Colabora:

Recursos metropolitanos

En tiempos de coronavirus, el AMB presenta los presupuestos más sociales

  • Las cuentas del AMB para el año próximo ascienden a 2.230 millones, un 19% más

  • La prioridad es invertir en los sectores sociales y económicos más dañados en tiempos de pandemia

  • Crea un crédito de 110M€ para actuaciones de transición energética y movilidad sostenible

Programa de trabajo del AMB para jóvenes.

Programa de trabajo del AMB para jóvenes.

Se lee en minutos

Núria Bonet

En un contexto social y económico duro debido a la pandemia y sus efectos, el Área Metropolitana de Barcelona (AMB) plantea sus presupuestos más sociales para impulsar proyectos y programas que redunden en una mejora de la calidad de vida de los ciudadanos. Con un incremento de un 19% respecto a las finanzas aprobadas en el ejercicio anterior, el AMB prioriza en su presuspuesto las ayudas para mitigar los efectos de la covid-19 y el desarrollo de planes para paliar los efectos de la crisis que ya se deja sentir en diversos ámbitos económicos del área metropolitana.

De esta forma, el presupuesto general del AMB para el 2021 ascenderá a 2.230,8 millones de euros. La aprobación definitiva de las cuentas anuales se llevó a cabo el pasado 22 de diciembre, e incluyó un crédito de 110 millones de euros para dotar el Pla de Sostenibilitat Ambiental (PSA).

Obras de construcción de un edificio de viviendas de protección en Cornellà.

/ AMB

“La prioridad de estos presupuestos es mantener los servicios y la calidad”, apuntaba el gerente del AMB, Ramon Torra. En términos cuantitativos, se trata del tercer presupuesto del sector público de Catalunya, detrás de los de la Generalitat de Catalunya y el Ajuntament de Barcelona. “Tenemos un presupuesto en crecimiento, expansivo”, resumía Torra.

Ejes clave

En un contexto de pérdida de empleos asociados a los servicios, a la industria y al comercio; con un descenso de los ingresos y una pérdida de poder adquisitivo de la ciudadanía y las consecuentes dificultades para pagar una vivienda y las tasas, impuestos y recibos; los presupuestos del AMB se centran en dar un empujón a los sectores sociales y económicos más necesitados en estos momentos y por efecto de la pandemia. Así, se impulsan nuevas líneas de actuación en materia social y de apoyo a la economía productiva, una promoción de la ocupación y la economía social y solidaria, además de promover mejoras a nivel urbanístico y de construcción de vivienda social, sin olvidar la apuesta en materia ambiental y por la solidaridad y cooperación. 

Entidad pública

El presupuesto consolidado del AMB lo integran el de la misma institución, el del su organismo autónomo Institut Metropolità del Taxi (IMET), el estado de previsión de gastos e ingresos de la entidad pública empresarial local Institut Metropolità de Promoció del Sòl i Gestió Patrimonial (IMPSOL), y los estados de previsión de gastos e ingresos de las sociedades en las que participa, íntegramente o mayoritariamente: Transports de Barcelona, SA, de Ferrocarril Metropolità de Barcelona, SA, Projectes i serveis de mobilitat, SA, TMB, SL, Informació i Serveis, SA, Societat Metropolitana de Rehabilitació i Gestió, SA (REGESA), Regesa Aparcaments i Serveis, SA. 

Te puede interesar

Incluye, también, los consorcios que forman parte del sector público institucional del AMB: el Consorci Institut d’Estudis Regionals i Metropolitans de Barcelona (IERMB), el Consorci del Parc Natural de la Serra de Collserola, el Consorci Besòs Tordera y el Consorci Ecoparc 4.

Congelación de tasas y más ayudas

Prudencia y realismo son los ejes clave de la previsión del AMB en el apartado de ingresos para el 2021, dado el actual contexto de emergencia sanitaria y sus consecuencias a nivel económico y social. Los ingresos presupuestarios del AMB son, en el marco de lo que define la ley y en términos generales, las aportaciones municipales, los impuestos directos, las tasas y cánones y las transferencias finalistas de otras entidades para la ejecución o prestación de actuaciones y servicios públicos. 

De esta forma, se congela la Tasa metropolitana de tratamiento de residuos (TMTR), que se mantendría en una previsión de 124,9 M€, y se aplica un nuevo sistema de cálculo según el cual el 40% de los comercios pagarán menos. Además, el Tributo Metropolitano, que los ciudadanos pagan en forma de recargo del IBI (127,2 M€), tampoco incrementará sus cuotas y se ha previsto un crédito de un millón de euros para subvencionar el pago del tributo a los ciudadanos en situación vulnerable.

Otros ingresos previstos corresponden a las transferencias de la Agència Catalana de l’Aigua (ACA), con 101,8 M€, para cumplir con los planes de gestión del ciclos del agua. Entre los ingresos, se prevé la llegada de 9,36 M€ de financiación de los Fondos FEDER europeos. Los ingresos vinculados a la recogida selectiva de residuos se prevé que alcance un total de 38,83 M€, lo que supone un 3,11% más respecto al 2020.