 puntos, 12 podios (5 victorias); 2017, 298 puntos, 12 podios (6 victorias) y 2018, 321 puntos, 14 podios (9 victorias). Ahora, a falta de siete carreras, lleva 250 puntos, 11 podios (6 victorias).