Vegetación urbana

Piden no podar en esta época del año para proteger la flora y la fauna urbanas

SEO/BirdLife quiere que se respeten las especies silvestres en el mantenimiento de la infraestructura verde urbana

Un operario revisa y poda un árbol

Un operario revisa y poda un árbol / EFE / Mariscal

Ramón Díaz

Ramón Díaz

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Esta época del año es inapropiada para realizar podas de arbolado, siegas, desbroces y eliminar vegetación con herbicidas. Es la idea principal que SEO/BirdLife ha trasladado a varios ayuntamientos españoles y a empresas que gestionan parques y jardines. Reclama que se tengan en cuenta los ciclos naturales de las especies silvestres en las tareas de mantenimiento de la infraestructura verde urbana, la racionalización de las podas y la protección de la fauna silvestre que depende del arbolado.

Las lluvias registradas durante la Semana Santa han favorecido que este año se vean más flores y árboles frondosos que nunca en los últimos años. "Esta vegetación sirve a la fauna silvestre de refugio, alimento y lugar de cría, ayuda a regular las temperaturas, filtra partículas contaminantes, previene inundaciones y mejora el bienestar y la salud de las personas que la contempla, gracias a su valor estético", resalta la ONG ambientalista.

Pero decenas de ciudadanos han enviado a SEO/BirdLife quejas y denuncias advirtiendo de la realización de podas, siegas y trabajos de mantenimiento de espacios verdes urbanos que producen molestias e incluso producen daños a las aves.

La mayor parte de estas denuncias son provocadas por podas. En muchas localidades se siguen realizando podas sistemáticas, en muchas ocasiones agresivas y que no se adaptan a los ciclos naturales del arbolado ni de la fauna que depende del mismo, sino más bien "a las necesidades de los gestores de estos espacios, a inercias o rutinas existentes o a los condicionantes de contratos que han quedado obsoletos".

Poda de un árbol.

Poda de un árbol. / Pixabay

Numerosos estudios científicos han concluido que los árboles sanos y bien desarrollados aportan enormes beneficios a las personas y a la biodiversidad urbana y para que ello es necesario que los criterios de poda sean "rigurosos y estén basados en el conocimiento técnico", apunta SEO/BirdLife.

Destrucción de huevos y muerte de crías

En condiciones naturales, el arbolado no necesita ser podado y, en caso de que sean necesarias, las podas deben realizarse cuando la planta está en parada vegetativa, no cuando ya está creciendo, como sucede en general en primavera.

La mayoría de los árboles y arbustos están en esta época del año en su momento de máxima actividad, creciendo y generando flores y frutos. La herida que produce una poda puede debilitar al árbol, causarle enfermedades o favorecer la aparición de plagas. Además, es en este momento cuando acogen multitud de aves nidificantes que utilizan su tronco o sus ramas para construir sus nidos. Y ofrecen también refugio y alimento para otras plantas, aves o polinizadores.

"Las podas no deben ser ni sistemáticas ni agresivas, y prácticas como los desmoches o los terciados, que los hacen más vulnerables a enfermedades, deben ser limitadas. Muchas de las podas que se hacen en primavera, en plena época de reproducción de las aves, provocan el fracaso reproductivo e incluso la destrucción de huevos o la muerte de crías", alerta el colectivo naturalista.

Un guardia civil observa los restos de una tala ilegal.

Un guardia civil observa los restos de una tala ilegal. / Guardia Civil

En los entornos urbanos se realiza tradicionalmente una gestión intensiva de la vegetación: "Se elimina de forma sistemática la vegetación espontánea que crece en alcorques, praderas, caminos o descampados –las mal denominadas malas hierbas– y se siegan las praderas continuamente".

Según SEO/BirdLife, esta gestión responde a "criterios estéticos y prácticas arraigadas", que no tienen en cuenta los servicios que ofrecen las plantas y praderas silvestres, pues "ayudan a amortiguar las temperaturas y a prevenir la erosión del suelo, además de aportar alimento, refugio y lugar de cría para la fauna, siendo fundamentales para la conservación de algunas especies de invertebrados polinizadores, por ejemplo, de mariposas".

Nuevas formas de jardinería

No obstante, cada vez son más las ciudades que están cambiando la gestión de esta vegetación, en una clara apuesta por recuperar la funcionalidad de las zonas verdes, clave para amortiguar los efectos del calentamiento y conservar la biodiversidad urbana.

SEO/BirdLife pone como ejemplo de este cambio de prácticas a la ciudad de Santander, donde se han inventariado más de 120 especies de plantas silvestres, entre ellas once de orquídeas, gracias a la reducción de la frecuencia de siegas que se viene aplicando desde hace una década con su asesoramiento.

"Gracias a ese manejo menos intensivo en los taludes de un emblemático parque de la ciudad, el parque de Las Llamas, se ha podido constatar la cría del cistícola buitrón, una especie asociada a herbazales densos en el medio natural", destaca la ONG.

Restos de una poda.

Restos de una poda. / A. M. Serrano

"La biodiversidad urbana se considera un indicador de sostenibilidad y salud ambiental de nuestros pueblos y ciudades y numerosos estudios han demostrado que mejora la salud y el bienestar de sus habitantes. Así, la infraestructura verde urbana juega un papel clave, al ser lugar de alimentación, nidificación y refugio a múltiples especies de aves e insectos polinizadores, haciendo de la ciudad un ambiente más amable y permeable a la naturaleza", señala el colectivo, que reclama a las administraciones y empresas gestoras integrar la biodiversidad en la gestión del verde urbano y tomar medidas para evitar daños a las especies silvestres, especialmente en las labores de poda y siega y con el uso de agroquímicos.

Además, anima a la ciudadanía a que abra su mente a las "nuevas formas de jardinería, menos ordenadas, pero más sostenibles" y a que denuncie las prácticas que no respeten a las especies silvestres, como las podas en época de cría de las aves, a través de los canales de quejas y sugerencias que los ayuntamientos ponen a disposición de la ciudadanía.

…………….

Contacto de la sección de Medio Ambiente: crisisclimatica@prensaiberica.es