Ir a contenido

PENSANDO EN EL MUNDIAL-2019

Lorenzo: "Sería un milagro ganar el título en mi primer año con Honda"

El tricampeón mallorquín asegura, en Milán, que vivirá con humildad su nuevo proyecto junto a Márquez, pero que no piensa renunciar a nada

"Si eres fuerte, eres veloz con todas las motos", señala el aún piloto de Ducati, que quisiera despedirse de la firma italiana ganando en Valencia

Emilio Pérez de Rozas

Jorge Lorenzo quiere ganar para Ducati, en Valencia, dos días antes de probar la Honda del 2019.

Jorge Lorenzo quiere ganar para Ducati, en Valencia, dos días antes de probar la Honda del 2019. / GETTY / MIRCO LAZZARI

Jorge Lorenzo, como muchísimos otros pilotos mundialistas, ha regresado del periplo por Japón, Australia y Malasia, curiosamente, donde, por lesión, no pudo participar en ninguno de los tres grandes premios, y se ha trasladado esta semana a uno de los grandes salones, el EICMA, de Milán, de motociclismo. Tras acudir al stand de Ducati, el tricampeón mallorquín de MotoGP habló de su presente y, también, de su futuro en el stand de su firma de cascos, Shark. Y ahí dijo que quiere ganar en Cheste (Valencia), la próxima semana, "para despedirme con buen  sabor de boca de Ducati" y que, dos días después, empezará a trabajar con su nuevo equipo, el 'team' Repsol Honda, "con mucha humildad y mucha ilusión", pero sin renunciar a nada. "Eso sí, creo que sería un milagro volver a ganar el título en mi primer año con Honda".

No hay que dudar de Lorenzo

Lorenzo afirmó, en Milán, que se encuentra mucho mejor de su brazo izquierdo y que, por tanto, espera estar a un gran nivel, la próxima semana, en el cierre del Mundial de MotoGP, que tendrá lugar, como siempre, en Cheste (Valencia). "Sé que no estaré al cien por cien, tal vez al 80 o 90%, pero espero que sea suficiente para poder pelear por la victoria o el podio, pues quiero despedirme de Ducati con buen sabor de boca". Eso sí, el desplazamiento a Valencia se producirá con el ambiente muy, muy, enrarecido en el seno del equipo de Borgo Panigale, ya que la crítica de Andrea Dovizioso a Lorenzo al intuir el italiano que el mallorquín se había borrado del GP de Malasia, produjo una respuesta durísima de Lorenzo en las redes sociales, que los responsables del equipo han tratado de suavizar, pero que les ha sido imposible. "En Malasia podía haber corrido, sí, pero para intentar no ser el último y eso, la verdad, no tenía sentido".

"Todo el mundo decía que Lawson, acostumbrado a la Yamaha, no ganaría con la Honda porque era una moto muy agresiva. Y ganó"

Jorge Lorenzo

Piloto oficial de Ducati

De su próxima aventura en Honda, Lorenzo no puede sentirse más feliz. "Tengo una curiosidad tremenda por saber cómo me irá esta aventura", comentó el mallorquín, en declaraciones que recoge la web gpone.com. "Me encontraré ahí al actual campeón, Marc Márquez, y, de la misma manera que aprendí de Valentino (Rossi) cuando estuve en Yamaha, estoy seguro que aprenderé de Marc, aunque también sé que él aprenderá de mi, de mi telemetría y de mi manera de trabajar, aunque yo aún debo conocer los métodos de trabajo de Honda".

Imposible ganar el primer GP

Pese a que insistió en que, ahora, está muy centrado en tratar de acabar bien su relación con Ducati, Lorenzo reconoció que, pese a lo que se comenta en el 'paddock' del Mundial de MotoGP, él cree que todo buen piloto debe saber adaptarse a todas las motos. "Cuando Eddie Lawson cambió de Yamaha a Honda, todo el mundo dijo, también, que no la dominaría, que era una moto imposible para él, pues precisaba un pilotaje muy agresivo. Lawson la dominó, la hizo suya y ganó el título". Todo eso ocurrió en 1989.

"Es evidente", siguió comentado Lorenzo, "que sería poco menos que un milagro ganar el título en mi primer año con Honda, pese a que, insisto, si te sientes fuerte puedes ganar con cualquier motod". Cuando le preguntan qué daría por vencer a Marc Márquez en el primer gran premio del 2019, en Catar, el tricampeón mallorquín dice "no daría nada". Y añade: "Será casi imposible aunque, a veces, ocurren milagros o cosas imprevisibles. Yo, insisto, iré a Honda a trabajar duro y con humildad y sé que mi debut, en Catar, será durísimo aunque espero ¡ojalá! acabar entre los cinco primeros".