Ir a contenido

Colabora:

TRIBUNA

Playas con función social

Antonio Balmón

En la Barcelona metropolitana tenemos más de 30 kilómetros de playas, entre Montgat y Castelldefels. Las playas del norte del Barcelonès se integran y forman parte de la ciudad, mientras las del Baix Llobregat mantienen un carácter más natural. Entre todas reciben 10 millones de usuario al año, tanto residentes como visitantes de otros rincones de Catalunya, España y el mundo. Es decir, nuestras playas son el principal espacio público de ocio y de relaciones, el más utilizada, y más todavía por la creciente práctica del deporte que hace que estos espacios pierdan su uso estacional y se conviertan en una opción útil durante todo el año.

Las playas metropolitanas forman parte de los usos y de la calidad de vida de la gente. Por eso son importantes las tareas de limpieza y mantenimiento de la arena que hacen los servicios técnicos del AMB, así como el diseño y la construcción de los paseos marítimos y la renovación de su catálogo de equipamientos y mobiliario.

Las playas también forman parte de nuestro paisaje urbano y del metabolismo del territorio. Son un elemento ecosistémico que nos ayuda a mantener el equilibrio medioambiental y complementan otros espacios libres de gran valor natural como son los espacios fluviales, el Parc Natural de Collserola, Serralada de Marina y la red de parques metropolitanos. El compromiso del AMB es realizar los servicios e inversiones necesarias para que estos espacios libres y naturales mantengan sus condiciones adecuadas para sus usos y funciones, sociales y medioambientales.

0 Comentarios
cargando