Ir a contenido

GP DE HOLANDA DE MOTOGP

La historia de cómo Lorenzo fichó por Honda

El miedo de algunos pilotos a ser rivales de Márquez, el incomprensible "no" del joven Mir y el desprecio de Ducati al Lorenzo propiciaron el fichaje del año

Márquez, que hubiese podido vetar el acuerdo, no solo dio su visto bueno sino que le dijo a sus jefes que habían hecho bien en fichar a uno de los mejores

Emilio Pérez de Rozas

Jorge Lorenzo, en Venecia, antes de un acto promocional del GP de Italia.

Jorge Lorenzo, en Venecia, antes de un acto promocional del GP de Italia. / MOTOGP.COM / DIEGO SPERANI

No fue tan sencillo como acercarse a la Real Federación Española de Fútbol, depositar un talón del banco de Catar por valor de 222 millones de euros y llevarse a Neymar Júnior. No. La llegada de Jorge Lorenzo al equipo Repsol Honda, campeón del mundo de MotoGP gracias al prodigioso e intrépido Marc Márquez, fue fruto de alguna carambola, de un error de cálculo del joven mallorquín Joan Mir, que rechazó una fabulosa oferta de la mejor fábrica del mundo, del tremendo enfado del tricampeón mallorquín, que se sintió despreciado por Ducati y, sobre todo, del arrojo de los responsables de la firma alada que decidieron aceptar el reto de unir, bajo el mismo techo, a dos de los más grandes campeones de la historia, Márquez y Lorenzo, que suman 11 títulos, 450 grandes premios, 131 victorias y 257 podios.

Ninguno de los consultados en esta historia puede precisar cuándo empezó todo, pero el inicio está muy cerca del relevo, al frente de la parte deportiva de Honda, del italiano Livio Suppo por Alberto Puig, hombre de confianza de la firma japonesa en los últimos 25 años. Nadie duda que, en ese instante (estamos en las semanas previas a la Navidad pasada), tanto Yoshishige Nomura, presidente de Honda Racing Corporation (HRC), como Tetsuhiro Kuwata, su mano derecha, tenían ya decidido que, mientras en España se saboreaban los turrones, ellos firmarían la renovación de Márquez por los próximos dos años. Como así fue. "Cuando los japoneses no dudan, ejecutan al instante; cuando dudan, pueden pasar meses", señala una fuente que los conoce muy bien.

El ultimátum a Pedrosa

La duda, cómo no, era si mantener, un año más, la confianza en Dani Pedrosa, que cumple su 13º año sin conseguir el título grande aunque, eso sí, siendo él único piloto que, como mínimo, ha ganado un GP cada año. Desaparecido Suppo, que protegía a Pedrosa tras unos primeros años duros, agrios, por la presencia de Puig al lado del piloto de Castellar del Vallès, Honda decide darle un margen a Pedrosa hasta el GP de Barcelona, al que llegó en 12ª posición del Mundial sin un solo podio, lo que le sentenció definitivamente.

Marc Márquez y Jorge Lorenzo dedican su podio de Barcelona al joven fallecido Andreas Pérez. / AFP / JOSEP LAGO

Justo en esos días, Albert Valera, mánager de Lorenzo, le dijo a Carmelo Ezpeleta que Ducati les había mostrado "una oferta de renovación tan humillante, que sospechamos que quieren que nos vayamos". Existe, por tanto, la posibilidad de que Lorenzo se jubile si no encuentra una moto competitiva. De ahí que Ezpeleta, que valora enormemente al tricampeón mallorquín, propiciase la llegada de Petronas a MotoGP, de la mano de Yamaha, con motos competitivas que, en principio, estaban destinadas a Lorenzo y que ahora serán aprovechadas por Pedrosa.

El 'staff' de HRC se plantea un doble camino para resolver la sustitución de Pedrosa: o la vía de futuro, con un joven prometedor, o la vía palmarés. Honda, que sabe que está ofreciendo la mejor moto del 'paddock', empieza a sentir en sus carnes el temor que provoca ser compañero de Márquez y fichar por un equipo que, desde el minuto uno, exige ganar. Por eso Nomura y Kuwata sospechan que Johann Zarco se asustó y prefirió firmar por KTM; por eso dudan que Andrea Dovizioso, que pretendía hacerse con esa RC213V, tuviese intención, finalmente, de aceptar el reto de codearse con el 'nen de Cervera' con su misma moto.

El 'no' de Joan Mir a Honda

Eso sí, lo que no entienden en Honda y aún no le han encontrado una explicación (ni siquiera los 500.000 euros de más que, dicen, recibirá el mallorquín) es el 'no' rotundo de Joan Mir, de 20 años y campeón de Moto3 (2017) gracias a Puig lo rescatase de KTM y le diese la mejor Honda, a la espectacular y metódica oferta de HRC, que le ofrecía tener, en el 2019, una Honda oficial, supervisada directamente de fábrica, y el salto, en el 2020, a la moto de Pedrosa, convirtiéndose en el compañero de Márquez tras un provechoso aprendizaje en un equipo de fábrica. Mir dijo 'no' desde el primer día: "Quiero status oficial ya, que es lo que me ofrece Suzuki". Ni Nomura, ni Kuwata, ni, por supuesto, Puig, entendieron el rechazo a su propuesta que era el relevo 'vía futuro' de Pedrosa.

Mientras todo eso ocurría, Lorenzo se daba cuenta de que Yamaha no iba en serio con su proyecto Petronas, idea que, probablemente, haya cambiado ya en el caso de Pedrosa, pues necesitan un tercer piloto ganador, dado que Valentino Rossi y Maverick Viñales llevan un año sin ganar. Nadie sabe precisar el momento del encuentro entre Puig y Lorenzo (hay quien habla de una milagrosa llamada), pero EL PERIÓDICO está en condiciones de asegurar que pudo ser un 'face to face', entre camiones, en el test del 22 de mayo, en Montmeló, donde los equipos de MotoGP estrenaron el nuevo asfaltado.

Jorge Lorenzo (Ducati), triunfante y feliz en lo más alto del podio de Montmeló. / EFE / ANDREU DALMAU

Puig y Lorenzo se vieron y hubo química desde el minuto uno, pese a que el exmánager de Pedrosa fue una de las personas que más roces tuvo con el mallorquín cuando defendía a Dani. Pero también era la única persona que tenía en sus manos el sueño de su vida: la Honda oficial. Hablaron tres minutos de dinero, solo tres minutos. Lorenzo, que está dolorido con Ducati, "casi vengativo", dicen en su entorno, perderá dinero con respecto a su actual ficha, pero, si gana, sus ingresos serán importantes.

El visto bueno de Márquez

Ni Nomura ni Kuwata creyeron nunca que Lorenzo pudiese encajar en sus presupuestos, cosa que sí pensó Puig al ver las ganas que el tricampeón mallorquín tenía de aceptar el reto de medirse con Márquez. ¿Y qué dijo Márquez cuando fue consultado por sus jefes, como paso previo a ofrecerle el contrato definitivo a Jorge? "Jamás vetaré a nadie. Debéis fichar al mejor. Si es bueno, aprenderé de él; si no es tan bueno, le ganaré".

Honda está admirada del campeón que tiene en casa. "Su seguridad es enorme; su capacidad mental, tremenda; son sus ganas de aprender lo que le hacen casi invencible y, por supuesto, la seguridad que tiene en sí mismo. Estamos convencidos de que, el año que viene, veremos al mejor Márquez de la historia porque dará el último paso en su progresión. ¿Por qué? Porque lo va a necesitar para ganar a Lorenzo".

Temas: Jorge Lorenzo

0 Comentarios
cargando