Ir a contenido

Colabora:

Los presupuestos

Presupuestos en clave social para el AMB

El Consell Metropolità aprueba el presupuesto general e incrementa en un 9,98% el del AMB

EL PERIÓDICO

El Consell Metropolità aprobó el pasado 17 de diciembre el presupuesto general del AMB para el nuevo mandato, basado en el acuerdo de gobierno 2020-2023, con voluntad continuista. La prioridad, según fuentes del AMB, es la consolidación de políticas sociales, la lucha global contra la contaminación atmosférica y el cambio climático y la gestión eficiente de la infraestructura verde. Este presupuesto total de 1.989 millones de euros sale de la suma de 826 M€ que corresponden a la entidad de AMB, propiamente dicha, y de las cantidades menores que se destinan a los organismos, sociedades y consorcios vinculados a esta entidad. Cuantitativamente, se trata del tercer presupuesto del sector público de Catalunya, detrás de los de la Generalitat de Catalunya y el Ajuntament de Barcelona, y está elaborado con criterios de estabilidad presupuestaria y sostenibilidad financiera.

El presupuesto en detalle

El presupuesto del grupo AMB asciende casi a los 2.000 millones de euros, de los cuales el AMB obtiene este año 826 millones, casi un 10% más respecto a la cantidad recibida en 2019. Los 1.163 M€ restantes se repartirán entre su ente público empresarial de vivienda (IMPSOL), su organismo autónomo Institut Metropolità del Taxi (IMT), sus sociedades mercantiles participadas (Transports de Barcelona SA, Ferrocarril Metropolità de Barcelona SA, AMB Informació i Serveis SA, Projectes i Serveis de Mobilitat SA y Transports Metropolitans de Barcelona SL) y los consorcios Institut d’Estudis Regionals i Metropolitans de Barcelona (IERMB), Parc Natural de la Serra de Collserola y Besòs Tordera.

A partir de este cómputo presupuestario, el AMB planificará la actuación del gobierno metropolitano para dar cumplimiento al acuerdo de gobierno e impulsar, según afirman desde el AMB, “una mejor redistribución de los recursos, justicia y cohesión social y una reactivación económica”. Las principales líneas de actuación serán detalladas en el Plan de Actuación Metropolitano que ya está siendo redactado.

Reunión del Consell Metropolità 

Los ingresos

A pesar de que las fuentes y cantidades de estos ingresos pueden presentar variaciones de un ejercicio a otro, vienen definidos por ley y básicamente proceden de las aportaciones municipales, los impuestos directos, las tasas y cánones y las transferencias finalistas de otras entidades para la ejecución y/o prestación de actuaciones y servicios públicos.

De cara al presupuesto de 2020, y en comparación con el de 2019, destacan por su cuantía la aportación de la Autoritat del Transport Metropolità (ATM) de 128 M€; los ingresos provenientes del tributo metropolitano y de impuestos como la tasa metropolitana de gestión de residuos (258 M€); las aportaciones municipales basadas en el IBI y los tributos del Estado (169 M€) y los ingresos procedentes del sistema integrado de gestión de residuos (39 M€) y de la Agència de Residus de Catalunya (13,5 M€). Además, una de las novedades de este año es la incorporación progresiva de los bienes, servicios, personal y recursos procedentes del traspaso de competencias del extinto Consell Comarcal del Barcelonès.

La distribución del presupuesto de 2020

Las principales áreas en las que se invertirá el presupuesto del AMB serán Territorio, con una cantidad de aproximadamente 113 M€, Ecología con alrededor de 280 M€ y Movilidad, Transporte y Sostenibilidad con unos 342 M€.

Por lo que respecta a Territorio, la mayor parte de la dotación se destinará a desarrollar el nuevo Plan de Inversiones Metropolitano con 62 M€. También se gastarán alrededor de 20 M€ en el mantenimiento de la infraestructura verde metropolitana, es decir, a conservar y mejorar la eficiencia, la calidad y los recursos de los espacios verdes urbanos, el litoral metropolitano, los espacios naturales de Collserola, Garraf y Marina, y los ejes fluviales del Llobregat y el Besòs. Por otro lado, con la disolución por ley del Consell Comarcal del Barcelonès, el AMB asume la gestión de las rondas de Barcelona, en las cuáles invertirá más de 11 M€ como infraestructura determinante para la vertebración del área metropolitana.

En cuanto a la partida para Ecología, la mayor inversión será para las actuaciones de prevención y gestión de residuos, recogidas en el Programa metropolitano PREMET25, con alrededor de 177 M€, un 9,5 % más que en 2019. En este área, la segunda inversión importante será de 71 M€ para la gestión del ciclo integral del agua, y la tercera, mucho menor, será de 3M€, que se usarán para seguir desarrollando el Plan de sostenibilidad del AMB y para impulsar las energías renovables.

Por último, el ámbito de Movilidad, Transporte y Sostenibilidad recibirá una asignación de recursos notable: unos 128 M€ se destinarán a los servicios de gestión indirecta de transporte público, 157 M€ a la ATM y 42 M€ a otros servicios de transporte público como el transporte de personas con movilidad reducida severa o la tarificación social. En cuanto a la movilidad y la sostenibilidad, las inversiones para la mejora de la calidad del aire en la metrópolis articulados alrededor del Plan metropolitano de movilidad urbana (PMMU) y la creación de la Zona de Bajas Emisiones (ZBE) Rondes de Barcelona obtendrán casi 10 M€.

En menor medida, y enumeradas de forma descendente, el área de Desarrollo Social y Económico recibirá 11 M€, de los cuales más de 7 M€ se destinarán al Plan metropolitano de apoyo a las políticas sociales municipales orientadas a la creación de ocupación en el territorio; el área de Desarrollo de Políticas Urbanísticas dispondrá de 2.3 M€ que usará íntegramente para la redacción del Plan director urbanístico (PDU), el cual cohesionará el territorio metropolitano y lo convertirá en una ‘metrópolis de ciudades’; el área de Relaciones Internacionales y Cooperación obtendrá 2.2 M€ para, por un lado, potenciar la proyección exterior del AMB y, por el otro, financiar proyectos relacionados con los derechos humanos (especialmente en los territorios del Mediterráneo oriental, donde son muchas las personas refugiadas acogidas) y el área de Planificación Estratégica tendrá 2.18 M€, que se usarán para la planificación de la estrategia de desarrollo del territorio metropolitano propiciando espacios de consenso y participación con los diferentes agentes del territorio y para la construcción de políticas metropolitanas.

Un ejemplo importante de estas últimas es la Agència de Transparència del Área Metropolitana de Barcelona, cuyo objetivo es impulsar una administración al servicio de la ciudadanía y caminar hacia la democratización, la transparencia y el buen gobierno.

Un presupuesto para las personas

Antonio Balmón

Vicepresidente Ejecutivo del AMB

Aprobado el presupuesto de 2020 del AMB, primer presupuesto del nuevo mandato que afrontamos. Éste seguirá los principios del acuerdo de gobierno 2020-2023, que suponen continuar con el impulso a muchas medidas estratégicas, y centradas en conseguir un territorio vertebrado y equilibrado, por medio de herramientas como el Plan de Inversiones metropolitano. Queremos centrarnos en grandes cuestiones, como es la falta de vivienda asequible para muchas personas en nuestros municipios; por eso seguimos trabajando en proyectos como Vivienda Metrópolis Barcelona, una nueva empresa pública destinada a la promoción del alquiler social. También priorizamos el impulso a una movilidad sostenible y de bajas emisiones. En este sentido, la medida principal reflejada en los presupuestos es la Zona de Bajas Emisiones Rondas de Barcelona, que entrará en vigor el 1 de enero. También es un objetivo estratégico del AMB la preservación de los recursos naturales y la gestión de la emergencia climática que estamos sufriendo a nivel global. Las políticas que llevaremos a cabo en este sentido pasan, por ejemplo, por la aprobación del Programa metropolitano de prevención y gestión de recursos y residuos municipales (PREMET 25) y de la aplicación de las actuaciones previstas en el Acuerdo metropolitano para el residuo cero. También se definirán nuevas políticas para los espacios agroforestales. En definitiva, este presupuesto garantizará el funcionamiento y la mejora de los servicios públicos metropolitanos iniciando nuevas políticas, con el objetivo último de construir una realidad más inclusiva y socialmente cohesionada.