Desastres naturales

Alerta: Aumenta el riesgo de una "erupción masiva" volcánica de devastadoras consecuencias

Los expertos alertan de la falta de inversión y lo "lamentablemente mal preparados" que estamos para afrontar estos fenómenos

Alerta:  Aumenta el riesgo de una "erupción masiva" volcánica de devastadoras consecuencias
2
Se lee en minutos
El Periódico

La erupción del volcán Hunga Tonga, que tuvo comienzo el pasado mes de diciembre en el Reino de Tonga, fue una llamada de atención por las devastadoras consecuencias que pueden tener estos fenómenos. Con una fuerza sin precedentes, que hizo que la erupción se notase incluso en Barcelona, este evento explosivo sucedido en el océano Pacífico provocó un tsunami que causó daños irreparables en las costas del país polinésico.

Sin embargo, los expertos alertan de que los riesgos de que eventos con esta fuerza o incluso de mayor magnitud se den en los próximos años son significativos. Asimismo, destacan que el mundo está "lamentablemente mal preparado" para una erupción volcánica masiva.

Llamada de atención

La erupción del Hunga-Tonga en enero fue la mayor jamás registrada. No obstante, los expertos sostienen que las consecuencias podrían haber sido devastadoras si la actividad volcánica se hubiese prolongado. "La erupción de Tonga debe ser tratada como una llamada de atención", explica la doctora Lara Mani, experta en riesgo global.

Erupción del volcán submarino en la isla de Tonga.

/ REUTERS / Tonga Geological Services

A esto, añade que los datos recogidos hasta ahora sugieren que la probabilidad de que acaezcan explosiones de una magnitud siete veces superior a la del volcán de Tonga en los próximos cien años ha aumentado hasta una de cada seis. "Este tipo de erupciones gigantescas han provocado cambios climáticos bruscos y el colapso de civilizaciones en el pasado lejano", avisa la investigadora.

Falta "imprudente" de inversión

Tal como apunta la Mani en un estudio publicado para la revista 'Nature', existe una falta de inversión gubernamental en la "vigilancia y respuesta a posibles catástrofes volcánicas". La miembro del Centro para el Estudio del Riesgo Existencial de la Universidad de Cambridge sostiene que hay una "idea errónea generalizada" de que los riesgos de grandes erupciones son bajos.

"Cada año se invierten cientos de millones de dólares en amenazas de asteroides, pero hay una grave falta de financiación y coordinación mundial para la preparación de los volcanes", insiste la vulcanóloga, quien compara las consecuencias de una erupción masiva con el impacto de un asteroide de un kilómetro de ancho.

Precedente histórico

Noticias relacionadas

El doctor Mike Cassidy, coautor del estudio en cuestión, hace referencia a un precedente histórico en la actividad volcánica: "La última erupción de magnitud 7 se produjo en 1815 en Indonesia. Se calcula que murieron 100.000 personas a nivel local, y las temperaturas globales descendieron un grado de media, provocando pérdidas masivas de cosechas que condujeron a hambrunas, revueltas violentas y epidemias en lo que se conoció como el año sin verano", explica el investigador.

"Ahora vivimos en un mundo con ocho veces la población y más de cuarenta veces el nivel de comercio. Nuestras complejas redes globales podrían hacernos aún más vulnerables a los impactos de una gran erupción", añade Cassidy.