Ir a contenido

el campeón de Austin

Àlex Rins: "No me considero inferior a ningún piloto de MotoGP"

Entrevista al joven piloto de Suzuki tras su victoria en Estados Unidos

Emilio Pérez de Rozas

Àlex Rins, en el podio de Austin.

Àlex Rins, en el podio de Austin. / ALEJANDRO CERESUELA

Àlex Rins (Suzuki) se unió el domingo al grupo de pilotos privilegiados ganadores de un gran premio de MotoGP. Y lo ha hecho con una grandísima carrera, viniendo desde atrás y aprovechando un grave error de Marc Márquez (Honda) que controlaba ya la carrera y veía, al fondo, su séptimo triunfo consecutivo en Austin (Texas, EEUU), pero imponiéndose al final al mismísimo Valentino Rossi (Yamaha), su ídolo de niño, de joven.

-¿Qué es lo primero que ha pensado al cruzar la línea de meta? 

-Bueno, por supuesto, una sensación muy especial. Un ‘feeling’ increíble. He explotado por dentro. No me lo podía creer. Ha sido una carrera increíble, de verdad. Cuando estaba detrás de Valentino (Rossi), en segunda posición, más o menos a un segundo y medio del que fue mi ídolo de juventud, no podía tirar la toalla y por eso he empujado mucho. He tenido suerte, mucha suerte, de no cometer ningún fallo y eso que sufría mucho para parar la moto en los ángulos más bestias del circuito.

-¿Parecía como si estuviese estudiándolo, pues ha llegado fácil a él y se ha detenido unas vueltas? 

-Estaba detrás de Valentino Rossi y no era cosa de equivocarse. Da mucho respeto, mucho. Y, sí, estaba estudiándolo. De una vuelta a otra hemos rodado algo más lento y he pensado ‘ahora, ahora’ y, justo en ese instante, él ha cometido un error, extraño en él, se ha ido un poco largo al final de la recta principal y le he adelantado. Y he empezado a tirar como un loco. Los dos hemos cometido un fallo, por suerte él también lo ha cometido, en la curva 11 y nos la hemos jugado en la última vuelta.

-¿Se temía su ataque? 

-Sabía que lo intentaría. Mira que este circuito es largo, pero se me ha hecho más largo que nunca, no se acababa nunca. Teniendo a Valentino detrás tienes que temer lo peor. Es un piloto con mucha experiencia, estaba ante una gran oportunidad, pues lleva mucho tiempo sin ganar, tiene muchísima experiencia en este tipo de momentos, con muchas batallas en su cuerpo, pero he resistido.

-¿Ha aparecido al final casi sin que los demás se diesen cuenta? 

-Cuando iba detrás de Miller y era cuarto, me estaba gustando seguirle, sinceramente. He pensado, calma, no te precipites. La estrategia era, sobre todo, esperar a que a los demás se le gastasen los neumáticos pues, sinceramente, nuestra moto va muy bien en esa circunstancia pues cuida mucho más las gomas que los demás. Y así ha sido, he podido ir recuperando a medida que a ellos se les venía abajo el neumático.

-¿Ha pensado mucho en ese instante? 

-He de reconocer que desde que el año pasado y, muy especialmente, al final, en Valencia, estábamos delante, primeros en agua, con una buena moto, le vas dando vueltas a la posibilidad de ganar, de que aparezca esa oportunidad soñada. Y, quieras o no, al inicio de esta temporada me sentía muy fuerte y estaba convencido de que llegaría la ocasión. Y, mira, he ganado aquí, donde ya había ganado en las dos categorías pequeñas.

-¿Refuerza esta victoria su autoestima? 

-Es un triunfo que necesitaba yo, y mucho, tanto como Suzuki y el equipo, pues llevamos mucho tiempo preparándonos, yo, la fábrica, el equipo, para un momento así. Una victoria así es lo que más compensa por todo el esfuerzo que hay detrás de ella. Pero tenemos que seguir trabajando duro. Ganar aquí, donde Marc (Márquez) llevaba ganando seis años seguidos tiene mucho, mucho, valor y, en ese sentido, me siento muy afortunado. ¿A quién se la dedico?, bueno a todos los compañeros que han desaparecido pero, muy especialmente, a Nicky Hayden, pues este gran premio va dedicado a él y, por tanto, también mi victoria, claro.

-Desde el gran premio de Misano del pasado año no está más atrás del sexto puesto ¿se ve luchando por el título o lo descartas? 

-No descartamos nada, nada. Hemos conseguido la victoria en Texas, quien dice que no podamos volver a ganar en Jerez. Llegamos a Europa, a Jerez, muy, muy, motivados, con las mismas ganas de siempre. Una vez en Jerez hay que volver a trabajar a tope desde el viernes y, sobre todo, calificar bien.

-¿Hay alguna clave que explique este triunfo? 

-La hay, sí. He mantenido la calma cuando tocaba, cuando estaba cuarto, quinto, detrás de Miller.

-¿Ahora ya le vigilaran todos los favoritos, está ya entre ellos? 

-Y me siento orgulloso de ello. No me siento inferior a ningún otro piloto, a ningún otro campeón o favorito. Vamos a continuar dándolo todo y voy a tratar de meterles la moto en las curvas, como me la meten ellos a mí.

-¿Cree que le falta algo a la Suzuki? 

-Siempre, siempre, se puede mejorar. Los pilotos siempre pedimos más. En este fin de semana nos costaba muchísimo parar la moto, pero la base de la moto es buena.

-¿Es consciente de la alegría que ha provocado en Suzuki y en todo el equipo? 

-Soy perfectamente consciente porque sé el trabajo que han hecho y siguen haciendo. Suzuki ha apretado duro para tener una moto ganadora y lo han conseguido. Entre broma y broma, Davide (Brivio, jefe de equipo) me lo iba soltando 'hay que ganar, Àlex, hay que ganar'. Nunca con presión, sin ponerme el cuchillo en el cuello, pero todos éramos conscientes de que debíamos ganar, sí. Ya está aquí la victoria.

-Menuda foto en el podio, ¿no?, junto a Valentino Rossi. 

-Es increíble, repito, haber conseguido mi primer triunfo derrotando a mi ídolo, a Valentino, tremendo, sí. En las dos últimas vueltas he sufrido un poco, sí, de verdad, pues no sabía cuando me iba a atacar. En la frenada de la 12 me ha metido la moto y, por suerte, se ha ido largo, pero temía lo peor, sí.

Temas: Álex Rins