Estudio

Nuevas vías de agua marina se abren paso alrededor de la Antártida

No todo es deshielo en la Antártida: 2.000 kilómetros de costa se han mantenido estables durante 85 años

¿Qué es el glaciar del Juicio Final y qué sucederá si se derrite?

Frente de hielo en la costa antártica

Frente de hielo en la costa antártica / CALTECH/ANDY THOMSON

Europa Press

Europa Press

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Una nueva corriente que sigue el creciente agua de deshielo ha sido descubierta a través de una región conocida como el mar de Bellingshausen, en el lado de la Antártida más cercano a Sudamérica.

Debido al calentamiento provocado por el cambio climático, las plataformas de hielo de la Antártida se están derritiendo a un ritmo acelerado. La mayor parte del derretimiento proviene de debajo de las plataformas de hielo, como resultado del agua caliente que fluye por debajo de ellas. Sin embargo, el proceso no se detiene allí: a medida que el agua de deshielo ingresa al océano, las corrientes oceánicas la transportan por la costa de la Antártida, modificando las tasas de deshielo en las plataformas de hielo situadas más abajo. Es necesario mapear estas vías de deshielo para comprender y predecir mejor el deshielo y el consiguiente aumento del nivel del mar.

"Solíamos pensar en las plataformas de hielo como sistemas aislados, pero ahora entendemos que varias plataformas de hielo están conectadas por corrientes a lo largo de la costa antártica", dice en un comunicado Andy Thompson, profesor de Ciencias Ambientales e Ingeniería de Caltech. "Lo que sucede en una plataforma de hielo cambia los procesos en otra. Para predecir con precisión los cambios, tenemos que comprender el efecto dominó que tienen entre sí".

Durante más de una década, los investigadores del laboratorio de Thompson han estudiado los mares antárticos utilizando una combinación de técnicas. Un nuevo estudio dirigido por la investigadora principal Mar Flexas examina los datos recopilados por un vehículo submarino autónomo, así como por focas equipadas con sensores en sus cabezas. A través de estos datos, el equipo descubrió una nueva corriente que sigue el agua de deshielo a través de una región conocida como el mar de Bellingshausen, en el lado de la Antártida más cercano a Sudamérica.

"El mar de Bellingshausen no es una región muy estudiada, pero es el primer lugar donde el agua cálida de los océanos Atlántico y Pacífico llega a las plataformas de hielo", dice Thompson. "A medida que se derriten las plataformas de hielo, el agua se vuelve más fría y más dulce, lo que disminuye su capacidad de derretirse".

Una colaboración de décadas de investigadores de varias instituciones equipa a las focas con pequeños sensores que miden las propiedades oceánicas mientras los animales viajan y se sumergen a través de los mares en busca de alimento. El programa se llama Mamíferos Marinos Explorando los Océanos de Polo a Polo (MEOP) y los datos recopilados están disponibles públicamente para los investigadores.

Combinando estos datos con los de los planeadores submarinos del laboratorio Thompson, Flexas y su equipo recopilaron información sobre propiedades como la temperatura del océano, la salinidad, el contenido de oxígeno y la concentración de partículas en el agua en los mares de Bellingshausen y Amundsen.

El equipo identificó dos vías distintas de deshielo que se originan en diferentes plataformas de hielo. Una sigue la costa y puede aumentar el derretimiento en las plataformas de hielo situadas aguas abajo atrapando aguas cálidas en profundidad, mientras que la otra ruta regresa al océano abierto. Curiosamente, los datos sobre las focas revelaron una depresión o cañón previamente desconocido en el fondo marino, que el equipo denominó, apropiadamente, depresión de las focas. Las características topográficas submarinas como la depresión de las focas influyen en el flujo de las corrientes de manera similar a cómo los cañones en tierra firme guían el flujo de los ríos.

La investigación es un paso importante para comprender cómo el derretimiento en plataformas de hielo individuales influye en la circulación antártica más amplia y en el derretimiento de las plataformas de hielo en todo el continente. A medida que los océanos continúan calentándose debido al cambio climático, se necesita una mejor comprensión de los procesos cerca de la costa antártica para predecir las tasas futuras de aumento del nivel del mar global.

La investigación ha sido publicada en la revista JGR Oceans.

TEMAS