Hay unos 70 alumnos que no saben donde empezarán el próximo curso escolar

La Generalitat y el Ayuntamiento de Mollet abordan el futuro de la escuela Can Vila

  • El Departamento de Educación propone trasladar los alumnos a una escuela pública o, en su lugar, pedir un segundo peritaje parar tratar de reforzar los cimientos afectados

  • El Ayuntamiento de Mollet del Vallès insiste que la única opción viable es que la Generalitat instale provisionalmente unos módulos, tal y como hizo en 2015

La Escuela de Educación Especial Can Vila

La Escuela de Educación Especial Can Vila / Ayuntamiento de Mollet del Vallès

1
Se lee en minutos
EFE

El Ayuntamiento de Mollet del Vallès (Vallès Oriental) y el Departamento de Educación abordaron ayer el futuro de 70 alumnos de la escuela de educación especial Can Vila, que el próximo curso deberán cambiar de centro a causa del deterioro de dos de los edificios del centro.

Representantes de ambas administraciones han debatido, en una reunión telemática, una solución para el futuro de estos 70 alumnos, que no podrán iniciar las clases debido a la situación en la que se encuentran dos de los edificios del centro que sufren grietas estructurales.

La escuela de Educación Especial Can Vila cuenta con un total de 160 alumnos que provienen de un total de 24 municipios diferentes y con edades que abarcan desde los 3 hasta los 21 años.

El Ayuntamiento de Mollet ha informado de que en la reunión han participado la alcaldesa de la localidad Mireia Dionisio, el concejal de Educación, Raúl Broto, y por parte del Departamento de Educación, el director general de Centros Públicos, Jean-Marc Segarra, y el director del Servicio Territorial Maresme-Vallès Oriental, Simó López.

Las propuestas

El Departamento de Educación, según el consistorio, ha ofrecido dos opciones, trasladar a los alumnos afectados a una escuela pública de la ciudad, o bien pedir un segundo peritaje que indique si con un refuerzo de los cimientos se pueden utilizar los dos edificios afectados.

El Ayuntamiento de Mollet considera, sin embargo, que la única opción viable es que la Generalitat instale provisionalmente unos módulos, tal y como hizo en 2015.

El consistorio, además, se hará cargo del segundo peritaje para ver si es posible el uso y refuerzo de los edificios hasta que los módulos estén instalados y así intentar evitar que el alumnado deba moverse de Can Vila.

El ayuntamiento ha anunciado que presentará un contencioso-administrativo con medidas cautelares urgentes para que sea un juez quien obligue a realizar de urgencia la actuación que permita que el alumnado no se mueva del centro.

Noticias relacionadas

Desde el ayuntamiento se ha trasladado la propuesta de colaborar en la actuación que deba llevar a cabo la Generalitat (Departamento de Educación e Incasol) para asegurar la continuidad de las clases de todos los alumnos en Can Vila.

Lee todas las noticias de Mollet del Vallès en EL PERIÓDICO Mollet del Vallès