25M

Huelga por el clima: "Estamos ante una emergencia global"

  • Miles de concentraciones en todo el mundo reclaman más medidas para frenar la crisis climática

  • En Barcelona, los activistas reclaman el fin de los combustibles fósiles

Huelga Global por el Clima, en Berlín, Alemania, el 25 de marzo de 2022.

Huelga Global por el Clima, en Berlín, Alemania, el 25 de marzo de 2022. / REUTERS/CHRISTIAN MANG

4
Se lee en minutos
Valentina Raffio
Valentina Raffio

Periodista.

Especialista en ciencia, salud y medio ambiente.

Escribe desde Barcelona.

ver +

"La crisis climática no es un problema de futuro, es una crisis que ya está creando catástrofes en todo el mundo y está generando mucho sufrimiento", exclama la activista Karin Watson Ferrer, de la plataforma ecofeminista ‘Latinas for Climate’, durante la Huelga mundial por el clima de este viernes. "En los países del sur global, la crisis climática significa que muchas personas ya no pueden acceder al agua, a los cultivos, a los recursos naturales. Hablamos de que las zonas más pobres del planeta, pese a ser las que menos han contribuido a las emisiones globales, son las que están sufriendo más graves de esta crisis. Estamos ante una emergencia global", explica la ecologista.

La última convocatoria de la huelga mundial por el clima, la primera realizada este año bajo la batuta del movimiento estudiantil 'Fridays for Future', ha reunido a miles de personas en todo el globo. Desde la marea verde sueca, encabezada desde Estocolmo por la activista Greta Thunberg, hasta la concentración en Uganda protagonizada por la activista Vanessa Nakate. En la manifestación de Bruselas, los activistas enarbolaron lemas contra los combustibles fósiles. En la Habana, los ecologistas mostraron lemas que recordaban que 'No hay un planeta B'. Y en Japón, la queja era contra la deforestación de los países del sur global. Y en Kenia, la protesta denunciaba que "el aumento de los incendios no se deben a una temporada, es culpa del cambio climático".

En España, la protesta climática se ha extendido por una veintena de localidades de todo el país. Bajo el lema 'Vidas contra el capital' ('People not profit' en inglés), los activistas han convocado manifestaciones durante la tarde del viernes en Barcelona, Madrid, Valencia, Sevilla, Mallorca, Bilbao y Oviedo entre otros. 

Los primeros balances de las marchas internacionales apuntan a que, poco a poco, la marea ecologista está consiguiendo recuperar la fuerza que hace tan solo tres años, justo antes de la pandemia, consiguó movilizar a cientos de miles de personas en todo el mundo. En Berlín, por ejemplo, se calcula que la protesta climática de este viernes ha sumado cerca de 22.000 asistentes. En Roma, se estima que cerca de 20.000 personas asistieron a la marcha y en Turín a más de 10.000.

Crisis global

En Barcelona, la huelga por el clima de este viernes ha sumado una escasa participación. Aun así, el centenar de asistentes que este viernes se reunieron en la céntrica Plaça Catalunya hicieron resonar su mensaje con fuerza. Entre cánticos y batucada, los ecologistas reclamaron el fin de los combustibles fósiles, la protección de los recursos naturales y el despegue de una transición ecológica justa. "La tierra no está muriendo, está siendo asesinada", rezaba una de las pancartas alzadas durante la manifestación.

Uno de los momentos más aplaudidos de la protesta ha sido la intervención del joven activista colombiano Francisco Vera Manzanares, de 12 años. "Estamos ante la mayor crisis de la historia de la humanidad", ha exclamado el joven para ilustrar la gravedad de la emergencia climática. "Estamos explotando a la naturaleza sin límites y eso va a llevar unas consecuencias que son el cambio climático y los fenómenos catastróficos que no van a tener un punto de reversa. Las consecuencias de esta crisis no van a ser para dentro de 30 o 50 años, se ven en el ahora y ya afectan a las generaciones del presente", ha argumentado el joven ecologista.

""Estamos ante la mayor crisis de la historia de la humanidad"

Francisco Vera Manzanares, activista

Noticias relacionadas

La concentración de Barcelona también ha dado voz a las poblaciones indígenas y a las activistas del sur global. "Los humanos han sido una especie depredadora para el planeta. Pero ahora necesitamos luchar todos juntos contra la crisis climática porque formamos parte de una misma aldea global", ha clamado Miriam Pitxun Monroy, activista climática guatemalteca y miembro del Centro para la acción legal en derechos humanos de La Puya. "La contaminación no tiene fronteras. Si ensuciamos el agua, el aire y los recursos naturales en los países del sur global esto no solo afectará a las poblaciones del lugar, sino que acabará teniendo consecuencias para todo el mundo", ha añadido Pitxun durante su discurso.

"Los humanos han sido una especie depredadora para el planeta"

Miriam Pitxun Monroy, activista

El lema más repetidos durante las protestas de este viernes ha sido el de la justicia climática. "La lucha contra la crisis climática tiene unos claros responsables; el 1% más rico del planeta contamina más del doble que el 50% más pobre. El problema es que los países ricos miran hacia otro lado, mientras los pobres sufren las consecuencias más graves de esta crisis", recuerda Watson desde la manifestación de Barcelona. "Hay islas del pacífico que se están hundiendo por el aumento del nivel del mar. En África hay poblados enteros que se han quedado sin agua por las sequías extremas. En Latinoamérica, la defensa del medio ambiente y de los recursos naturales le está costando la vida a muchos activistas", enumera la portavoz de 'Latinas for Climate'.