Colabora:

SOLUCIONES DE FUTURO

El AMB impulsa la construcción de las ciudades del siglo XXI

  • Los proyectos de transformación urbana impulsados por el Área Metropolitana de Bracelona ganan protagonismo a causa de la pandemia de la covid-19
  • Es el caso de la conversión de la carretera comarcal C-245 en un eje urbano, más amable para los ciudadanos y sostenible a su paso por cinco municipios
Imagen virtual de la futura plaza de Colom de Castelldefels.

Imagen virtual de la futura plaza de Colom de Castelldefels.

Se lee en minutos

Núria Bonet

Las ciudades del futuro deberían de ser más sostenibles, seguras y estar mejor conectadas, lo que se traduciría en una mejora de la calidad de vida de los ciudadanos. Para ello, el Área Metropolitana de Barcelona (AMB) está impulsando ya proyectos urbanísticos que persiguen estos objetivos. 

Un buen ejemplo de esta transformación transversal y que a la vez se adapta a las nuevas necesidades sociales y urbanísticas constatadas a raíz de la pandemia, es la transformación de la carretera comarcal C-245 a su paso por cinco municipios del área metropolitana.

Mapa de obras de la nueva carretera comercial C-245.

/ A. A.

Se trata de un eje viario que une Cornellà, Sant Boi, Viladecans, Gavà y Castelldefels, es decir, que conecta a unos 350.000 habitantes. El proyecto, que ya está en marcha, prevé la pacificación del tráfico, una mejora del área para peatones y la priorización del transporte público y de la bicicleta, por lo que conllevará una clara disminución de contaminación en el aire y una mejora de los tiempos y recorridos del autobús.

Interconexión

El proyecto, con una dimensión de 13 kilómetros de longitud, transforma este eje viario desde la pl. Constitució de Castelldefels hasta el intercambiador de Cornellà, con parada de los trenes de Cercanías, Línea 5 de metro y TramBaix. Se implantará la línea Metrobús 8 (M8) que recorrerá este eje de punta a punta.

La reconversión de esta vía en un espacio metropolitano y urbano tendrá un coste de 35 millones de euros, financiados por el mundo local a través del AMB y la Generalitat. La primera fase de obras, que se ha iniciado ya, está previsto que finalice en abril de 2021. La obra total, compleja y dividida por tramos y municipios, terminará en dos años. 

Uno de los distintivos de este proyecto son, sin duda, sus grandes plazas o rotondas, que vertebrarán este nuevo eje urbano: Plaza Colom (Castelldefels), Plaza del Tanatori (Viladecans) y Plaza Parellada (Sant Boi). Con su transformación se facilitará el paso del bus metropolitano de altas prestaciones (Metrobús) por el centro, que tendrá prioridad. El carril bus reservado tendrá una longitud de 13 km. Además, el carril bici será continuo y formará parte del eje 7 de la Bicivia, la red ciclista de la metrópolis de Barcelona, que conectará con la europea.

Noticias relacionadas

Se implantan, también, sistemas innovadores de iluminación y señalización, se incrementan los pasos de peatones y se uniformiza y mejora la estética urbanística del eje.

Inversiones con ADN metropolitano

Para seguir impulsando nuevos proyectos como el de la transformación de la C-245 en un eje urbano y otros servicios con esta misma filosofía, el AMB ha aprobado recientemente el Programa d’Inversions Metropolità (dotado con 316,15 millones de euros), que incluye el Programa d’actuacions en paisatges naturals i urbans 2020-2023 (PSG). A parte, también ha aprobado el Pla de Sostenibilitat Ambiental (PSA). 

De esta forma se prevé una transformación de la metrópolis en la que el espacio público, la mobilidad y sostenibilidad, la innovación y la transición energética sean la clave. 

Con estas intervenciones buscamos la cohesión territorial, una mejora urbana y social, y el desarrollo sostenible”, apunta el coordinador de Innovación e Infraestructuras del AMB, Martín Gullón. 

El PSA está dotado de 110 millones de euros y tiene dos ejes básicos: la mobilidad urbana sostenible y la transición ecológica y energética. Por otra parte, el PSG, con 8,4 millones de euros, tiene previsto invertir en la recuperación de espacios fluviales, zonas degradadas e integrar infraestructuras.