Ir a contenido

RESACA DEL GP DE INGLATERRA

Rins: "Yo creo en mí, no me importa que otros no crean"

El vencedor del duelo de Silverstone reconoce que por poco pierde la carrera por dos errores tontos suyos, dos auténticos despistes al inicio y al final del GP

"No quise tirar de Marc, no quise darle el relevo porque no quería que descubriese mis puntos débiles", confiesa el lider de Suzuki, que ya ganó a Rossi en EEUU

Emilio Pérez de Rozas

El catalán Àlex Rins disfruta de la victoria en el podio de Silverstone (Inglaterra).

El catalán Àlex Rins disfruta de la victoria en el podio de Silverstone (Inglaterra). / ALEJANDRO CERESUELA

Sus trayectorias han ido siempre más o menos paralelas y ahora empiezan a cruzarse de verdad. Álex Rins (Suzuki), ganador ayer, en Silverstone, de forma brillantísima y audaz, del segundo gran premio de su vida de MotoGP, tiene 23 años, ha corrido 43 carreras en la máxima categoría y solo ha sumado ocho podios, ganando este año en Austin (Texas, EEUU) aprovechando la caída de Marc Márquez (Honda), cuando era líder destacado de la prueba. El muchacho de Cervera (Lleida), por su parte, tiene 26 años, en Inglaterra corrió su GP 120 de MotoGP, de los que ha ganado 50 y se ha subido al podio en 88 ocasiones. Bueno, también hay otra diferencia: Márquez suma ya siete títulos mundiales, por ninguno de Rins.

Es por eso, naturalmente, que Rins estaba ayer eufórico, pues había repetido la gesta de Austin elevada a la enésima potencia. Primero, porque en Texas (EEUU), cuando derrotó a Valentino Rossi (Yamaha), no estaba en pista Márquez. Y, segundo, porque la victoria de ayer frente al heptacampeón de Cervera se produjo en la última vuelta, no en la última curva como protagonizó Andrea Dovizioso (Ducati) en Spielberg (Austria), hace quince días, sino sobre la misma línea de meta de Silverstone.

Vencer a dos leyendas

“Si, me parece que el triunfo sobre estas dos leyendas del motociclismo es para estar muy, muy, orgulloso. Pero si he de escoger uno, me quedo con este ante Marc porque ha sido en los últimos metros”, comentó Rins al bajarse del podio inglés. “Sé que muchos daban por favoritos a Marc y a Fabio (Quartararo), pues es cierto que estaban un pasito por delante de los demás, pero yo siempre he creído en mí, Suzuki siempre ha confiado en mí y que mucha gente no crea en mí me da absolutamente igual. Podíamos ganar y hemos ganado”.

Rins dejó que Márquez liderase 18 de las 20 vueltas de la carrera de Silverstone. El jefe de Suzuki fue líder en la penúltima (“me equivoqué y por poco pierdo la posibilidad de victoria, pues cuando crucé la meta estaba convencido de que ya había ganado y vi que Marc no aflojaba y seguía”) y en la última, por centímetros, es decir, por 13 milésimas de segundo. “Es verdad que cuando ganas no te importa cómo ni por cuanto, ganas y eso es lo que cuenta”.

Àlex Rins escondido detrás de la cúpula de su Suzuki al cruzar, ayer, la meta de Silverstone. / ALEJANDRO CERESUELA

Cuando le comentamos que Márquez hubiese querido que le hubiera dado algún relevo durante las 18 primeras vueltas, Rins lo tiene clarísimo: “Sí, sí, ya lo he visto que, de vez en cuando, cortaba gas para cederme la iniciativa, pero yo tenía algunos puntos débiles a lo largo de la vuelta que no quería que él descubriese y por eso no he querido ponerme delante, no quería que los descubriese y me fastidiase la estrategia”.

La maniobra final

Rins reconoce que ha ido improvisando a lo largo de la carrera, sobre todo después de cometer el error de cálculo de pensar que la penúltima vuelta era la última. “Sabía que Marc se cerraría y mucho en la última curva y por eso he hecho el amago de querer pasarle por fuera. Lo que estaba haciendo era abrirme para coger mejor la entrada en la recta de meta por dentro. La verdad es que la Suzuki ha traccionado de maravilla y le he podido ganar, a toda una Honda, sobre la línea de meta”.

El piloto de Suzuki confiesa que, además de esa equivocación al contar las vueltas, también sufrió un primer despiste que por poco le cuesta la victoria. “Cuando llevábamos cinco o seis vueltas y Marc y yo ya nos habíamos escapado, se me ha ocurrido mirar hacia atrás, girar del todo la cabeza, para ver donde estaban las Yamaha de Valentino y Maverick. Y, cuando he vuelto la mirada al frente, se me ha ido de detrás, por despiste, por no tener los mil sentidos en la moto, y por poco me caigo. Ha sido un susto gordo, gordo”.

Rins, que a sus sonadas victorias en EEUU e Inglaterra suma un segundo puesto en Jerez, precisamente detrás de Márquez, es ya tercero del Mundial de MotoGP, eso sí, a 101 puntos, es decir, más de cuatro victorias (100) del líder y aún más favorito del campeonato, ya que el de Cervera aventaja ahora a ‘Dovi’ por 78 puntos, más de tres triunfos (75).

Temas: Álex Rins