Ir a contenido

GP DE MALASIA DE MOTOGP

Lorenzo tampoco podrá correr en Malasia

El tricampeón mallorquín aún no ha tomado la decisión, pero hoy ha sido el último en los entrenamiento, a casi cuatro segundos del mejor crono de Rins

Ducati, que aún tiene posibilidades de conquistar el título de constructores, cetro importantísimo para las marcas, espera poder subir a Pirro en su moto

Emilio Pérez de Rozas

Jorge Lorenzo (Ducati), en Sepang (Malasia), poco antes de salir hoy a pista.

Jorge Lorenzo (Ducati), en Sepang (Malasia), poco antes de salir hoy a pista. / ALEJANDRO CERESUELA

Hay quien comenta en el ‘paddock’ de Sepang, sede del Gran Premio de Malasia, que podría ser un tema contractual, en el sentido de que el acuerdo por dos temporadas que, en su momento, firmaron Ducati y el tricampeón Jorge Lorenzo puede que obligue al mallorquín a presentarse en el circuito, tras tres grandes premios sin correr, para demostrar que está incapacitado físicamente para subirse a la ‘Desmosedici’ y competir.

Quienes así opinan también dicen (y eso tiene mucho sentido) que la firma italiana no está en condiciones de exigir nada a Lorenzo pues, tras el accidente sufrido por el mallorquín en Tailandia, ellos mismos reconocieron que su piloto se había caído y lesionado por un fallo en su moto. Es evidente que se trata de deportistas que se resisten a no correr y, por tanto, puede que Lorenzo esté, simplemente, forzando la situación para demostrar que su intención, desde el primer momento, ha sido correr. Pero la verdad es que, aunque haya mejorado con respecto a la semana pasada, le sigue doliendo en las frenadas y en los cambio de dirección, ya que las lesiones de ligamentos son, en ese sentido, muchísimo más delicadas, sobre todo a la hora de recuperarse, que las fracturas de hueso.

Muchas ausencias

La verdad es que toda esta historia de Lorenzo, sus lesiones, recuperación y, finalmente, operación en Barcelona, es el cuento de nunca acabar. No pudo correr, logicamente, en Tailandia, no corrió en Japón, tmpoco en Australia y se ha presentado en Malasia con la mano izquierda protegida y sin recuperarse del todo. Es evidente que el serial concluirá mañana, a media mañana en Sepang, cuando el piloto y los médicos le certifiquen a Ducati que no está para correr.

El mallorquín, que lleva un final de temporada horrible tras ganar en Italia, Barcelona y Austria, ha sido hoy el último en las dos sesiones de entrenamiento de la penúltima carrera del año, quedando a 3.596 segundos del mejor crono, protagonizado por el catalán Àlex Rins (Suzuki). Y, sí, Lorenzo, acaba de reconocer que no lo ha pasado bien aunque tampoco ha sido un calvario. “Simplemente, tras la operación, debía estar tres semanas con el yeso y me lo he quitado a los siete días”, comentó, dando a entender que, aunque todavía no ha decidido nada, mañana, tras el primer entrenamiento de la última jornada, dirá que no puede correr y permitirá que el italiano Emanuele Pirro, piloto probador de la firma de Borgo Panigale, se suba a su moto.

Las aspiraciones de Ducati

La verdad es que, al margen de que el italiano Andrea Dovizioso (Ducati) esté peleando con su compatriota Valentino Rossi (Yamaha) por el subcampeonato, la firma italiana tiene aún posibilidades, difícil, pero las tiene, de conquistar el título de constructores, un auténtico tesoro para los grandes fabricantes, pues es el único galardón que les permite decir que son campeones del mundo de marcas. Honda suma ahora 339 puntos y Ducati está a solo 39. En el campeonato de escuderías, Ducati va por detrás del ‘team’ Repsol Honda, líder con 391, y de Movistar Yamaha, que está a solo 16 puntos del equipo hispano-japonés. Por lo tanto, para Ducati sería importante que Pirro sustituyese a Lorenzo, que anoche ofreció, insisto, muy malas sensaciones pero no quiso decir si correría o no.

Temas: Jorge Lorenzo