Maltrato animal

Rescatados 156 jilgueros y 61 perros mal atendidos en Tarragona

Rescatados 156 jilgueros y 61 perros mal atendidos en Tarragona

Epi_rc_es

1
Se lee en minutos
EFE

El Servicio de Protección a la Naturaleza de la Guardia Civil ha rescatado a 156 aves fringílidas en condiciones muy precarias en un domicilio de Tarragona y a 61 perros, también mal atendidos, en una finca de la Pobla de Mafumet, según informa el Instituto Armado.

En ambos casos, el responsable era un vecino del barrio tarraconense de Bonavista, al que se le imputan delitos relacionados con la protección de los animales domésticos, maltrato animal y captura en el medio natural de forma ilegal.

El individuo tenía en su domicilio de Bonavista alrededor de 50 jaulas, entre individuales y colectivas, en las que estaban encerradas más de 150 aves fringílidas (aves cantoras como jilgueros y canarios) en malas condiciones sanitarias.

Muchas jaulas estaban sucias de plumas y excrementos antiguos e incluso se hallaron tres ejemplares muertos sin haber sido retirados.

Además, a pesar de que el responsable estaba acreditado como criador autorizado, no estaba inscrito en el Registro de Núcleos Zoológicos de Catalunya, preceptivo para la tenencia de esa cantidad de animales en un domicilio.

Al no disponer de documentación necesaria, no pudo acreditar el origen legal de las aves, por lo cual, sumado a su estado, el Seprona las decomisó preventivamente y las trasladó a un centro de protección de Lleida.

Los veterinarios comunicaron que su estado, por debajo del peso óptimo para sobrevivir, era muy precario (algunos fallecieron en el centro) y que se valoraba reintroducirlos en el medio natural por lo contraproducente de su mantenimiento en cautividad.

Los agentes también inspeccionaron una finca rústica que el investigado tiene alquilada en la Pobla de Mafumet y allí hallaron61 perros hacinados, sucios, hambrientos y deshidratados.

Noticias relacionadas

Algunos de los perros estaban atados a las paredes con cadenas de menos de 1 metro de largo, cuando por normativa deben medir como mínimo 3 metros y uno de ellos sufría leishmaniosis avanzada.

La Guardia Civil ha trasladado esta actuación al juzgado de Guardia y recuerda a la ciudadanía que tiene a su disposición el teléfono 062 para comunicar cualquier hecho relacionado con el maltrato animal y con el medio ambiente.