Especies invasoras

El mejillón cebra, peligrosa especie invasora, se apodera de los ríos españoles

El molusco, que daña las infraestructuras hídricas, ya ha llegado a Murcia, Cuenca y Albacete

El mejillón cebra, peligrosa especie invasora, se apodera de los ríos españoles
7
Se lee en minutos
Joan Lluís Ferrer

La expansión del mejillón cebra por los ríos y embalses españoles continúa en aumento. Ahora son las cuencas del Júcar y el Segura las que están siendo afectadas por esta especie invasora, una de las más dañinas del mundo, por los perjuicios que ocasionan no solo a las especies autóctonas, sino a infraestructuras y maquinaria hídricas. El mejillón cebra ya está presente en 8 de las 15 demarcaciones hidrográficas de España.

El Área de Calidad de las Aguas de la Confederación Hidrográfica del Júcar (CHJ) ha confirmado esta semana la detección de ejemplares de mejillón cebra (Dreissena polymorpha) en el embalse de Alarcón (Cuenca), en el tramo de la cabecera de este río, en el marco de su Plan de Choque para el control y seguimiento de especies exóticas invasoras.

Así lo ha dado a conocer este viernes el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico en una nota, en la que recuerda que las aguas de este embalse estaban siendo objeto de seguimiento continuado desde que se descubrieron larvas de esta especie invasora en 2018.

La aparición de los ejemplares adultos de este molusco pone de manifiesto que el mejillón cebra se ha consolidado en el embalse de Alarcón, la infraestructura hidráulica con mayor capacidad de la demarcación hidrográfica del Júcar, por lo que se trata de un descubrimiento que «inquieta» tanto a los gestores como a los usuarios por los severos daños ecológicos y económicos que puede producir esta especie exótica invasora.

En este sentido, la jefa de Servicio en el Área de Calidad de las Aguas, Concha Durán, ha subrayado que el embalse de Alarcón «tiene muchos usos, juega un papel muy importante en todo el sistema de explotación del Júcar, y en especial en el Trasvase Tajo-Segura, y las afecciones que puede provocar para los regantes y las infraestructuras hidráulicas pueden ser muy importantes».

Colonia de mejillón cebra / Efe

Por ello, inmediatamente después de la detección de varios ejemplares adultos en el embalse, la CHJ ha puesto en marcha diferentes medidas de prevención para tratar de evitar que el mejillón cebra se expanda rápidamente aguas abajo de Alarcón.Limitaciones a la navegación

La más importante tiene que ver con su navegabilidad, según Durán, que ha explicado que, cuando se detecta la presencia de esta especie en una masa de agua, las normas que regulan la navegación cambian, ya que implementan una especie de cuarentena en el embalse, es decir, «las embarcaciones cuyos titulares quieran navegar en Alarcón no van a poder hacerlo en ningún otro embalse», ha recalcado.

Ahora el trabajo de los gestores de la CHJ se centra en analizar cómo se comporta la colonia sobre las aguas del embalse y detectar aquellas zonas más proclives para su consolidación, dado que un ejemplar adulto de esta especie de mejillón no comestible puede alcanzar los tres centímetros de longitud y prolifera masivamente generando colonias que se adhieren a todo tipo de sustratos duros, por lo que llegan a bloquear canales, conducciones y compuertas.

Durán ha observado también que, precisamente, uno de los grandes problemas a la hora de combatir a este molusco es que no existe ningún medio específico para hacerlo y, aunque se sabe que la presión y la velocidad de las aguas influyen, «lo cierto es que todos los tratamientos que existen para erradicarlo también perjudicarían a todo el ecosistema afecto al agua».

En este contexto, la jefa de Servicio en el Área de Calidad de las Aguas ha recordado que la CHJ firmó recientemente un nuevo contrato de externalización de servicios para el seguimiento del mejillón cebra y otras especies invasoras por valor de casi 250.000 euros con el fin de intentar paliar los efectos de su expansión.

Y ha destacado igualmente que, con el objetivo de realizar un seguimiento exhaustivo y lo más fiable posible de las especies invasoras, la CHJ cuenta este año con una herramienta muy novedosa, el ADN ambiental, una técnica que permite, solo cogiendo una muestra de agua del embalse, conocer los restos de los seres vivos que han habitado allí.

También ha llegado a embalses de Albacete y Murcia

Hace solo unos días, se confirmó además que el mejillón cebra se mantiene activo también en los embalses del Talave (Liétor-Albacete) y Camarillas (Hellín-Albacete) con poblaciones adultas y, además, comienza a registrarse en el embalse del Cenajo (Albacete/Murcia), según confirmaba la Confederación Hidrográfica del Segura. De este modo, ya está presente en más de la mitad de las demarcaciones hidrográficas de España; solo se salvan de momento las del noroeste de la Península.

Señalización de presencia de mejillón cebra / microsiervos

Los técnicos del organismo de cuenca han certificado el aumento de la densidad de estas larvas. Si en el embalse de Camarillas la densidad era en mayo de 0,003 unidades por litro (ud/l), en agosto ya mostraba valores de hasta 0,106.

En el Talave se detectaron larvas de mejillón cebra en la campaña de julio con una densidad de 0,006 ud/l para llegar a agosto a registrar una concentración de 0,008 ud/l. Por último, la densidad de larvas observada en el Cenajo durante este último muestreo alcanza las 0,005 ud/l.

A su vez, los estudios han revelado la presencia de este molusco en edades adultas en los embalses de Camarillas y Talave en las que fue detectado esta especie invasora por primavera vez en la cuenca del Segura.

Los trabajos de muestreo para el seguimiento del mejillón cebra continuarán hasta mediados de octubre, coincidiendo con el ciclo reproductivo de la especie. Además, la CHS está instalando carteles informativos en diversos puntos de la cuenca e incrementando el control de la navegación recreativa en las masas afectadas.

Desde principio de verano está prohibida la navegación en el embalse de Camarillas por la presencia de poblaciones adultas de mejillón cebra y, en el embalse de Cenajo se ha definido un único punto de acceso y la obligación de limpiar cualquier elemento que entre en contacto con sus aguas en una estación de limpieza oficial certificada.

Una de las especies invasoras más dañinas del mundo

El mejillón cebra (Dreissena polymorpha) está considerada una de las especies exóticas invasoras más dañinas del mundo según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).

Los principales impactos que genera sobre el ecosistema y los recursos económicos se deben a su elevada capacidad de crecimiento formando colonias y agregados que llegan, incluso, a taponar conducciones o tuberías.

Sobre el ecosistema, al ser un gran consumidor de fitoplancton, aumenta la claridad del agua alterando las condiciones del agua y desplaza a otras especies autóctonas.

Además, puede afectar negativamente al turismo y a otras actividades recreativas como la pesca deportiva y la navegación al cubrir, casi por completo, los taludes u orillas de las masas de agua donde prolifera.

Tras confirmar el asentamiento de una población, lo habitual es que se disperse a una velocidad similar a la observada en cuencas próximas y de características similares, según Francisco Oliva, profesor de la Universidad de Murcia y coordinador del proyecto Life Invasaqua, de lucha contra especies invasoras acuáticas.

Ejemplares del mejillón cebra / iagua

Dada su alta capacidad reproductiva (un ejemplar puede liberar más de 1 millón de larvas al año) y la ausencia de depredadores específicos, lo esperable es que colonice rápidamente los embalses afectados, ha añadido Oliva, que ha advertido de que en una cuenca como la del Segura, el impacto socioeconómico puede ser desastroso para la agricultura.

Algunas confederaciones ya han gastado más de 30 millones de euros en la gestión directa de la especie y, un estudio en la Confederación Hidrográfica del Ebro, cifra en más de 1.600 millones las pérdidas indirectas causadas por el mejillón cebra, ha explicado.

En su opinión, a la reducción de cota del embalse y al muestreo exhaustivo para determinar el verdadero alcance de la población, habría que sumar la prohibición temporal de actividades que puedan conllevar la expansión de larvas a otros embalses o sistemas acuáticos, como la navegación o la pesca deportiva.

"Es muy probable que esta especie haya colonizado la cuenca del Segura a través del trasvase Tajo-Segura. Desde hace años, científicos y técnicos alertan de la necesidad de filtrar el caudal que constantemente llega al embalse de Talave desde zonas infectadas por mejillón cebra en la cuenca del río Júcar", ha lamentado.

Noticias relacionadas

......

Contacto de la sección de Medio Ambiente: crisisclimatica@prensaiberica.es