28 sep 2020

Ir a contenido

feria estratégica

El coronavirus se lleva por delante el Mobile de Barcelona

GSMA, la organización, decide cancelar el salón pero garantiza la celebración en la capital catalana en el 2021 y "futuras ediciones"

Agustí Sala

La GSMA suspende el Mobile 2020. / EFE

Cancelado, pero con la vista puesta en la edición del 2021. El Mobile (MWC 2020), la mayor feria de móviles del mundo, ha sido finalmente anulada ayer por la organización, la GMSA, tras una jornada de infarto en la que continuó la avalancha de bajas de empresas participantes. Entre estas destacan las principales operadoras, como VodafoneDeutsche British Telecom que, a su vez son miembros de esta asociación.

Después de varias horas de reuniones a través de videoconferencia convocada de urgencia, la organización atribuye la cancelación a la «preocupación global» en torno a la epidemia del coronavirus. Las insistentes declaraciones de las autoridades sanitarias nacionales y catalanas asegurando que no había motivos para la preocupación no bastaron. Y ahora una de las cuestiones que puede generar posibles complicaciones posteriores tiene que ver con los gastos de cancelación.

Si un participante decide no acudir a la feria, pero esta se hubiera mantenido, estos recaen sobre el primero. Si es la organización la que lo hace sin que haya motivos de fuerza mayor como una emergencia sanitaria (ni la Organización Mundial de la Salud, ni las autoridades sanitarias españolas y catalanas lo han hecho) podría correr a cargo de las aseguradoras.  Las empresas pagan unos 1.400 euros por metro cuadrado en esta feria.

En un comunicado difundido al final del día, el consejero delegado de la GSMA, John Hoffman, ha asegurado que la preocupación global sobre el coronavirus, sobre los viajes de los asistentes al evento y «otras circunstancias» hacían «imposible» acoger la feria de móviles. A la vez garantiza el compromiso de futuro de la GSMA con Barcelona.

El salón, que se celebra en la capital catalana desde el 2006 y que es objeto de deseo por parte de otras ciudades, tiene contrato hasta el 2023 y ha generado un impacto económico que, desde que comenzó, supera los 5.000 millones de euros. Además ha contribuido a a consolidar un potente ecosistema de start-ups y empresas tecnológicas.

Ambiente "seguro y saludable"

Hoffman ha querido que quedara claro, «con el debido respeto al ambiente seguro y saludable» que ofrecía Barcelona y España, que la crisis provocada por el temor al coronavirus, que ha llevado a varias decenas de compañías tecnológicas a anular su presencia, impedía acoger este año el Mobile.

La organización había puesto en marcha diversas medidas para calmar a los posibles visitantes inquietos a este salón. La GSMA había anunciado desde controles de temperatura en la entrada hasta el veto a quienes hubieran estado en China menos de 14 días atrás. Pero nada fue suficiente ni logró calmar la constante comunicación de bajas por parte de las compañías.

El comunicado de la GSMA añade que las administraciones «entienden y respetan» la decisión adoptada por la organización, y que esta asociación, que agrupa a los principales productores y operadoras del mundo, y las administraciones implicadas continuarán «trabajando al unísono y apoyándose mutuamente para el MWC Barcelona de 2021 y de futuras ediciones».

Para este jueves está prevista una rueda de prensa en la que, además de Hoffman intervendrán la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau; el ‘conseller’ de Polítiques Digitals, Jordi Puigneró; la alcaldesa de L’Hospitalet, Nuria Marín; la delegada del Gobierno, Teresa Cunillera; el presidente de la Fira, Pau Relat; y su director general, Constantí Serrallonga.

La feria debía celebrarse entre el 24 y el 26 de febrero. El consejo de la GSMA tenía previsto reunirse este viernes para analizar la situación, pero el aumento de bajas que se había producido desde que comenzó esta semana ha precipitado la reunión por videoconferencia que se ha convocado con carácter de urgencia.

Deserciones

Las deserciones de gigantes como Deutsche Telekom, British Telecom o Vodafone ha acabado de precipitar los acontecimientos. Estas bajas se sumaron a las de Amazon, Rakuten, Nokia, Ericsson, Sony, Facebook, Intel, AT&T, Vivo, LG son algunas de las grandes empresas del sector que anunciaron su retirada. 

De hecho, Telefónica era una de las pocas grandes operadoras que, como anfitriona, mantenía su presencia. La compañía afirma que entiende la decisión de la GSMA «por la situación generada por el coronavirus» y destaca «el enorme esfuerzo realizado tanto por la organización como por las autoridades». A su vez, agrega: «Telefónica siempre ha apoyado, apoya y apoyará a Barcelona como ciudad anfitriona del MWC».

Presentes en Ámsterdam

Se da la circunstancia de que Sony, Cisco o Intel, que anunciaron su retirada del Mobile, han exhibido sus novedades en el Integrated Systema Europe (ISE) de Ámsterdam, un evento tecnológico también pendiente de posibles contagios por el coronavirus y que a partir del 2021 se celebrará en Barcelona. La propia ‘consellera’ d’Empresa, Àngels Chacón, ha encabezado una delegación de 40 empresas catalanas que participan en este salón. 

A la vez que el MWC se celebra en Barcelona 4 Years from Now (4YFN), el salón dedicado a las start-ups y el programa YoMo, dedicado a los niños, además de otros acontecimientos para popularizar la tecnología. En la edición de este año, la número 14 de las que se celebran en Barcelona, se había previsto celebrar xSide, un espacio de creatividad y música organizado conjuntamente con el festival Sonar. 

Un tercio de la facturación de la Fira: 70 millones

Si hay una institución que nota mucho el peso que supone el MWC es Fira de Barcelona. En la actualidad supone en torno a un tercio de su facturación anual, lo que supone unos 70 millones de euros. En todo caso, la contribución al negocio total de esta entidad se ha ido reduciendo.
De hecho el Mobile ha servido para que la Fira entrara en nuevos salones y actividades, que van desde internet de las cosas a las smart cities.
A su vez ha atraido ferias que estaban establecidas en otras ciudades competidoras, como es el caso de Integrated Systems Europe (ISE), el certamen mundial más importante dedicado a la integración de sistemas y la tecnología audiovisual, que de Ámsterdam, pasará a celebrarse en la capital catalana a partir del año que viene.