Ir a contenido

EL PILOTO DE MODA

Márquez hará, él solito, campeón a Honda y a Repsol

El tetracampeón del mundo cátalán está recibiendo muy poca ayuda de Pedrosa y Crtuchlow para conseguir los objetivos de esta temporada

"Los japoneses del equipo estaban ansiosos porque consiguiera tener la primera oportunidad de título en Japón", reconoce el lider de Honda

Emilio Pérez de Rozas

rMarc Márquez celebra, desde el podio de Buriram, su séptima victoria del año con su equipo.

rMarc Márquez celebra, desde el podio de Buriram, su séptima victoria del año con su equipo. / ALEJANDRO CERESUELA

Él se lo guisa y él se lo come. Rodeado de su familia, protegido por sus amigos, a hombros de su equipo, idolatrado por los japoneses, Marc Márquez Alentá volvió a demostrar ayer que va camino de convertirse en el mejor piloto de todos los tiempos.

No solo tiene en las palmas de sus manos su séptimo título mundial, con 25 años (solo dos cetros menos que el mítico Valentino Rossi, que tiene 14 años más), sino que, dentro de quince días, igualará al no menos laureado Mick Doohan, al convertirse en pentacampeón de la categoría ‘reina’. Y todo eso, cinco títulos en seis años, después de ser, en el 2013, año de su debut, el chico que estableció nuevos récords de precocidad en todo: ‘pole’, vuelta rápida, podio, victoria y cetro mundial.

“Este fin de semana han sido los japoneses los que me han puesto las pilas, los que estaban más motivados que nunca”, aseguró Márquez. ¿Por qué?, porque no hay nada más grande para Honda Motor Corporation y su presidente Takahiro Hachigo, que conquistar un nuevo cetro mundial en casa, en Motegi, en su circuito, en su montaña mágica, ante más de 100.000 compatriotas. Y en eso están, todos, desde Yoshishige Nomura (presidente de HRC) a Tetsuhiro Kuwata (director técnico de HRC). Si Márquez acaba por delante de Andrea Dovizioso (Ducati), en Japón, hará que Hachigo se sienta el hombre más feliz del mundo.

Todos los récords de Buriram

De ahí que el de Cervera (Lleida) haya logrado este fin de semana lo nunca visto: ganarlo todo, todo, todo. Consiguió la ‘pole’ (1.30.088 minutos) pese a sufrir su caída nº 17 de la temporada, lideró la parrilla después de hacer el mejor crono en las dos ‘qualis’, Q1 (1.30.031) y Q1 (1.30.088), ¡lo nunca visto!, hizo la vuelta rápida en carrera (1.31.471), alcanzó la máxima velocidad punta (328,8 kms/h.) y consiguió la 68 victoria de su vida, igualando la marca de Jorge Lorenzo.

Márquez, él solito, sin la ayuda de nadie, lidera el Mundial de pilotos, con 77 puntos más que ‘Dovi’ y 99 más que Valentino Rossi. Y, encima, permite, él solito (Dani Pedrosa se cayó y Cal Crutchlow acabó séptimo), que Honda encabece el Mundial de constructores (¡vital para Hachigo, que es el único que quiere ganar!) con 33 puntos más que Ducati. Y más, mucho más, también él solito hace que la escudería Repsol Honda lidera el campeonato de equipos, con 34 puntos más que Movistar Yamaha.

Celebración en Japón o Australia

“Los japoneses, mis japoneses, tenían este fin de semana un cosquilleo especial en el cuerpo, pues buscaban conseguir nuestra primera ‘pelota de partido’ para poder coronarnos, de nuevo, en casa”, reconoce Márquez. “Pero, ¡ojito!, porque en Motegi las aceleraciones son vitales y ‘Dovi’ pilota un cohete”. Ni que decir tiene que Márquez no quiere hablar de título, aunque preferiría celebrarlo en el karaoke de Japón que en la fiesta de disfraces de Phillip Island (Australia). “Los dos sitios son divertidísimos, lo importante es ganarlo, pero este es un deporte de mucho riesgo, donde hay caídas, roturas, lesiones y puede pasar de todo. De momento, vamos bien, vamos bien”. Y aparecen las carcajadas. Las de siempre.