Ir a contenido

Colabora:

PARA LOS 36 MUNICIPIOS

Llega la tarifa plana metropolitana

A partir del 1 de enero se podrá viajar por toda la metrópolis con el título de transporte de la zona 1

Anna Rocasalva

Llega la tarifa plana metropolitana

A partir del 1 de enero del 2019, el AMB, en colaboración con la Autoridad de Transporte Metropolitano (ATM), hará realidad la tarifa plana de transporte público en todo el territorio metropolitano  de tal forma que, a partir de esa fecha, los 36 municipios que forman el AMB funcionarán con una única zona tarifaria, a precio de la Zona 1. 

Actualmente, la mitad de los municipios metropolitanos se encuentran en la Zona 2 del sistema tarifario integrado del transporte público. «El hecho de que 18 municipios tuviesen un tipo de tarifa distinto a los 18 municipios restantes era visto como una anomalía por todos ellos y por el AMB, que ha sido el organismo que ha liderado el proceso», explica el director de Movilidad y Transporte del AMB, Joan Maria Bigas. «Además también había una incongruencia de distancias porque, por ejemplo, desde Castelldefels a Barcelona había un tipo de tarifa y desde Sant Cugat a Barcelona era el doble, con una distancia menor», añade.

La implantación de esta tarifa plana de transporte público en todo el territorio metropolitano significa que se podrá viajar por todo el AMB con el título de Zona 1, con el correspondiente impacto económico positivo que esto tendrá en el precio de los billetes para la ciudadanía, y en la repercusión que tendrá para la metrópolis a nivel medioambiental.  Asimismo, esto supondrá igualarse al resto de municipios que ya forman parte de la primera zona en derechos y en deberes. Por lo tanto, los municipios de la Zona 2 pasarán a pagar el Tributo Metropolitano, como ya están haciendo los municipios de la Zona 1. Este tributo lo cobra el AMB, y se calcula basándose en un porcentaje del IBI de cada bien inmueble. Y es que, según los últimos cálculos realizados por el AMB y la ATM, que ordena las tarifas de los títulos integrados, la implantación de esta medida en la metrópolis tiene un coste total previsto de aproximadamente 23 millones de euros.

En una segunda fase de esta implantación de la tarifa plana, el ente metropolitano también ha previsto un seguido de mejoras del servicio de transporte público y las infraestructuras de los 18 municipios que se encuentran en la segunda corona. Y también se traspasará al ente metropolitano algunos de los servicios de transporte de estos municipios, de los que hasta ahora el AMB no tenía competencia. «Esta segunda fase tiene mucho sentido ya que se implantará la Zona de Bajas Emisiones permanente en toda el área metropolitana en el 2020 - comenta Bigas - Y eso hace que necesitemos dotar de un buen transporte público y, además, asequible a la ciudadanía».

Así pues, a partir del 1 de enero, toda la metrópolis se convertirá en una única zona, con el mismo precio de la Zona 1. La medida entrará en vigor para los siguientes títulos: T-10 y T-10 para trabajadores en el aeropuerto, T-50/30, T-70/30, T-mes y T-mes para personas en paro, T-trimestre, T-joven, títulos integrados bonificados para familias monoparentales y numerosas, T-día, T-aire, T-eventos y billetes sencillos. En cambio, no se modifican las condiciones actuales de la T-16, los títulos sociales de la AMB o FGC, los títulos federados, ni los títulos monomodales de los operadores (aparte del viaje).

Sin embargo, la reducción del precio del título del transporte público para los usuarios metropolitanos que provenían de la antigua Zona 2 supone, en algunos casos, hasta casi un 50% de ahorro directo en el billete. Por ejemplo, una persona que compraba una T-10 de dos zonas, cuatro veces al mes, se ahorrará 475,6 euros al año (un ahorro del 49%). O un estudiante universitario que va a la UAB con la T-Joven de dos zonas y que pasará a comprar la de una zona, ahora también evitará pagar 148 euros de más al año.

Además, la implantación de la tarifa plana metropolitana también creará nuevos clientes potenciales. Ya que, con esta reducción del título del billete, se prevé un aumento de la demanda del transporte público, con un incremento de nuevos usuarios, que hasta ahora les frenaba viajar en él por un tema de precio. Esta demanda se calcula que llegará a los 4,6 nuevos millones de viajes. Si a estos nuevos viajes se le suman los 50 millones de trayectos actuales entre la primera y segunda corona, hacen un total de casi 55 millones de viajes que salen beneficiados por la medida cada año.

Asimismo, «una reducción o ajuste de precio en el conjunto del área, favorece el uso del transporte público, reduciendo la utilización del vehículo privado contaminante y promoviendo una movilidad más sostenible», concluye Bigas. Y es que, con la tarifa también se prevé una reducción de 2.875.000 viajes en vehículo particular, con un ahorro de emisiones en 9.445 toneladas de CO2, 29.53 toneladas de Óxido de Nitrógeno y 0,97 toneladas de partículas finas en suspensión.