Ir a contenido

MUNDIAL DE MOTOGP

Lorenzo viajará a Tailandia con la intención de correr

El tricampeón mallorquín mejora de sus fracturas en el pie derecho, pero hasta que no pruebe en el circuito no sabrá si podrá correr

Jorge, que tiene ya muy lejos la posibilidad de ser el mejor 'ducatista', intenta ayudar a su marca a conseguir el título de constructores

Emilio Pérez de Rozas

Jorge Lorenzo (Ducati), en una imagen reciente en su gimnasio.

Jorge Lorenzo (Ducati), en una imagen reciente en su gimnasio. / TWITTER DE JORGE LORENZO

Jorge Lorenzo, piloto oficial del equipo Ducati, ha decidido viajar a Tailandia, sede del próximo gran premio del Mundial de MotoGP, el fin de semana que viene, con la intención de tratar de competir pese a que todavía no se ha recuperado del todo de las lesiones que se produjo en su pie derecho, como consecuencia de la caída sufrida en la primera curva del Gran Premio de Aragón, que se disputó en Motorland (Alcañiz) y que, posteriormente, provocó una fuerte polémica al acusar el tricampeón mallorquín a Marc Márquez (Honda) de su accidente. Con el paso de las horas, Lorenzo y Márquez se cruzaron mensajes a través de las redes sociales y, al parecer, aclararon las cosas.

Radiografías esperanzadoras

Lorenzo sufrió "luxación metatarso falángica del primer dedo del pie derecho y fractura subcapital sin desplazamiento del segundo metatarsiano", necesitando que se le inmovilizase todo el pie hasta hace un par de días. El piloto de Ducati, cuarto del Mundial de MotoGP tras Márqiez, Andrea Dovizioso y Valentino Rossi, pasó revisión médica ayer en Barcelona y, aunque la evolución de la lesión ha sido favorable, la zona sigue estando inflamada. Las radiografías, según informa gente de su entorno, han salido bien y eso es, fundamentalmente, lo que más anima a Lorenzo a viajar a Tailandia y, pese a los posibles riesgos que supondría una nueva caída sin estar el pie curado, el piloto de Ducati tomará una decisión una vez llegado a Buriram.

Lucha por el título de constructores

Todo parece indicar que si viaja es porque Lorenzo quiere probarse en los primeros entrenamientos del viernes del nuevo circuito que albergará el Mundial de MotoGP. No solo porque su espíritu competitivo le impide estar en casa, cosa que ocurre con todos los pilotos (Tito Rabat, en una situación mucho peor, también quiere intentarlo), sino porque su fábrica, que dejará de serlo una vez concluya el campeonato, se está jugando el Mundial de constructores con Honda, de la que le separan solo 28 puntos cuando aún hay en juego 125.

No olvidemos, además, que Lorenzo intenta despedirse demostrando que es el mejor piloto de Ducati, cosa sumamente difícil ya que se encuentra a 44 puntos de su compañero de equipo, el italiano Andrea Dovizioso, que ocupa la segunda plaza del Mundial.