Ir a contenido

Márquez vuela en el Circuit

El tricampeón de MotoGP lidera los ensayos con 10 pilotos en un segundo

EMILIO PÉREZ DE ROZAS / MONTMELÓ

Márquez, durante los ensayos en Montmeló.

Márquez, durante los ensayos en Montmeló. / EFE / JESÚS ROBLEDO BLANCO

El Mundial de MotoGP de este año es, sin duda, uno de los campeonatos más fascinantes de las últimas décadas. Por muchos y diversos motivos que, curiosamente, se han dado cita, todos, todos, en el Circuit de Catalunya, sede del séptimo gran premio de la temporada después de que Maverick Viñales (Yamaha), sólido líder, ganase en Catar, Argentina y Francia; Marc Márquez (Honda), le replicase contundentemente en Austin (Texas, EEUU); Dani Pedrosa (Honda) se pasease por Jerez y Andrea Dovizioso (Ducati) gritase un ¡yo también gano! ante más de 97.000 'tifosi' en Mugello, que no fue Mugiallo porque falló Valentino Rossi (Yamaha), que lleva ocho años persiguiendo el décimo.

El campeonato es apasionante porque tiene un líder, Viñales, que se quiere comer el mundo pasando, incluso, por encima del icono de las dos ruedas; su compañero Rossi desea reducir al tricampeón actual y más joven de la historia, Márquez, conteniendo, un año más, la pasión de Pedrosa, que persigue su primer título grande y apaciguando las ansias de 'campeonar' de la poderosa Ducati-Audi, que se ha gastado 12 millones de euros por temporada para tener al tricampeón Jorge Lorenzo y tratar de alcanzar la gloria.

Maverick Viñales

piloto de movistar-yamaha

No tengo agarre con ninguna rueda. Es un desastre, no me había pasado nunca. Veremos»

Y llega Montmeló, el Circuit, Barcelona, Catalunya y, de nuevo, hay lío con el trazado. Y, de nuevo, hay cachondeo con los neumáticos Michelin. Y, de nuevo, unos dicen, ya el primer día, que es imposible ganar y otros sueñan con que, esta vez sí, les ha tocado la lotería de las ruedas buenas. La verdad es que este viernes Márquez voló, pero lo explicó: «Porque hicimos un test hace pocos días y eso se nota, como se notó el viernes de Le Mans que Yamaha había ido a probar unos días antes allí». Ya ven, pura lógicade campeón.

LA PROTESTA DE VIÑALES

Pero Viñales, mientras, ha insultado a los ingenieros de Michelin diciendo que las ruedas que han traído aquí son una porquería, que no se agarran al asfalto y que ¡ya vale, hombre! Rossi, su compañero de box, le ha contestado que no hay para tanto «que el problema es del asfalto del Circuit, que debe cambiarse ¡ya! y que está en las últimas». Y Márquez también le ha enviado un recadito al flamante nuevo líder de Yamaha: «No es para tanto. Maverick debería de saber que es viernes y, seguro, que este sábado se meterá en primera línea de la parrilla».

Lo cierto es que los Michelin están siendo un poco lotería. En Mugello no fueron bien para la Honda y aquí se intuye que no irán bien para la Yamaha, pero tanto Rossi, como Márquez, como Pedrosa, que son los que más saben, dicen que «con más calor y más vueltas, puede cambiar todo». Para ellos, Viñales corrió demasiado a la hora de vomitar sobre Michelin, que le habrá vuelto a enviar un correo de protesta a su portátil, fijo. O eso dice él que hacen cuando se queja de las ruedas para pedirle moderación, fe.

CAMBIO DE PISTA

Mientras Rossi dice que la 'chicane' nueva «no sirve para nada», pide que se reasfalte el Circuit («que es mi trazado favorito, o uno de ellos») y sugiere que «corramos, el año que viene, en la pista de F-1» (es decir, el Doctor considera que el Circuit ha tirado el dinero ¡vaya! ¡y lo pidieron ellos!), Márquez sobrevuela la pista, liderando un grupo de diez pilotos metidos en el mismo segundo: Márquez, Lorenzo, Jonas Folger, Dovi, Danilo Petrucci, Tito Rabat, sí, sí, Tito, Johann Zarco, Pedrosa, Álvaro Bautista y, cómo no, el Doctor.