Colabora:

CAMPAÑA INFORMATIVA Y DE PROXIMIDAD

Reciclar más y mejor

AMB impulsa una acción a pie de calle para resolver dudas y mejorar la recogida selectiva

Reciclar más y mejor

JULIO CARBÓ

Se lee en minutos

Luis Benavides

Los cepillos de dientes, aunque tengan el mango de plástico, se deben introducir en el contenedor gris. Las bombillas y la copas rotas, a pesar de tratarse de objetos domésticos con el vidrio como material predominante, deben llevarse a los puntos de recogida o punts verds. "Uso estos dos ejemplos para romper el hielo y poner a prueba los conocimientos de la gente. En general, separan los residuos en casa y utilizan los diferentes contenedores, pero todavía tienen algunas dudas", explica Marisa López, de 53 años. Ella forma parte del equipo de 144 informadores, organizados por parejas, que interactúan directamente con los ciudadanos desde el pasado 30 de mayo.

La nueva campaña de proximidad liderada por el Àrea Metropolitana de Barcelona (AMB), con presencia en 28 de los 36 municipios metropolitanos, persigue aumentar la recogida selectiva de residuos, que actualmente es del 33,7% de media en todo el territorio. Y es que, pesar de todos los esfuerzos realizados para sensibilizar sobre la importancia del reciclaje, la tasa de reciclaje metropolitana queda lejos del 50% que marcan las directivas europeas de cara al 2020.

GRAN DESPLIEGUE

Durante cuatro meses, los informadores visitarán diferentes puntos del territorio metropolitano. Siempre por las tardes, de lunes a viernes.El AMB, que ofreció una formación previa a los informadores, confeccionó una lista con los puntos negros donde se recicla poco o han detectado muchos impropios. La consigna es clara: "Se deben acercar de forma proactiva, amable y respetuosa. Su objetivo es convencer, hacer entender que es importante reciclar bien. Si los vecinos tienen alguna queja o sugerencia para mejorar la recogida, los informadores toman nota a través de la aplicación que llevan descargada en el móvil", afirman fuentes del ente metropolitano.

En las tres primeras semanas de esta acción para fomentar la selección de residuos en el hogar los informadores se han encontrado con todo tipo de respuestas y actitudes. "Lo primero que hacemos, después de presentarnos, es escucharles. A partir de aquí, si tienen dudas o ideas equivocadas sobre los residuos les explicamos cómo funciona", explica Elisabet Aguiló, de 26 años, licenciada en psicología en busca de trabajo. Mientras no sale participa en promociones y campañas informativas puntuales. Como ella, los otros 143 informadores contratados estaban en el paro.

EXCUSAS

La falta de tiempo y el poco espacio en la cocina, continúa Aguiló, son dos de las excusas estrella: "Cuando nos dicen esto les explicamos que se venden unos cubos pequeñitos que se pueden colocar debajo de la pica de la cocina y que es norequiere invertir tiempo extra".

En el grupo de informadores se encuentran representadas diferentes etnias para facilitar la comunicación en las zonas con cifras de inmigración más elevadas. "Muchas personas recién llegadas del norte de África no saben cómo funciona porque en sus países no tienen estos contenedores", cuenta Monique Mendy, una francesa de origen senegalés afincada que llevaba dos años en el paro.

La campaña se dirige a perfiles muy diversos, desde singles a personal del hogar, pasando por perfiles de clase trabajadora y media-alta. Cada uno, con sus particularidades.

En líneas generales, la acogida por parte de la población metropolitana es positiva. "Me parece bien que se hagan este tipo de campañas para concienciar a la gente. Reciclar más y mejor puede ayudar a mitigar el cambio climático. Acabo de aprender que las botellas y los tapones de plástico van al mismo contenedor pero separados", explica Gabriel Jiménez, de 23 años, graduado en geología.

Los más pequeños de la casa son un gran aliado para esta nueva acción, pues en la escuela aprenden la importancia de cuidar el planeta. Montse Bernat, de 63 años, pasea con su nieto, Martí, de 3. "En casa ya hace tiempo que reciclamos todo lo que podemos. Pienso mucho en el futuro de mis nietos, en el mundo que les dejamos", explica Bernat.

ANTECEDENTES

Te puede interesar

La nueva campaña cuenta con la colaboración de los Sistemas Integrados de Gestión (SIG) Ecoembes y Ecovidrio, dos organizaciones sin ánimo de lucro cuyo objetivo es aumentar la tasa de reciclado de envases y vidrio respectivamente, tiene diferentes antecedentes con resultados muy positivos. Entre agosto del 2013 y marzo del 2014, un grupo de informadores visitó algunos supermercados de 33 municipios metropolitanos con consejos sobre la recogida selectiva; y unos meses después, en octubre y noviembre del 2014, se realizó una prueba piloto en el distrito de Sant Martí de Barcelona, a pie de contenedor, y se consiguió una mejora de 7 puntos en las tasas de reciclaje de la zona tras informar a más de 18.000 personas. 

Ideas erróneas y respuestas

«Este sistema es muy complicado» Los ayuntamientos y la propia AMB ofrecen soluciones para informarse e incluso organizan visitas a las plantas de tratamiento de residuos.