Colabora:

ACCESO A LAS TERMINALES

Despegues y aterrizajes, en transporte público

El AMB amplia y mejora las conexiones con el aeropuerto de El Prat para conseguir reducir la contaminación atmosférica en la metrópolis

Instalaciones del aeropuerto barcelonés de El Prat.

Instalaciones del aeropuerto barcelonés de El Prat. / ALBERT BERTRAN

Se lee en minutos

L. Benavides

Que el avión sale muy temprano, o muy tarde, ha dejado de ser un argumento para pedir a familiares o amigos que te acerquen en coche al Aeroport de El Prat. Ahora esto ya no se lleva. Y no solo por la mayor conciencia ecológica de la ciudadanía, que apuesta cada vez más por el uso de medios de transporte colectivos. El motivo principal es la ampliación (y mejora) de las líneas de transporte público encargadas de conectar la metrópolis y las dos terminales del aeropuerto.

El abanico de posibilidades es muy amplio. Los pasajeros aéreos de toda el área metropolitana pueden llegar y regresar en taxi, en tren, en las líneas diurnas de autobús (46L77L99 y PR1), en NitBus (N16 y N17) y en Aerobús (A1 y A2). La última en sumarse a la oferta de transporte público es la L9. El tramo que conecta la Zona Universitaria de Barcelona y el aeropuerto funciona desde el pasado febrero.

DEMANDA EN AUMENTO

El aumento de opciones para acceder a la gran infraestructura aeroportuaria de la Barcelona metropolitana, lejos de canibalizar usuarios entre modos de transporte, ha aumentado la demanda de estas líneas. "El número de usuarios del Aerobús ha crecido cada año un 14% desde su puesta en marcha en el 2009. Con la entrada en funcionamiento de la L9, el número de pasajeros no ha crecido pero tampoco ha descendido", explica Guillem Alsina, jefe de planificación de movilidad del Àrea Metropolitana de Barcelona (AMB), quien recuerda que el uso de estos medios de transporte tienen repercusiones directas en la calidad del aire y, por tanto, en la salud de las personas.

Según los últimos datos del AMB, antes de la llegada de la L9, el modo de transporte público más usado para acceder al Aeroport del Prat era el Taxi, con un 35,6% de la cuota. Le sigue de cerca el Aerobús, con un 14,3%, un servicio muy bien valorado por sus usuarios con un notable alto (8,45). "La gente sabe que tiene una alta frecuencia de paso, entre los cinco y los 10 minutos dependiendo de si se dirige a la terminal 1 o la terminal 2, y que tarda apenas 30 minutos", explica César Torres, jefe de operaciones de SGMT,empresa operadora del servicio. "La flota está formada por 30 vehículos, y 23 están circulando simultáneamente. Desde el 1 de enero al 31 de diciembre", subraya, Torres.

El Aerobús ha renovado interior y exteriormente todos sus vehículos. La lista de mejoras incluye, entre otras cosas, la oferta de conexión a internet mediante wifi, un sistema de videovigilancia para mayor seguridad de los pasajeros y varios puertos USB para que los pasajeros puedan recargar sus teléfonos y dispositivos móviles si fuera necesario. Para mayor comodidad de los viajeros, el servicio ideado por el AMB también cuenta con un sistema de venta de tiquets on line, que actualmente representa el 7% de las ventas.

ALTERNATIVA NOCTURNA

Te puede interesar

Durante la noche, a partir de las 22.30 horas, los autobuses de las líneas N16 y el N17 son una muy buena alternativa. Teniendo en cuenta esto, el AMB ha reforzado este servicio nocturno: de los tres autobuses que pasaban por línea cada hora, se duplica la oferta con seis autobuses por hora. Por la noche, estos vehículos de refuerzo circulan por la autovía, la cual cosa permite ganar tiempo y frecuencia.

Los usuarios de estas dos líneas de Nitbus aumentaron en el 2015 entre un 7 y un 9% respecto al año anterior, según los últimos datos del ente metropolitano. "Entre los diferentes usuarios de estas líneas nocturnas hay turistas, viajeros residentes en el área metropolitana, trabajadores del aeropuerto y de las compañías aéreas", apuntan fuentes del ente metropolitano.