Agricutura

Un hongo amenaza con acabar con el arroz bomba, autóctono de la Comunitat Valenciana

Esta variedad se ve cada vez más acosada por las malas hierbas y la pyricularia, que ataca al cultivo

Un hongo amenaza con acabar con el arroz bomba, autóctono de la Comunitat Valenciana
3
Se lee en minutos
F. J. Benito

La organización agraria Jóvenes Agricultores ASAJA Alicante denuncia que la desidia y falta de acción de las administraciones para combatir el hongo de la pyricularia, que afecta al cultivo de arroz bomba del Parque Natural Marjal de Pego, provocará este año una merma del 65% en la producción de esta emblemática variedad en la provincia de Alicante y de la Comunitat Valenciana. También se ha detectado en las Marismas de Guadalquivir

Pep Orihuel, productor de arroz en la comarca de la Marina Alta, explica que la expansión de este hongo, que se ceba especialmente en el arroz bomba, autóctono de la zona, se debe a dos razones fundamentales. Por un lado, el crecimiento descontrolado de las malas hierbas, en concreto del serreix, "que supera la altura del cultivo de arroz y provoca un efecto tupido que no hace más que darle gasolina a la pyricularia, incrementando su expansión".

En este sentido, la organización agraria reclama que se pongan a disposición del sector las herramientas necesarias para controlar el serreix, ya que los agricultores de la zona llevan muchos años con un solo producto autorizado, y las malas hierbas se han adaptado al mismo "como si fuese abono". Por si fuera poco, actualmente es inviable la utilización de mano de obra para arrancar dichas hierbas. 

Sin armas para combatir el hongo

Por otro lado, Orihuel sostiene que los agricultores no disponen de soluciones fitosanitarias para hacer frente a esta enfermedad. "Solo está permitido un producto para el tratamiento aéreo, y los resultados no son los deseados, además de que este representa el 20% de los costes de producción". Asimismo, recuerda que las subvenciones de la PAC cada vez son menores, lo que empuja a la sectorial arrocera alicantina a tener que bajar la producción, mientras que en otros países se utilizan productos que en España no están autorizados y con una mano de obra mucho más barata. 

El hongo crece en numerosas plantas / Información

Por su parte, el técnico agrónomo de Pego Natura, Vicent Dominguís, afirma que "la limitación de los fitosanitarios y materias biológicas permitidas supone un gran desafío para los agricultores del cultivo de arroz de la Marjal de Pego, pues la variedad bomba es muy susceptible a esta enfermedad, que además resulta agravada por unas condiciones climáticas propicias para el crecimiento del hongo".

Los expertos coinciden en que una de las posibles alternativas sería apostar por otras variedades que sean tolerantes a la salinilidad de la zona, aunque algunos agricultores ya lo han probado sin obtener productividades exitosas. 

Ante el alarmante descenso de la producción, los agricultores de la Marjal de Pego reivindican su papel como guardianes del ecosistema, el cual ha resurgido gracias a que mantienen las aguas en circulación y proveen de alimentos a los seres vivos que allí habitan. Sin embargo, vaticinan que, si los dirigentes no empiezan a plantear soluciones, en menos de dos años el cultivo de arroz bomba desaparecerá a la vez que lo hará el propio Parque Natural. 

El propio Parque Natural está amenazado / Información

España es el segundo productor de arroz (Oryza sativa) de la Unión Europea, sólo superado por Italia. En 2017, según datos del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, la superficie cultivada en nuestro país superaba las 107.000 hectáreas. El cultivo está presente en Andalucía, Extremadura, Cataluña, Comunidad Valenciana, Aragón, Navarra, Murcia, Castilla La Mancha y Baleares, aunque la mayor parte de la superficie se concentra en las cuatro primeras comunidades. 

Andalucía es la mayor productora de arroz de España, con 40.000 hectáreas cultivadas, repartidas en su mayoría (37.481 hectáreas) en Las Marismas del Guadalquivir (Sevilla) y en La Janda (Cádiz) en los municipios de Benalup Casas Viejas, Medina Sidonia Vejer de la Frontera y Tarifa (2.569 hectáreas) y 29 hectáreas en la provincia de Huelva. 

Noticias relacionadas

........

Contacto de la sección de Medio Ambiente: crisisclimatica@prensaiberica.es