Ir a contenido

REACCIONES EN QATAR

Márquez: "¡Que empiece la fiesta!"

Márquez admite que arriesgó más de la cuenta para intentar derrotar a Dovizioso, "pero si no lo intento, no hubiese dormido tranquilo", dice

Emilio Pérez de Rozas

Márquez felicita a Dovizioso.

Márquez felicita a Dovizioso.

"Y pensé ¡qué caray! ¡que empiece el espectáculo!". Marc Márquez, que se ha pasado la vida oyendo a los suyos, a todos, a su familia de casa y a su familia del paddock, a ingenieros y amigos, a su mánager y a su entrenador personal, que no debía ser tan impulsivo, arriesgar tanto, jugársela cada vez, dice haber cambiado, pero no es verdad. "Sí lo es, sí", cuenta. "Ahora solo arriesgo cuando creo que la recompensa lo merece y, sobre todo, cuando creo que puedo ganar. Y hoy (por anoche), podía ganar, pero, en la última curva no salió todo cuadrado, me descompuse un poco y es que iba a tope".

Márquez reconoce que ese tres de tres que Andrea Dovizioso tiene con él, en los duelos cara a cara (Austria 2017, Japón 2017 y Qatar 2018) no le preocupa lo más mínimo. Sí, es cierto, pura verdad, que él atacó a muerte en esos tres finales, en esas tres últimas vueltas, tres últimas curvas, en las tres rectas, y perdió. "Pero los tres sitios son circuitos que no son míos, que no me gustan, que no les va ni a la Honda ni a mi pilotaje y, por tanto, el dolor es menor. Veremos si le gano en el cuarto intento".

El nen de Cervera confiesa que se ha pasado la carrera esperando que llegase Dovi a la cabeza. "Estaba esperando al rojo porque sabía que llegaría, sabía que esta era su carrera, su circuito, una de las que podía ganar". Y el rojo llegó. "Y, cuando llegó, me enganché a él, pero sufrí muchísimos. Iba colgadísimo. Se movía la rueda delantera ¡y suerte que escogí la goma dura!, temblaba la trasera, cada vez que apuraba la frenada era una montaña rusa. Iba al 120x100 de mis posibilidades. Pero debía engancharse a Dovi, tanto que, cuando él llegó, rodamos un segundo más rápido por vuelta. Por eso nos escapamos de todos".

Arriesgar para ganar

Y, a partir de ese instante, había que jugársela mientras admitía, con su dedo pulgar derecho clavado en su cuello, que iba fuera de sitio. "El podio es sensacional, el segundo puesto muy bueno y el espectáculo que hemos dado el que se merecen la afición". Si no hubiese arriesgado en la última vuelta "acabo el séptimo u octavo". Y, sí, según el tetracampeón "solo cuadrándose las cosas en la última curva hubiese podido ganar, pero no se dio".

Solo ha perdido cinco puntos en casa de Ducati, en un trazado que no le gusta. "El jueves, cuando llegue, hubiese firmado este segundo puesto con sangre. Pero, eso sí, si no lo intento, no duermo tranquilo". Lo intento y, como siempre, levantó al público (poco) de sus asientos y a millones de motards del sofá. 

Rossi: "Dovizioso y Márquez son los favoritos"

Iban anoche eufóricos. Lógico. Se lo merecían. En una parrilla plagada de jabatos, dos veteranos como él, de 39 años, y Andrea Dovizioso, 31, habían emparedado en el podio al joven Marc Márquez (25), seis veces campeón del mundo, el tetracampeón más joven de la historia de MotoGP y el muchacho llamado a seguir rompiendo todos los récords de precocidad. "Estoy contentísimo ¡claro que sí! Ha sido una carrera muy dura, emocionante y disputada y hemos acabado en el podio. Tanto Andrea como Marc están un pasito por delante. Son los favoritos, pero esto acaba de empezar y el comportamiento de la Yamaha demuestra que podemos mejorar. He ido detrás de ellos y sé que decirles a los ingenieros de Yamaha para mejorar», contó Rossi al bajarse del podio. Rossi, que sigue acumulando carreras (366) y podios (228), espera plantar cara durante todo el año a los que considera los dos grandes favoritos al título. "Va ser, lo dije el jueves, un campeonato muy igualado y espero estar ahí aunque, a veces, como hoy (por ayer), tenga que dar el 120x100 de mi capacidad como piloto". Eso sí, el Doctor reconoció que ya está mucho mejor de su pierna dañada. 

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.