Ir a contenido

Colabora:

A PARTIR DEL 1 DE ENERO DE 2020

Nueva rebaja del coste del agua

El AMB rebaja en un 4,95% la tarifa de los 23 municipios abastecidos por ABEMCIA a partir de 2020

El Periodico

Planta desalinizadora de la Conca del LLobregat.

Planta desalinizadora de la Conca del LLobregat. / JOSEP GARCIA

El Área Metropolitana de Barcelona (AMB) aprueba una rebaja del 4,95% en la tarifa del agua, que se hará efectiva a partir del 1 de enero de 2020 en los 23 municipios que gestiona directamente a través del operador Aigües de Barcelona, Empresa Metropolitana de Gestió del Cicle Integral de l’Aigua (ABEMCIA). Una nueva rebaja que se suma a las ya realizadas desde 2015 y a la congelación de la tarifa en 2019, que incluye una reducción en la tarifa social. El coste de la tarifa social del agua disminuye, a la vez que un mayor número de familias podrá aprovecharse de ella. 

Los 23 municipios del AMB favorecidos por esta medida, aproximadamente 2,8 millones de personas, son aquellos donde el titular del servicio es el AMB y cuya empresa concesionaria es ABEMCIA. Se trata de Badalona, Barcelona, Begues, Castelldefels, Cerdanyola del Vallès, Cornellà de Llobregat, Esplugues de Llobregat, Gavà, l’Hospitalet de Llobregat, Montcada i Reixac, Montgat, Pallejà, el Papiol, Sant Adrià de Besòs, Sant Boi de Llobregat, Sant Climent, Sant Feliu de Llobregat, Sant Joan Despí, Sant Just Desvern, Santa Coloma de Cervelló, Santa Coloma de Gramenet, Torrelles y Viladecans. Los 13 municipios restantes no se verán afectados por la rebaja, ya que en algunos casos sus ayuntamientos tienen contratados otros operadores para el servicio, y en otros son los mismos ayuntamientos los que lo gestionan de forma directa.

El abaratamiento de la tarifa del agua en estos municipios se ha conseguido mediante la contención de una serie de gastos del servicio negociados desde AMB con ABEMCIA. Se han reducido los precios propuestos por la operadora respecto a la energía eléctrica, las asesorías, los trabajos de mantenimiento para terceros y las partidas de publicidad, a la vez que se han establecido una serie de nuevas condiciones para controlar determinadas partidas de gastos: todo ello se ha traducido en una disminución del coste del agua.

Para ejemplificar la rebaja, AMB ha realizado un cálculo aproximativo en el que se estima que, si una tarifa doméstica estándar de una vivienda de tres personas es actualmente de 15,4 euros al mes, a partir del 1 de enero de 2020 será de14,8 euros al mes. Este cálculo contempla un consumo estándar y responsable de hasta 9 m3 por usuario/mes, que vendría a ser aproximadamente 100 litros por persona y día. De esta forma, a partir del próximo enero el usuario pagará menos por el agua que consuma, aunque ello no signifique necesariamente una rebaja del total de su factura del agua.

Y es que debemos tener en cuenta que, al coste del agua en sí, se le suman una serie de tributos e impuestos detallados en nuestra factura. Hablamos de la tasa metropolitana de tratamiento de residuos (TMTR), el canon del agua, la tasa de alcantarillado o el IVA sobre algunos de estos conceptos, que vienen determinados por distintos factores (como el municipio al que pertenece cada usuario) y por distintos agentes (como los ayuntamientos, la Agència Catalana de l’Aigua o la Agencia Tributaria). Por supuesto, también dependerá del tipo de contador que cada consumidor tenga instalado (según sus necesidades) y obviamente del consumo que se realice.

Rebajas anteriores

Esta nueva rebaja en la tarifa del agua se enmarca en una serie de reducciones ya realizadas desde 2015 que, acumuladas, suman un 9% de rebaja total. En diciembre de 2016 la tarifa bajó un 2,4%, aunque la empresa concesionaria ABEMCIA había sugerido un incremento del 1,6%.

De igual modo sucedió en marzo de 2018, cuando la tarifa se rebajó un 1,65% rechazando otra nueva propuesta de aumento de Aigües de Barcelona del 3,7%. Ese mismo año, tras rechazar otro planteamiento de aumento de la operadora de un 4,1%, AMB se comprometió a revisar el Acuerdo Marco de su contrato al detectarse un desequilibrio positivo en los ingresos de Aigües de Barcelona. Finalmente, este enero fue la misma empresa la que sugirió la congelación tarifaria durante el 2019, y de cara a 2020, una nueva tarifa del agua con un decremento del 3,9%, que finalmente AMB ha aumentado hasta el 4,95%. 

Mejoras en la tarifa social

Esta nueva tarifa, que entrará en vigor en enero, modifica también las condiciones y el acceso a la tarifa social dirigida a colectivos diversos que tienen en común la precariedad económica o están en riesgo de sufrirla. Para entender sus mejoras, debemos tener en cuenta las dos cuotas en que se divide la tarifa del agua. Por un lado, la cuota de servicio (cantidad fija que paga cualquier abonado por la disponibilidad inmediata y el acceso permanente al servicio de agua) y, por otra, la cuota de consumo (cantidad variable determinada por el consumo realizado por el usuario y dividida en cinco tramos de consumo).

Si actualmente la tarifa social bonifica el 75% de la cuota de servicio y el 75% del consumo del primer tramo (hasta 6 m3 al mes por usuario; un consumo muy básico), el próximo año se bonificará el 50% de la cuota de servicio y el 50% de la cuota de consumo tanto del primer tramo como del segundo (hasta 9 m3 al mes por usuario; un consumo adecuado y responsable). En cifras, el AMB calcula de forma estimativa que si una tarifa social estándar de una vivienda de tres personas es actualmente de 12,5 euros al mes, a partir del 1 de enero de 2020 será de 7,4 euros al mes.

Este cálculo contempla de nuevo un consumo responsable de hasta 9 m3 por usuario/ mes (100 litros por persona y día aproximadamente). Además de una mejora en la bonificación de la tarifa social, se ha hecho una segunda modifica- ción para facilitar el acceso a este tipo de tarifa. Por primera vez, se uniformizan los requisitos de acceso, con los que plantea la Agencia Catalana del Agua (ACA) para otros conceptos relacionados con el suministro de agua, facilitando que un mayor número de familias sean bonificadas. El AMB calcula que aproximadamente se pasará de 18.000 familias bonificadas actualmente , a 54.000 a partir de enero de 2020. Además, al unificar criterios entre administraciones, ya no será posible que una misma familia sea bonificada por el ACA por el coste del canon del agua y no lo sea en la tarifa del agua. Se igualarán las condiciones para acceder a ambas bonificaciones.

Hacia un consumo responsable del agua

Ya presente en la tarifa anterior, la progresividad en la cuota de consumo del agua sigue existiendo en la nueva tarifa y es clave para impulsar un consumo responsable de este bien escaso. El concepto de progresividad supone que cuanto más agua consume un usuario, más cara es. Es decir, más allá de pagar más por un mayor volumen de agua, el consumidor está pagando un precio más alto por el agua consumida. Ésta es la penalización impuesta por el AMB y por ABEMCIA para favorecer una mayor responsabilidad social y medioambiental. En este sentido, la administración sólo garantiza un precio justo del agua para un uso vital. Si nos fijamos en la cuota deconsumo de nuestro recibo, veremos que ésta se calcula bimestralmente y se divide en cinco tramos con precios progresivos.

El primer tramo va de 0 m3 a 6 m3; el segundo tramo de 6 m3 a 9 m3; el tercero de 9 m3 a 15 m3; el cuarto de 15 m3 a 18 m3 y el quinto de 18 m3 a 25 m3. Quien más ahorro de agua realiza, menos tramos consume y menos paga. En este sentido y según la OMS, el consumo adecuado para contribuir a la conservación del medio ambiente y del ciclo hidráulico es de 100 litros por persona y día. A partir de 2020, el coste progresivo del agua será el siguiente: de 1,64 €/m3 por un consumo de hasta 9 m3; de 1,76 €/m3 por un consumo de hasta 15 m3; de 1,89 €/m3 por un consumo de hasta 18 m3; y de 2,26 €/m3 por un consumo de hasta 25 m3. Esta progresión en el precio del agua en relación al consumo realizado es otra de las medidas utilizadas con el objetivo de impulsar una política de gestión del agua justa, racional e inclusiva.

Un derecho básico

Eloi Badia

Vicepresidente de Ecología del
Área Metropolitana de Barcelona

Durante los últimos años, el AMB no ha dejado de hacer esfuerzos para garantizar que la ciudadanía pague un precio justo por un servicio, el del agua, que reconocemos como un bien imprescindible y de primera necesidad. Es por esa razón que, ya desde el 2015, iniciamos un cambio de tendencia en la evolución del precio del recibo. Durante todo el mandato 2015- 2019, solo tocamos la tarifa de agua para bajarla, revirtiendo la subida acumulada en los 10 años anteriores. Después de rebajas sucesivas en los últimos ejercicios, hemos demostrado que es posible, si existe voluntad política, ajustar el precio que paga la ciudadanía a los costes reales del servicio, para trasladarle el menor impacto posible. 

Esta reducción ha culminado con la congelación de las tarifas durante todo el 2019, y la reducción del 4,95% de cara al 2020. En total, hemos conseguido un descenso del 9% eliminando gastos superfluos al servicio, con la oposición de las voces que todavía nos reclamaban más aumentos.Seguiremos trabajando para ajustar al máximo esta tarifa. De cara al 2020 también reformulamos la tarifa social del agua, para ampliar la cantidad de familias que podrán acogerse a ella, garantizando una vez más que todo el mundo pueda disponer de este derecho básico, incluyendo las personas más necesitadas. Se pasará de 18.000 familias beneficiadas a 54.000, aproximadamente.