Ir a contenido

ELGP DE ITALIA DE MOTOGP

Bagnaia lidera la revolución de los novatos en Mugello

El joven italiano y Quartararo dan un golpe de efecto en el primer día de entrenamientos, que solo es capaz de aguantar Márquez (6º)

Dovizioso (11º), Rossi (18º), Iannone (19º) y Lorenzo (20º) acusan los efectos del tremendo empuje de las nuevas generaciones

Emilio Pérez de Rozas

El italiano Francesco Bagnaia (Ducati) ha revolucionado hoy el primer día del GP de Italia, en Mugello.

El italiano Francesco Bagnaia (Ducati) ha revolucionado hoy el primer día del GP de Italia, en Mugello. / AFP / TIZIANA FABI

No es broma, no. No ha pasado nada. Solo ha sido el susto. Sustos como esos se producen cada día decenas, cientos, en todo el mundo. También en Mugello, el precioso circuito de la Toscana, concretamente a 20 metros de la curva llamada Palagio. Había una maleta de aluminio, carísima, sí, y los artificieros no se fiaban y la han hecho estallar. ¿Qué había dentro? Instrumentos y leña para una barbacoa. Normal. Solo ha sido un susto.

Aunque, para susto serio, el que han protagonizado los ‘rookies’ de esta temporada. Da la sensación que los ‘magníficos’ empiezan a verle las orejas al lobo. Cierto, esto está empezando y ellos, los Andrea Dovizioso (Ducati, 11º), Valentino Rossi (Yamaha, 18º), Andrea Iannone (Aprilia, 19º) y Jorge Lorenzo (Honda, 20º) tienen tiempo para recuperarse. Pero hoy, en Mugello, Francesco Bagnaia (Ducati, 22 años) y Fabio Quartararo (Yamaha, 20) les han metido el miedo en el cuerpo. A todos, menos a Marc Márquez (Honda, 6º), que ha resistido, pese al catarro y la fiebre que aún arrastra, el empuje de los novatos de MotoGP.

"Los 'rookies' que vienen de Moto2, en su primer año en MotoGP, tienen un paso por curva velocísimo. Luego, se pierde. Me pasó a mi también"

Marc Márquez

Piloto oficial del equipo campeón Repsol Honda

Si ‘Dovi’ lo tiene difícil para volver a discutirle el título a Márquez, en este 2019 deslumbrante para los atrevidos lo tendrá aún más difícil, pues al niño de Cervera (Lleida) solo se le puede arrebatar la corona ganando carreras y, ahora, la parrilla está llena de jabatos. Algo parecido o idéntico, le está ocurriendo al ‘Doctor’, que sigue en el pozo esperando resucitar el domingo, como siempre, y pidiendo a gritos “que alguien mire la telemetría y la puesta a punto de Fabio (Quartararo) pues, con una Yamaha ‘satélite’, está volando y algo habrá hecho bien”. De Lorenzo, perdón, mejor no hablemos, pues empieza a poner en tela de juicio los cinco títulos que ha ganado, sus 68 victorias y 152 podios.

Los 'rookies' se divierten

El precio de la victoria, que para Márquez parece baratísimo y no lo es no, aunque haya ganado tres de las cinco carreras disputadas (no ganó en Catar porque ‘Dovi’ le superó por 17 centímetros y no venció en Austin, porque se cayó cuando dominaba a placer la carrera), está por las nubes. Los ‘rookies’, que no tienen nada que perder, han decidido arriesgar al máximo. Bagnaia dice que es un sueño y que “aunque no he venido a Mugello a ganar la carrera, que me quiten lo bailado”. Ya ni les cuento Quartararo, que no se ha caído en todo el año y, pese a “subírseme el estómago al llegar a San Donato, una curva velocísima”, están pasándoselo en grande.

Márquez, que tiene explicación para todo (“yo, al final, no he puesto neumático nuevo y por eso me han arrebatado la primera plaza”), explica que “cuando eres joven y das el salto de Moto2 a MotoGP, el paso por curva en tu primer año es velocísimo, tremendo. Lo noté yo y lo notan ahora Bagnaia y Quartararo. Luego ya aprendes más trucos y pierdes esa velocidad en las curvas”. Pese a todo ¡ojito!, el heptacampeón de Cervera (Lleida) elogió “tremendamente” los cronos de ‘Peco’, el ‘Diablo’ y también, también, esa tremenda vuelta de ‘Polyccio’ Espargaró y su KTM, que se metieron cuartos.

Mañana, probablemente, será otra cosa. Ya más serio.