Ir a contenido

Colabora:

UN CAMBIO NECESARIO

Los retos del transporte última milla

El AMB trabaja por una distribución de mercancías más eficiente

Anna Rocasalva

Tan sólo el 20% de los vehículos que circulan por la metrópolis de Barcelona son camiones y furgonetas, pero son los responsable de hasta el 40% de las emisiones contaminantes. 

Tan sólo el 20% de los vehículos que circulan por la metrópolis de Barcelona son camiones y furgonetas, pero son los responsable de hasta el 40% de las emisiones contaminantes.  / DANNY CAMINAL

Los altos niveles de polución en el aire son un grave problema de salud pública en la metrópolis de Barcelona ya que son la causa de más de 3.000 muertes prematuras anuales. El 70% de la contaminación que respiramos en las zonas más densamente pobladas del territorio son producto de la movilidad. Además, tan sólo el 20% de los vehículos que circulan por la metrópolis de Barcelona son camiones y furgonetas, pero son los responsable de hasta el 40% de las emisiones contaminantes. 


Para ser más ecológicos hay que mirar hacia el futuro de forma diferente por eso «el transporte de mercancías sostenible es uno de los objetivos de las políticas públicas metropolitanas para tratar de revertir y mejorar el nivel de calidad del aire», explica responsable de proyectos de Movilidad Limpia del AMB, Marc Iglesias. En esta línea, destaca la necesitar de optar por sistemas más eficientes y menos contaminantes en la logística y la distribución urbana de mercancías; y la distribución dentro de las propias ciudades (distribución última milla), y el comercio electrónico (e-commerce), son los nuevos retos que habrá que explorar debido al auge que están teniendo desde los últimos años.

ESTRATEGIA A SEGUIR

El Área Metropolitana de Barcelona, de forma consensuada con el conjunto de administraciones locales y la Generalitat de Catalunya, trabaja para que en el año 2020 no pueda circular ningún vehículo que no disponga de las etiquetas ambientales de la DGT. También en el caso del transporte de mercancías que, aunque representa un porcentaje relativamente reducido de la movilidad metropolitana, significa una proporción elevada de las emisiones de las partículas contaminantes que están causando los graves problemas de salud pública de la metrópolis. Esta política va en la misma línea de lo que ya se está desarrollando en más de 200 ciudades europeas, como Hamburgo.


Pero la estrategia metropolitana para mejorar la calidad del aire también va acompañada de un conjunto de incentivos a la movilidad logística más sostenible. Por ejemplo, favorecer proyectos como la conversión de vehículos de combustión hacia automóviles eléctricos.
El Área Metropolitana también aboga por favorecer una logística nocturna dentro de segmentos de mercado muy concretos, como las grandes superficies, que tienen mucha más capacidad de respuesta que la pequeña empresa, por ejemplo. 


La distribución nocturna de mercancías ofrece una serie de ventajas como una mayor movilidad por la ciudad y una reducción de los kilómetros transcurridos y los costes, a la vez que se mejoran los tiempos de entrega y se reducen las emisiones contaminantes. «Obviamente, ninguna de las administraciones se plantea imponer la logística nocturna, sólo es una de las muchas soluciones que se plantean para este cambio». afirma el responsable de proyectos de Movilidad Limpia del Área Metropolitana de Barcelona.

COMERCIO ONLINE

Las tendencias del mercado apuntan a un auge de la movilidad de mercancías debido al aumento de las compras por Internet. Desde el Área Metropolitana de Barcelona se trabaja no únicamente para que la presión del transporte sea menor y sea más friendly con el territorio, sino también para concienciar a la ciudadanía que, depende de qué tipo de consumo haga, tiene unos determinados impactos.


En el 2016, se inició una campaña de cambio de hábitos para encontrar otras fórmulas de consumo, que tienen que ver con el comercio electrónico, pero con menos impactos socioambientales. Las plataformas click&collect o puntos de recogida, son un ejemplo de ello.

Finalmente, el ente metropolitano también ha avanzado una nueva línea de trabajo relacionada con la distribución urbana de mercancías, que pasa por la creación de unas ordenanzas tipo y una plataforma tecnológica de apoyo a la gestión. Una plataforma metropolitana única, que ayude a incorporar nuevas tecnologías en el reparto, a que el sector conozca de forma más sencilla dónde y cómo puede aparcar, qué leyes hay y cómo se regula el sector. «Se trata de establecer los canales para unificar y para homogeneizar la normativa en el conjunto de municipios y facilitar esta operativa - concluye Iglesias - Y que haya una ventana única que permita acceder a este conocimiento, que hoy en día es disperso y complejo de encontrar»

0 Comentarios
cargando