Ir a contenido

GP DE FRANCIA DE MOTOGP

Rossi: "Si no pensase que puedo ganar, me quedaría en casa"

El 'Doctor', que lleva 31 grandes premios sin ganar (Holanda-2017), cree que Le Mans puede ser el escenario ideal para volver a vencer

"Es imposible acostumbrarse a no ganar, sobre todo cuando has ganado tanto como yo, pero sigo con la misma ilusión de siempre", dice 'Vale'

Emilio Pérez de Rozas

Valentino Rossi, a la derecha, observa a Marc Márquez mientras responde en la conferencia de prensa de Austin (Texas, EEUU).

Valentino Rossi, a la derecha, observa a Marc Márquez mientras responde en la conferencia de prensa de Austin (Texas, EEUU). / ALEJANDRO CERESUELA

Todo el mundo sabe que Valentino Rossi nunca se rinde. Todo el mundo sabe que el ‘Doctor’, de 40 años, ganador de 115 grandes premios, conquistador de 234 podios y poseedor de nueve títulos, ha empezado a cumplir, como el resto de ‘magníficos’, el primero de los dos años que le restan de contrato con Yamaha. Eso sí, nadie olvida que ‘Vale’ lleva 31 carreras sin vencer, pues su último triunfo data de Assen, Holanda, en el 2017.

Pero Rossi llega a Le Mans (Francia), como siempre, animado. Sabe que será muy, muy, difícil “pues cada vez hay más motos oficiales en condiciones de ganar y más pilotos preparados, jóvenes y no tan jóvenes”. Rossi, que la última vez que venció en Francia fue en el 2008, ha sumado siete podios (cinco segundos puestos y dos terceros) en los diez últimos años en Le Mans. “No diré que es mi circuito preferido, pero me gusta”.

Acostumbrado a ganar

Cuando le preguntaron si se ve venciendo el domingo, entonces lanzó una expresión de veterano diciendo “¡uf!, eso es otra cosa, pues no sé si tenemos ya la moto lista para ganar, me temo que no, pero ilusión tengo como el primer día”. Y fue ahí donde Rossi se lanzó a tumba abierta para justificar, explicar e insistir en que “cada día que salgo de casa con rumbo a un circuito, pienso que puedo ganar. Me conocéis lo suficiente como para saber que si no me sintiese con el ánimo, la ilusión y posibilidades reales de ganar, me quedaría en casa. Es cierto que cuando uno se acostumbra a ganar, y yo ha habido temporadas que he llegado a sumar 11 triunfos (2002, con Honda y 2005, con Yamaha), es duro dejar de ganar”.

Un piloto de domingo

Rossi ha reconocido que desconoce, “y eso si me desconcierta mucho”, que no sabe en qué estado está su Yamaha y cómo rendirá en este trazado. “Sigo pensando que hay que esforzarse en todos los circuitos y, más aún, en los que no te van bien, pero ahora viene una racha de trazados que siempre me han encantado como Le Mans, Mugello, Assen, Barcelona y Sachsenring y, por tanto, habrá que aprovecharlo”.

Una cosa está clara: todos, todos, empezando por Marc Márquez y terminando por Àlex Rins, el último nuevo vencedor de MotoGP, consideran, cada viernes, cada sábado, cada domingo, que Rossi puede ganar. Es un piloto de domingos.