Ir a contenido

Colabora:

Baja la tarifa del agua

Por segundo año consecutivo el AMB rebaja la tarifa del agua potable en la metrópolis y detiene el incremento propuesto por Aguas de Barcelona

Anna Rocasalva

Baja la tarifa del agua.

Baja la tarifa del agua.

El Área Metropolitana de Barcelona, a propuesta de los ayuntamientos o de las entidades suministradoras, aprueba las tarifas del agua del servicio de suministro domiciliario, dentro de su ámbito territorial, así como las tarifas ajenas a la venta de agua, como las conexiones del servicio o derechos de conexión, entre otros.

A grandes rasgos, la tarifa del agua comprende la cuota de servicio, que es la cantidad fija que el abonado paga en función del diámetro del contador; y el consumo, que es la cantidad variable que el abonado paga en función del agua que consume. Para conformar la factura que finalmente recibe el consumidor, a esta tarifa, que incluye la cuota de servicio y el consumo, se le añaden conceptos impositivos como el canon del agua, la Tasa Metropolitana de Tratamiento de Residuos (TMTR) y el IVA. En resumen, el coste el coste del agua en su factura final refleja el conjunto de procesos, recursos e instalaciones necesarios, como el abastecimiento y el saneamiento, entre otros, que garantizan que el agua llega hasta los habitantes con las mejores garantías sanitarias y en el mejor estado posible.

En los últimos diez años, la parte de la tarifa que corresponde al consumo de agua ha experimentado un aumento continuado en los 23 municipios metropolitanos donde opera Aguas de Barcelona. Ello ha provocado que, desde el 2016, el Área Metropolitana de Barcelona realizase una serie de acciones de reconocimiento, verificaciones y comprobaciones de la fórmula que se aplica en la revisión tarifaria y no sólo no aumentase la tarifa, como demandaba Aguas de Barcelona, sinó que, además, la ha reducido y ha detenido su incremento.

La última actualización hecha por el ente metropolitano este 2018 establece una disminución de un 1,65% en el recibo del agua que paga la ciudadanía. Esto supone la segunda rebaja consecutiva de la tarifa en dos años, después de que el año 2016 ya experimentara un descenso del 2,39%.  Es decir, que las políticas tarifarias del AMB han permitido, en los últimos dos años, una reducción del 4% en el recibo, que supone un ahorro de 13 millones de euros anuales para la ciudadanía.

La revisión propuesta por la AMB responde a la voluntad de esta administración, como titular del servicio de agua potable, de garantizar que la ciudadanía pague un precio justo por el agua. «La idea es muy sencilla - según explica el vicepresidente de Medioambiente del AMB, Eloi Badia - Lo que hemos estado haciendo los últimos años es intentar calibrar al máximo posible cuáles son los costes reales en la factura del agua y hasta qué punto tenemos margen para poderlos reducir». «Han sido dos descensos pequeños, que suman el 4% -prosigue- pero sí que es verdad que terminan con la tendencia al alza de todos los años anteriores».

En la actualidad, el gobierno del Área Metropolitana de Barcelona también está estudiando frenar el aumento de un 4,1% en la tarifa del agua propuesta por Aguas de Barcelona después de detectar 31 millones de euros de ingresos superiores a los previstos de la empresa concesionaria.