EL REGRESO DE UN CAMPEÓN

Pol Espargaró: "Este podio me recompensa por todo lo sufrido"

El piloto de KTM, que se ha pasado la temporada enlazando lesiones, celebra el tercer puesto de Valencia

"Éramos la mancha negra de una fábrica que lo gana todo y este podio nos dará oxígeno", señala Pol

Pol Espargaró celebra, eufórico, su primero podio en MotoGP, ayer en Valencia.

Pol Espargaró celebra, eufórico, su primero podio en MotoGP, ayer en Valencia. / MIGUEL LORENZO

4
Se lee en minutos
Emilio Pérez de Rozas
Emilio Pérez de Rozas

Periodista

ver +

Si había alguien eufórico ayer, en Cheste (Valencia), ése era Pol Espargaró. Por él, sí, claro, pero también por su familia, por si hermano Aleix, por su fábrica, la austriaca KTM. ‘Polyccio’ se sacó ayer un peso muy grande de encima. Sí, le queda la asignatura de ganar, pero todo el mundo sabe que la KTM no está aún para codearse con Honda, Ducati, Yamaha y Suzuki. “Yo, de momento, me veo incapaz de repetir este podio, veremos si Johann (Zarco, próximo piloto de KTM) lo consigue”, dijo el pequeño de los Espargaró, que aseguró que este ‘cajón’ le recompensa por todo lo sufrido.

Lo sufrido es, sí, mucho, mucho. “He tenido muchas lesiones este año y aún tengo secuelas de las dos graves lesiones de Brno. Ha sido una temporada muy dura. Si cuando estaba drogado en la clínica, me dicen que, en Valencia, me subiría al podio, les hubiese dicho que estaban locos”, señaló el catalán. “Me quite una placa en diciembre, me operé de una hernia discal en la espalda antes de empezar el Mundial, me rompí la clavícula otra vez en Brno y sufrí una lesión en la médula muy seria, mucho, me volví a romper la clavícula en Aragón y llegó a Valencia y acabó tercero. De verdad, esto parece un chiste”.

Rodeado de sus fieles

‘Polyccio’ aprovechó la ocasión para agradecer a todos los que le han ayudado a superar estos difíciles momentos. “Ahora mismo, me acuerdo de mujer, de mi familia, de mi preparador, mis amigos a los que les he dado, mucho, mucho la lata y de todo mi equipo, que ha estado varias carreras sin mí y han tenido que subir a mi moto a pilotos que han dado el máximo encima de la moto cuando yo no estaba y todo, todo, ha sido muy complicado, así que acabar el año con este podio ha sido estupendo y muy, muy, gratificante”.

Espargaró cree que este tercer puesto, este podio, “es el pago que me llevo por todo el sufrimiento y si esta ha de ser la recompensa, lo volvería a repetir aunque fuese tan duro como ha sido”. Tan sufrido, dice, como la última vuelta del gran premio de ayer, en Cheste. “Yo creo que me iban alargando las curvas en la última vuelta. La cabeza, en esos casos, te traiciona, te hace pasar malos ratos y la entrada a meta me parecía cada vez más lejos y la recta más larga y no me lo creía. Yo solo me agarraba fuerte al manillar y pensaba ‘algún día llegaré’ y, finalmente, he cruzado la meta”.

"La última vuelta se me ha hecho eterna, parecía que llevase un año sobre la moto, la meta no llegaba nunca"

Pol Espargaró

Piloto oficial de KTM

‘Polyccio’ reconoce que la alegría y la felicidad por este primer podio suyo (y de KTM) en MotoGP está muy repartida. “Para mi este podio es algo muy bestia, después de tanto tiempo es algo muy bonito pero, sobre todo, para KTM. El esfuerzo, el dinero y las mejoras que están intentando traer a los circuitos, a este mundo tan sofisticado, tan complejo, tan competitivo, tan peleado, con estas fábricas tan poderosas y pilotos tan talentosos como Àlex Rins, por ejemplo, merecía un día como este. No es fácil, no, pues cuando la moto está bien has de ser tú quien ponga el resto y no siempre se logra. La familia de KTM, que lo gana absolutamente todo en motocross, en tierra, nos miraba porque somos un poquito la mancha negra, la velocidad, así que este podio será una bombona de oxígeno para todos”.

Oportunidades perdidas

Noticias relacionadas

Pol insistió en que alguien le está devolviendo todo lo que le ha ido quitando, gran premio a gran premio, esta temporada. “Este es el precio justo a nuestra insistencia y esfuerzo”. Espargaró cree que ha estado varias veces a punto de conseguir el ‘cajón’ pero que nunca tuvo la suerte de ayer cuando se cayó Valentino Rossi. “En Sachsenring-2016, cuando llovió, paré con Marc y me caí en esa misma vuelta. Marc ganó con una mano y creo que yo hubiese podido subirme al podio en aquella ocasión”.

Finalmente, Pol elogió la gran profesionalidad del equipo KTM. “Ayer fue uno de esos días en los que un gran equipo demuestra por qué es un gran equipo. Llegué chorreando al box tras detenerse la carrera. Solo tenía ganas de cambiarme de ropa. Me dolía mucho el gemelo derecho pues, en la caída, había sufrido un golpe muy duro. No sabía qué hacer y, de pronto, empezaron a aparecer gente del equipo que supo calma, pausa y me organizó el regreso a la pista a las mil maravillas. Sí, KTM estuvo genial”.