Ir a contenido

Patrocina:

ENTREVISTA

Idoia Ortiz: "Modernizar lo público es central"

EL PERIÓDICO y Mobile World Capital Barcelona descubren, cada dos semanas, los perfiles más innovadores y creativos que están construyendo una sociedad mejor a través de la tecnología.

Estel Estopiñan

Idoia Ortiz.

Idoia Ortiz. / MWCAPITAL

Idoia Ortiz de Artiñano dirige el PublicTech Lab de IE University y durante sus estudios en el MIT centró su investigación en la  innovación abierta y la transformación digital aplicada a la mejora de los servicios públicos. Hoy, colabora como experta en innovación pública en Digital Future Society (Mobile World Capital Barcelona). 

Las nuevas tecnologías transformarán los servicios públicos, ¿pero cómo los mejorará?

Su aplicación es infinita: desde sistemas de reconocimiento de voz en servicios para gente mayor, al uso de inteligencia artificial para la toma de decisiones de cuerpos de emergencia. Pero para que las instituciones puedan aprovechar todo el potencial de la tecnología, tienen que ser capaces de adaptar sus regulaciones, sus estructuras y sus recursos humanos a una nueva cultura de trabajo basada en datos, la experimentación, y el diseño de servicios enfocado en las necesidades del ciudadano. 

Pero el uso de nuestros datos también puede ser un peligro para nuestra privacidad...

Sobre la privacidad, cuanto más conocimiento tenga el ciudadano sobre el tipo de datos que genera y lo que se hace con ellos, y cuanta más capacidad de decisión tenga sobre los mismos, más robusto y sostenible será el sistema de gobernanza de datos que creemos entre todos.

A la vez, ¿ los datos ayudarán a los políticos a tomar mejores decisiones?

Ya ocurre. Los datos pueden ayudar, por ejemplo, a conocer mucho mejor al usuario final de una determinada política y diseñarla en base a sus necesidades, a tomar decisiones mucho más informadas ante grandes inversiones de infraestructura, o evaluar actuaciones. Además, los datos públicos aportan claridad al ciudadano y permiten cuestionar las decisiones políticas. 

¿El cuerpo de funcionarios está preparado para esta revolución? 

La función pública se tendrá que adaptar a un contexto cambiante. La revolución digital trae consigo un nueva concepción de lo público y la única forma de promover este cambio es alineando a funcionarios, grandes empresas proveedoras, emprendedores y start-ups, organizaciones de la sociedad civil y ciudadanos.  Y los únicos que pueden hacer esto son políticos comprometidos con visión a largo plazo. 

Usted ha asesorado a diferentes gobiernos. Si le diesen el poder, ¿qué decidiría mañana para impulsar la transformación digital de los servicios públicos?

Crearía una unidad transformación digital dependiente de Presidencia, con poder político y presupuesto para mover esta agenda de forma transversal. Segundo, una academia digital para funcionarios y, tercero, un fondo para pilotaje de nuevos servicios digitales. Esto permitiría empezar a generar un cambio de mentalidad en las instituciones que facilitase transformaciones de calado y a largo plazo.

¿Qué gobiernos lo hacen bien? 

Para mí, la referencia es Gran Bretaña y su Government Digital Service (GDS). En España hay ganas de hacer cosas y la agenda digital empieza a ser relevante. Pero no podemos pretender ser una nación emprendedora con unas instituciones públicas del siglo XX. En cualquier estrategia de transformación de país la modernización de lo público tiene que ser central. Y hasta ahora, no lo ha sido.