Energía renovable

Qué es el metanol verde, la alternativa al combustible fósil en el transporte marítimo

El gigante del transporte marítimo danés Maersk ha elegido España para impulsar la descarbonización de su flota con la creación de dos plantas de e-metanol en Andalucía y Galicia

Qué es el metanol verde, la alternativa al combustible fósil en el transporte marítimo
2
Se lee en minutos
Alexandra Costa

Maersk, una de las principales navieras dedicadas al transporte de mercancías a nivel global, dio el pasado día 3 la campanada en la economía española. El gigante del transporte marítimo danés ha elegido España para impulsar la descarbonización de su flota con la creación de dos plantas en Andalucía y Galicia para producir metanol verde para su propio consumo con el fin de reducir las emisiones de carbono a la atmósfera, según ha anunciado en un comunicado. En otras palabras, la inversión podría alcanzar los 10.000 millones de euros hasta 2030 y crearía de 85.000 puestos de trabajo, 5.000 de los cuales son directos. Pero, ¿qué es el metanol verde, también conocido como e-metanol? ¿Es una alternativa real a los combustibles fósiles?

Maersk es la segunda mayor naviera del mundo tras MSC. Cuenta con 750 buques, 100.000 empleados en 120 países y el 20% de la cuota de mercado. El transporte marítimo está en el farolillo rojo de la descarbonización, que no es otra cosa que el proceso de reducción de emisiones, sobre todo de dióxido de carbono (CO2) para lograr una economía global con bajas emisiones a través de la transición energética.

Las navieras lanzan 11 gigatoneladas de CO2 a la atmosfera

Las cifras actuales espantan. El último informe de brecha de emisiones de la ONU avisa de que las emisiones aumentaron un 1,4% entre 2019 y 2019, alcanzando un récord de 51,5 gigatoneladas de dióxido de carbono. Además, las Naciones Unidas llevan años alertando de que uno de los culpables del incremento de gases de efecto invernadero (GEI) es el sector naviero.

Según el 'Cuarto Estudio de la Organización Marítima Internacional (OMI) sobre los gases de efecto invernadero del transporte marítimo', es el responsable de verter a la atmósfera algo más de 1.000 millones de toneladas de CO2 cada año (1 gigatonelada), lo que supone cerca del 3% de todas las emisiones de origen humano. En un escenario en el que no se tomaran medidas, esta cifra podría duplicarse en 2050, según los expertos.

E-Metanol a través de hidrógeno renovable y CO2 capturado

De ahí que Maersk haya tomado la decisión de descarbonizar su flota. La energía verde elegido es el metanol, un combustible bajo en carbono que puede fabricarse a partir de la gasificación de biomasa, de la electricidad renovable y por la hidrogenación del dióxido de carbono. Este último proceso se traduce en moléculas de CO2 capturadas directamente de la atmósfera que se someten a una reacción química.

Noticias relacionadas

Para conseguirlo es necesario otro elemento renovable: el hidrógeno verde, que se obtiene a través de electrolisis del agua utilizando energía sostenible como la eólica o la fotovoltaica. Es luego, a través de procesos químicos, cuando se acompaña de CO2, pero en dosis mucho menores que el combustible fósil y, por tanto, menos contaminante.

La alternativa actual es el gas natural licuado

Mientras el metanol verde llega al transporte marítimo, este ya tiene un combustible alternativo. Se trata del gas natural licuado (GNL), que requiere de tanques aislados capaces de mantener una temperatura extremadamente fría para conservar su estado líquido.