COCA-COLA, HOJA DE RUTA

Objetivos y logros hacia un mundo sin residuos ni emisiones

La compañía actúa con urgencia para reducir el impacto que sus envases tienen en el planeta. “Porque no pertenecen ni a los océanos ni al medio ambiente”.

Coca-Cola reimagina las formas en las que los consumidores disfrutan de sus bebidas, para que sean adecuadas para ellos y sostenibles para el planeta.

Coca-Cola reimagina las formas en las que los consumidores disfrutan de sus bebidas, para que sean adecuadas para ellos y sostenibles para el planeta.

4
Se lee en minutos
María Torres

Coca-Cola ha puesto en marcha una exigente hoja de ruta en lo que denomina camino hacia el cero (residuos y envases). Según datos proporcionados por la propia compañía, el objetivo es reducir el uso de envases hasta donde sea posible “y aseguramos que son recogidos para ser reciclados y reutilizados como parte de una economía circular”. En paralelo, estas acciones reducirán su huella de C02 para alcanzar la meta de ser neutros en carbono (cero emisiones netas de gases de efecto invernadero) en toda la cadena de valor en 2040 en Europa Occidental. 

La apuesta por la ecoinnovación 

La estrategia establecida por Coca-Cola contempla varias áreas de actuación y diferentes objetivos, entre ellos el reemplazo de los film de plástico de las agrupaciones de latas por cartón de fuentes sostenibles, con lo que se eliminarán 4.000 toneladas de plástico a finales de este año 2021. Así mismo, se han puesto en marcha soluciones como Keel Clip en Países Bajos en 2020 y en Francia en 2021 y CanCollar en España

 En este escenario se están creando envases más ligeros que utilizan menos plástico y tienen menos huella de carbono. El plástico coloreado, difícil de reciclar, se ha dejado de utilizar en los envases de PET. Otra destacada acción es el rediseño de los tapones de las botellas, con lo que se espera ahorrar unas 3.500 toneladas de plástico al año.

La compañía está también reciclando el plástico virgen con logros significativos, en 2020 el 41,3% del PET utilizado en sus envases era rPET o PET reciclado. En Bélgica, Gran Bretaña y Luxemburgo, ha alcanzado el 50% de rPET en 2020, en Francia en 2021, en España en 2021 en productos asépticos, y alcanzará su objetivo de 50% de rPET en todas sus botellas de plástico antes de 2023, dos años de la fecha comprometida inicialmente. Se está utilizando actualmente un 100% de rPET en marcas como Chaudfontaine, SmartWater y Honest en Europa. Fuze Tea continuará su transición a 100% de rPET en 2021. Destacar que Suecia se ha convertido en el primer mercado del mundo en alcanzar el 100% de rPET para todos los envases producidos localmente. Países Bajos, Noruega e Islandia lo alcanzarán a finales de 2021. Por otro lado, se está incrementando el porcentaje de porfolio que es 100% rPET en Alemania hasta el 70%.

Coca-Cola está invirtiendo en acuerdos de suministro a largo plazo para estimular la capacidad e innovación, así como en tecnologías de reciclaje como la despolimerización para incrementar el suministro de rPET. En Europa Occidental, el 98% de los envases es completamente reciclable. 

Otra novedosa propuesta integrada en el plan es potenciar el servicio de rellenables, que ofrece bebida a demanda y fomenta el uso de vasos/envases reutilizables por los consumidores. En algunos mercados esta solución juega ya un papel relevante en el mix de envases y, en 2020, sobre un 12% podía ser retornado y rellenado. 

La compañía trabaja asimismo con gobiernos y socios en el sector para incrementar las tareas de recogida de envases, y está probando nuevas tecnologías digitales para mejorar estos sistemas y cumplir el compromiso del 100% de recogida para el siglo XXI. Respecto a la puesta en marcha de tecnologías, PlantBottle es la primera botella de PET totalmente reciclable fabricada con 30% de material de origen vegetal y que la firma comparte para que otros puedan utilizarla y reducir así el uso de combustibles de origen fósil no renovable. Otro logro en este área es la colaboración en la creación de una botella de plástico fabricada con un 25% de material procedente de plástico/residuos marinos. También colabora en crear la primera botella de papel 100% reciclable y de base biológica. 

En cuanto a inversiones para mejorar la economía circular, apoya diversas start-up de reciclaje y ha puesto en marcha actuaciones en I+D para acelerar la innovación en este campo.

La botella del futuro será 100% reciclable

La compañía trabaja en la botella del futuro que será 100% reciclable, fabricada con material reciclado o renovable, más ligera, monomaterial y con mejoras sostenibles.

Los envases son fundamentales en la industria alimentaria, ya que permiten transportar los alimentos y las bebidas de forma segura y conservar todas sus propiedades. Sin embargo, es crucial que se diseñen para que tengan el mínimo impacto ambiental en todo su ciclo de vida, desde la extracción de las materias primas hasta su reciclaje, reutilización o eliminación; si no, pueden acabar dañando la naturaleza de manera importante.

En este escenario Coca-Cola apuesta por la sostenibilidad en su modelo de negocio, y siguiendo su estrategia global para envases Un Mundo sin Residuos está actuando con urgencia para reducir el impacto que los envases tienen en el planeta. Para que ninguno acabe en los océanos ni en el medio ambiente.

El propósito es avanzar en la eliminación de material virgen en la producción de sus envases, incrementando cada vez más la cantidad de material reciclado. En este sentido, la botella del futuro será una botella:

1. 100% reciclable.

2. Sin material virgen, solo 100% reciclado o de fuentes renovables.

3. Más ligera.

4. Sin uso de tintes que den color a la botella.

5. Monomaterial: PET, papel, etc.

6. Con mejoras sostenibles, como el tapón adherido a la botella de PET para asegurar un mejor reciclaje

7. Con mensajes de apoyo al reciclaje.